Post-verdad Digital

50% de los usuarios desaprueban la revocación de mandato

La opinión es 50.7% negativa, de acuerdo con un estudio de Saxum Media sobre la participación del tema en redes sociales y medios digitales durante los últimos 30 días.

A poco menos de un mes para la consulta de revocación de mandato un punto que llama la atención es el despilfarro de recursos del gobierno para lograr que dicha consulta tenga la mayor participación posible.

La estrategia del Ejecutivo tiene un triple objetivo: fortalecer la figura del Presidente, quien se maneja mejor en campaña que gobernando; debilitar al INE dejándolo sin recursos para operar la consulta, pero obligándolo a realizar el ejercicio como si los tuviera; y, si es posible, lograr una alta participación ciudadana, más de 40 por ciento, que permita a la consulta ser vinculante. Aunque este escenario es casi imposible, se comenta que su actual apuesta es a que vote suficiente gente que le permita al presidente especular en sus mensajes sobre la posibilidad de ‘ampliar’ su periodo presidencial, esto gracias a evidente apoyo popular y con el pretexto de consolidar la cuarta transformación.

En Saxum Media hicimos un estudio sobre la participación del tema en redes sociales y medios digitales durante los últimos 30 días en nuestro país. La revocación de mandato generó 428 mil 300 menciones, 2.4 millones de interacciones y tuvo un alcance potencial estimado de 28 millones de usuarios. Lo más destacado es que la opinión sobre el tema es 50.7 por ciento negativa, las personas “piensan que es innecesaria esta consulta” y la ven como “propaganda del presidente que desvía la atención de los temas verdaderamente importantes como la seguridad o la economía”. Solo 4.5 por ciento de las opiniones fueron de apoyo para este ejercicio electoral, el resto son neutrales o notas informativas. La mayoría de los que comentaron sobre el tema tienen entre 25 y 34 años (46.3 por ciento), los usuarios de entre 18 y 24 años solo representaron 27.8 por ciento de las menciones y los de 35-44 años el 17.6 por ciento. También llama la atención que la gran mayoría son hombres, con 69.5 por ciento, contra 30.5 por ciento de mujeres.

Una de las conclusiones que obtenemos después de ver estos números y hacer una revisión de las conversaciones es que este nivel de opiniones negativas tan alto refleja que muchos usuarios no solo no están de acuerdo con que se realice la consulta, sino que muy probablemente no participen en ella.

Como mencioné, hoy se ve lejana la posibilidad de que el presidente tenga herramientas legales o electorales para ampliar su periodo a partir de la participación en la revocación de mandato. Sin embargo, esto no significa que no lo hayan intentado. Se hizo una primera prueba con la ‘ley Bonilla’ para ampliar el mandato de Jaime Bonilla de dos a cinco años, la cuál fue desechada por la Suprema Corte. También se buscó sentar precedente con el intento de ampliación de mandato del, muy cercano a la 4T, ministro presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, este escenario sí se logró gracias al Senado de mayoría morenista y con el pretexto de “dar continuidad a la reforma histórica”. Al final fue el propio Zaldívar quien renunció a dicha ampliación.

Por supuesto el gobierno va a buscar la participación masiva de las personas que reciben sus programas de apoyo, la campaña en espectaculares o en parabuses es lo de menos, la operación real es en tierra, a través de sus servidores de la nación y de todos los funcionarios públicos de Morena en todos los niveles de gobierno. En la ciudad de México se sabe que Claudia Sheinbaum dio instrucciones a todos los alcaldes, concejales, diputados y trabajadores del gobierno para que impulsen la participación ciudadana en sus zonas, en redes han aparecido videos de entrega de despensas y visitas a casas por parte de brigadas y funcionarios que promueven la “ratificación” de López Obrador.

Hay un cuarto objetivo a largo plazo para que exista la revocación de mandato: la posibilidad de presionar y posiblemente quitar a futuros presidentes de oposición que llegaran a atravesarse. Esto convierte a la revocación en un arma de doble filo que generará profundas divisiones en nuestra sociedad, ya que su mera existencia es ilógica para el sistema político-electoral que tenemos hoy. ¿Para qué votamos por un presidente que se supone va a durar seis años, si en tres lo podemos quitar? Lo único que se logrará es tener más inestabilidad y menos acuerdos entre nuestros políticos que tendrán siempre la tentación de una sucesión adelantada.

Cuando la democracia está cooptada por un partido, no es democracia, ni ejercicio democrático, en este caso conviene más no participar.

En otras latitudes digitales…

Felicito a mis amigos de Avant Garde, firma de Human Capital Consultants que están celebrando su 20 aniversario como empresa líder en el ramo.

COLUMNAS ANTERIORES

La violencia de hoy es responsabilidad del gobierno de hoy
Viajar en tiempos de la 4T

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.