Parteaguas

¿Provocó AMLO que Pemex ‘le pierda’ al gas LP?

Por deseo presidencial entró en vigor un control de precios que consiguió una baja de 15 por ciento en el costo del gas LP durante los primeros 15 días de agosto.

Cuando el presidente montó la guerra contra los precios del gas LP, señaló decididamente a los comercializadores como los responsables del alza… pocas menciones hubo al aumento que Pemex hizo de 33 por ciento anual en su tarifa de este insumo.

Al final, es esta empresa la que llena la mayoría de las pipas y tanques que surten a la gente y hasta junio vendía el gas en 13.65 pesos por litro a sus clientes (25.29 pesos por kilo).

Ante los incrementos, Andrés Manuel López Obrador dio un manotazo en la mesa y por deseo presidencial entró en vigor un control de precios que consiguió una baja de 15 por ciento durante los primeros 15 días de agosto.

¿En cuánto está vendiendo el gas Pemex a los distribuidores? Eso es una incógnita que debe conocer el director de la empresa, acaso.

Los autores de reportes oficiales al respecto, que solían ser transparentes, evitaron exponer el precio de julio en las Estadísticas Petroleras de la empresa. Las siglas “n.d.” aparecen en el recuadro en donde debería ser exhibido el dato. https://bit.ly/2WqAU45

Ante la opacidad, hay que buscar pistas. Mont Belvieu es un pueblito texano de menos de 5 mil habitantes que está muy cerca de Houston. Bajo la superficie de su territorio pasan todos los días montones de petróleo y sus derivados, como el gas.

Por esa razón, esa localidad sirve como referencia del precio estadounidense del gas LP que importa México crecientemente. Es muy probable que sus huevos con jamón de esta mañana hayan sido cocinados con gas texano.

Datos recopilados por Bloomberg indican que, hasta ayer, el precio de ese componente del LP que es el gas propano no bajó durante la primera quincena de agosto en el índice de Mont Belvieu. De hecho, subió un poco.

No bajan porque las moléculas de propano son cada vez más usadas por la industria petroquímica para hacer fibras como las del cubrebocas KN 95 y otros plásticos.

Hasta julio, las compras que hizo Pemex de ese demandado gas importado no habían reducido. El volumen de 57 mil barriles diarios de gas licuado duplicó las importaciones del mismo mes en 2020.

Esta empresa productiva del Estado está comprando más de ese gas que se encarece.

Pero, por orden de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) –presionada desde Palacio Nacional– los distribuidores de gas deben abaratarlo y venderlo esta semana entre un rango de precios que va de 10.77 pesos hasta 13.53 pesos por litro (19.95 y 25.06 pesos por kilo, respectivamente), dependiendo de qué lugar de la república habiten ustedes, estimados vecinos.

Así que, en el mejor de los casos, el precio del gas ya puesto en el tanque de su casa está por debajo de los 13.65 que la propia Pemex cobraba hasta junio. Bien por quien lo compra.

Pero si esta empresa está vendiendo a un precio más bajo a los dueños de las pipas, sólo pudo hacerlo por la vía de una sorprendentemente mejora de eficiencias en sus procesos de producción nacionales. Pero sus propias cifras revelan que la elaboración nacional de gas LP está por debajo de la del año pasado.

Entonces, con gas importado caro y con menor producción nacional, no existe una respuesta sensata y transparente para explicar cómo bajaron los precios del gas en 15 días.

O están mezclando el producto con otra cosa o están dando litros que no son de a litro o una convaleciente Pemex está subsidiando a todos y perdiendo en el negocio de gas LP… vayan ustedes a saber. Ya llegará la factura por la vía de impuestos.

Para colmo, ayer salieron los vecinos al norte a decir que la cosa va a ponerse peor.

“Esperamos un 3.4 por ciento más de consumo de propano en Estados Unidos este invierno en comparación con el invierno pasado, lo que refleja un mayor uso de propano como materia prima petroquímica, superando las expectativas de una demanda por debajo de lo normal para calefacción de espacios debido a un pronóstico del tiempo más cálido”, advirtió el miércoles la Agencia de Información Energética del gobierno de Estados Unidos.

Como dije en este espacio recientemente: vayan buscando calentador solar y estufa de inducción magnética. Suerte.

El autor es director general de Proyectos Especiales y Ediciones Regionales de El Financiero.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí


COLUMNAS ANTERIORES

¿Starbucks o Carl’s Jr? Elige
Ojo al salto que dio Saltillo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.