Post-verdad Digital

La violencia de hoy es responsabilidad del gobierno de hoy

El martes 24 de mayo se registraron 118 asesinatos en todo el país, lo que lo convirtió en el día más violento del sexenio.

El martes 24 de mayo se registraron 118 asesinatos en todo el país, lo que lo convirtió en el día más violento del sexenio y uno de los más violentos en la historia de nuestro país; hace cien años que no habíamos vivido algo similar.

Es sin duda el mayor punto en contra de un gobierno que ha dado carta blanca e incluso ha defendido públicamente a los criminales, a través de su famosa política de “abrazos no balazos”, que en otras palabras significa impunidad y permiso de hacer lo que quieran, contando además con la protección o simulación del gobierno. El resultado de dicha política son 102 mil 552 homicidios desde que inició el sexenio, con un promedio de 82 asesinatos diarios, cuando el promedio en los sexenios anteriores era: Enrique Peña Nieto 45 y Felipe Calderón 36 homicidios diarios. Las muertes prácticamente se duplicaron de un plumazo, cuando la promesa de campaña era que la violencia acabaría a los seis meses de la llegada de Andrés Manuel [a la presidencia de la República].

Lo peor es la normalización cultural que tienen estas estadísticas. Nos expresamos de estos asesinatos como si fueran bienes que perdimos por un movimiento del mercado, cuando son personas y familias las que se han perdido en medio de este pacto de impunidad alentado por la falta de Estado de derecho y el desinterés de la autoridad. Para muestra basta un botón: llevamos semanas hablando de todos los enemigos políticos que el fiscal de la República, o sea, el encargado nacional de perseguir a los criminales, quiere meter a la cárcel, pero no de las acciones de la propia Fiscalía contra el verdadero crimen organizado que está detrás no solo de los homicidios, sino también de la trata de niñas y niños, así como del huachicol, las drogas, la pornografía infantil, los asaltos en carreteras, el terrorismo en poblaciones, el cobro de piso a comerciantes y un largo etcétera. Los negocios del crimen organizado se han diversificado y crecido con la cuarta transformación.

La opinión pública en medios digitales deja mal parada a la presidencia a pesar del muy maquillado informe que presentaron sobre la violencia en el país. En el último año se han registrado 5.7 millones de menciones en medios digitales sobre violencia en México, de las cuales 1.3 millones también mencionan a López Obrador, de estos últimos, 58.8 por ciento son menciones negativas y solo 4.4 por ciento tiene una visión positiva de nuestro mandatario ante el tema de la violencia.

Entre los temas que tocan los usuarios están de fondo la incapacidad del gobierno para defender a sus ciudadanos, el fuerte control del crimen organizado en diversas zonas del país, el crecimiento de un sentimiento de inseguridad en sus casas, el reclamo de mayor participación de la guardia nacional, la cual se percibe muy maniatada, entro otros. También destaca el de la violencia ligada a las elecciones donde el asesinato de candidatos, las amenazas y la franca intervención del narcotráfico inclinan la balanza electoral.

Este tema, junto al incremento de millones de personas en situación de pobreza, el desmantelamiento de los programas sociales que permitían el acceso a la salud de los más pobres, la caída económica, la cínica y evidente corrupción de los funcionarios públicos y, en general, la destrucción del Estado de derecho, serán lo que verdaderamente marque el legado de una la cuarta transformación que, como su nombre lo indica, ha cambiado a México.

COLUMNAS ANTERIORES

2025, México después del sexenio perdido
Dante no controla Nuevo León y Jalisco

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.