Moneda en el Aire

Banco del Bienestar, listo para ser más eficiente

Banco del Bienestar tiene cautivos a más de 27 millones de beneficiarios de los programas sociales del gobierno federal que pueden ser clientes potenciales.

El debate con los candidatos presidenciales dejó muchos frentes abiertos para continuar la discusión sobre qué se espera en los próximos seis años para el país. Pero uno sin duda importante, por el monto que se maneja y el impacto social que tiene, es el referente a los recursos que se usan en los programas sociales, y ahí la gran duda es cómo evitar la fuga de ese dinero hacia rubros distintos.

Cada partido político tiene en mente diversas acciones a seguir para que se haga un uso eficiente y transparente de los recursos, desde fortalecer la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que encabeza David Colmenares, dar más facultades a la Secretaría de la Función Pública (SFP), que lleva Roberto Salcedo, para que se cumpla con el cometido con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que etiquete de manera estricta; lo cierto es que no hay una sola fórmula ni camino cien por ciento seguro para evitar la fuga de dinero en los programas sociales.

Eso sí, interesante y que seguro será motivo de discusión entre los próximos legisladores y funcionarios de la próxima administración, es que se retomará del proyecto económico que diseñó el partido en el poder actualmente, Morena, que preside Mario Delgado.

Y uno de los puntos a seguir de cerca es el futuro del Banco del Bienestar, que lleva Víctor Lamoyi, ya que con más de tres mil 149 sucursales, al menos en físico, dejemos de lado el tema de sistemas, ciberseguridad y demás, es el principal vehículo por donde se distribuyen ya los programas sociales y en donde se tiene que tener el control más estricto en sus operaciones, tal como sucede con la banca comercial.

De entrada, tiene cautivos a más de 27 millones de beneficiarios de programas sociales que actualmente cobran las pensiones, apoyos y becas otorgados por el gobierno de México y que pueden ser clientes potenciales, de ofrecer los servicios ampliados que hoy la banca comercial da, desde créditos anticipados con base en la nómina, en estos casos programas sociales, seguros básicos, créditos para vivienda o construcción o para automóvil, por mencionar algunos de los productos más solicitados.

Si bien en periodos de dispersión de recursos atienden en promedio a más de 500 mil beneficiarios por día en su red, ser un banco más competitivo, con mejor atención y servicios, y sobre todo “desquitar” la inversión hecha en las sucursales, es un tema en el que falta aún mucho por hacer.

Las mil cachuchas de Alicia Bárcena

Al igual que su antecesor, todo indica que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) es el centro de atención múltiple de los problemas de todo tipo que se le presentan a México, ahí tiene el conflicto actual con Ecuador. Pero ojo, también pocos saben que es parte importante de la supuesta demanda que hay en Estados Unidos en contra de México, por el caso de la empresa estatal Mexicana de Aviación.

Como todos saben, luego de hacer alarde en todos los medios que demandarían al gobierno mexicano por 838.5 millones de dólares y luego recalcularon y que siempre no, que será sólo por nueve millones 999 mil dólares lo que exigirá SAT Aero Holdings de Félix Sánchez contra Mexicana de Aviación ante una Corte del Distrito Sur de Nueva York.

Los que saben de estos temas, explican que por ser una demanda mercantil, donde los montos reclamados a criterio del demandante pueden ser estratósfericos y escandalosos mediáticamente, no quiere decir que vaya a ser cumplida al pie de la letra la petición, y considerando las leyes estadounidenses, estiman que ese camino podía resultar contraproducente, al no justificarse el monto y sí haber riesgo de consecuencias legales en contra.

Bueno, de esa demanda ahora no se sabe si procede o no, eso lo decidirá un juez, lo que sí es un hecho, es que de acuerdo a fuentes de la Cancillería, que lleva Alicia Bárcena, nadie del gobierno de México ha sido notificado aún formalmente de demanda alguna por ninguno de los dos montos.

Y es que de haber notificación del tribunal a la parte demandada, deberá cursarse por vías diplomáticas, es decir, por la SRE, pero así como se ve el panorama, hay altas probabilidades de que sólo haya quedado en anuncios mediáticos y el asunto se resuelva sin llegar a tribunales.

Ecuador, busca nuevo socio y no es México

El drama internacional que se generó entre Ecuador y México con la consecuente ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países a raíz de la irrupción de la policía ecuatoriana a la embajada de México en Quito, conlleva también de manera inminente una ‘pausa’ en las relaciones comerciales.

Eso sí, dados los datos de la balanza, resulta relativamente más perjudicial para el país gobernado por Daniel Noboa, ya que hay una alta presencia de empresas mexicanas como América Móvil, Aeroméxico, Bimbo, FEMSA, por mencionar algunas.

Desde el 2020, la pandemia frenó las negociaciones de un tratado de libre comercio con México, esto porque nuestro país pidió revisar el tema de la importación de plátanos. En ese tema, Sonsoles García, ministra de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca de ese país, no descartó que se retomen las negociaciones ante un eventual cambio de gobierno, pero definitivamente no este año, por cuestiones de agenda. Pero ojo, con quien sí ya arranca todo el proceso de negociar un tratado de libre comercio es con Canadá, que gobierna Justin Trudeau.

Aseguradores con Hacienda

Y será el secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O, el invitado y orador principal este día en la Convención de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), a donde irá acompañado por el subsecretario Gabriel Yorio. Lo más interesante, como saben, es que esta industria ya entregó sus propuestas a los candidatos, y una que nada más no gustó, es el hecho de insistir en vender al gobierno seguros para la población vía los programas sociales. Aunque, al menos en seis años, reconocen han buscado acercarse y proponer cambios en el sector asegurador, ya que estaban muy alejados. Estos dos días veremos muchos temas de la industria discutiéndose entre los aseguradores, la política quedó de lado.

Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

Torreón: la joya de la corona
Empresarios piden ‘velar’ por la elección el próximo 2 de junio

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.