Parteaguas

La gran convocatoria

El IDIC espera a todos cada martes desde la semana pasada y hasta el 29 de junio, para platicar hora y media sobre eso: ¿A qué se van a dedicar los mexicanos, ahora?

¿A qué se van a dedicar los mexicanos ahora? Cuando decidieron ser petroleros, hubo años buenos diluidos con corrupción. Cuando la manufactura fue opción, crearon grandes ciudades nuevas, como Querétaro y Monterrey.

Ahora que hacer coches paga poco y el futuro del petróleo se achica a la velocidad del calentamiento global, el camino está en la digitalización, para la que no hay opción ni vuelta.

Es otro idioma: Java, ReactJS, Phyton, Shell, código, cryptocurrency, blockchain, datos, más datos, inteligencia artificial, realidad aumentada, Analytics, Comscore, CPM, CTR, engagement, like... y cientos de nombres y términos que completan un dialecto global a partir del cual la gente está rompiendo la economía para volver a armarla.

Por allá, un Airbnb que golpea a los hoteles, por acá un Kavak que quiere el mercado de los lotes de autos o un Bitso que puede cambiar el mercado de las remesas.

Por ahí es, advirtieron ayer en el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), una institución presidida por el regiomontano acerero Raúl Gutiérrez Muguerza.

Esta organización espera a todos cada martes desde la semana pasada y hasta el 29 de junio, para platicar hora y media sobre eso: ¿A qué se van a dedicar los mexicanos, ahora? Sus aliados son el Colegio de México, la UNAM y la Concamin.

Oficialmente, este encuentro por la vía del Zoom lleva por nombre ‘Diálogos para el desarrollo. De la revolución industrial a la revolución digital. Hacia una agenda digital para México’.

Sucede que Joe Biden quiere remodelar Estados Unidos y ya pidió 1.9 billones de dólares para ese propósito. Desde junio de 2014, Xi Jinping sembró una agenda de este tipo para China, el país que él encabeza, durante un discurso lleno de visión:

“Debemos construir un sistema de suministro eficiente y fuerte de tecnologías genéricas clave, trabajar arduamente para hacer grandes avances en la tecnología clave y mantener esa tecnología en nuestras manos”, dijo el presidente chino. https://bit.ly/3vYlT6b

Su discurso apoyó la consolidación de empresas como Huawei, responsable de la fabricación de antenas y equipos que les permiten a ustedes ver YouTube o comprar en Amazon mediante su celular.

Ayer compartí un panel con la experta en inclusión digital Gisela San Juan y con el director de estrategia de Huawei en Latinoamérica, Joaquín Saldaña. Ella advirtió que urgen dispositivos asequibles para que todos puedan conectarse; él fue capaz de estructurar lo que muchos pensamos: México es usuario de tecnología, pero urge convertirlo en proveedor.

¿Por dónde empezar? Saldaña trazó cuatro vías por las que puede transitar México en ese afán: Uno, telecomunicaciones, que es el sistema nervioso que posibilita el flujo de todo lo que llega a su smartphone; dos, el cómputo en la nube, que es el montón de servidores y equipo en donde es guardado su correo electrónico y sus datos bancarios, por ejemplo; tres, big data, la ciencia de datos que permite contar y administrar toda la información disponible; y cuatro, la inteligencia artificial que ayuda a procesar todo más rápido en afán de entregar resultados atinada y velozmente.

La lógica de moverse está en el valor que gana rápidamente lo digital. Mercado Libre vale 83 mil millones de dólares, de acuerdo con el mercado de valores; Liverpool, aproximadamente 5 mil millones. A la centenaria Ford, las bolsas estadounidense asignan un valor total de 46 mil millones de dólares, mientras que la productora de vehículos eléctricos y semiautónomos Tesla vale casi 600 mil millones. Sirvan esos ejemplos para dimensionar el cambio que está en marcha.

Desde el IDIC, harán una gran convocatoria este verano, un proyecto de agenda digital para generar una política pública. Está a cargo su vicepresidente Arturo Oropeza y académicos como José Antonio Romero, del Colmex.

La gran convocatoria. Por eso ellos y sus aliados llaman cada martes a expertos de Huawei, Canieti, la Asociación Mexicana de Internet, OCDE y Cepal. Para hacerlo bien. Para que alguien lo haga en México y el país empiece a moverse organizadamente hacia la nueva economía, ya.

El autor es director general de Proyectos Especiales y Ediciones Regionales de El Financiero.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Y cómo están, empresarios?
Los ojos brillantes de Bukele… y de Salinas Pliego

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.