Moneda en el Aire

Ermenegildo Zegna, una historia familiar de éxito

El grupo de origen italiano tiene en marcha, desde hace ya varios años, proyectos de cuidado del medio ambiente y la biodiversidad.

Son muchos los frentes por los cuales Ermenegildo Gildo Zegna, chairman & CEO de Ermenegildo Zegna Group, tiene porque estar orgulloso de lo que se ha hecho en más de 100 años de historia desde que fue creada la marca.

Luego de varios años de no visitar nuestro país, está convencido de que no sólo México, sino la región sigue siendo importante en la visión que tienen del negocio.

Pero más allá de eso, hay muchas historias que el grupo de origen italiano tiene que contar, en donde la familia ha sido pieza clave en muchos de los frentes en que trabajan por el bien común.

Uno de ellos y que pocos saben, y no tiene que ver directamente con la moda para caballeros, son los proyectos de cuidado del medio ambiente y la importancia de la biodiversidad que tienen en marcha hace ya varios años, y literal, le dan vida a un Oasis.

Me refiero a Oasi Zegna, que es un lugar en donde el legado de protección medioambiental y sostenibilidad, con más de 110 años, está a la vista de todos en su natal Italia, que es un amplio proyecto de reforestación en la árida ladera de la montaña que rodeaba su fábrica en los alpes de Biella, en el Piamonte, al norte de Italia.

En esa zona, se comenzaron a plantar más de 500 mil árboles a lo largo de los años con el objetivo de enriquecer el territorio y la comunidad cercana, donde las relaciones entre el hombre, la montaña, la cultura y la naturaleza pudieran preservarse en beneficio de las generaciones futuras, nos contó Zegna de manera apasionada y convencido de su importancia.

Ahí, todos los empleados y visitas tienen actualmente un árbol con su nombre que está cumpliendo la misión de reforestar la zona. A la par, se creó la carretera Panorámica Zegna, ahora pública y conocida como la carretera 232, y ahí cerca está Oasi Zegna, mediante una minuciosa labor de reforestación, creando una interdependencia sostenible.

Este tema de reforestación, en un país como el nuestro con incendios activos por todos lados, quizás pudiera ser uno de los ejemplos a seguir por las empresas mexicanas.

Pero sobre la visión de los negocios, al ser la tercera generación Zegna al frente, y ya con una cuarta y quinta generaciones integrándose como parte de la historia, sobre los planes para México, así como su visión de la moda luego de la pandemia del Covid-19, del futuro de la marca y su integración a la Bolsa en Nueva York, les contaré a detalle la próxima semana.

Fallas y ¿hackeos? en el SAT

Llegó el mes más temido para millones de contribuyentes mexicanos, pues más de 82 millones de personas físicas registradas deben presentar su declaración anual y con ello, algunos tienen la esperanza de obtener una devolución de parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT), que lleva Antonio Martínez Dagnino.

Si bien las personas morales registradas son mucho menos y se tuvieron problemas de saturación, el panorama para las personas físicas al menos en este arranque no se ve positivo, ya que los contadores reconocen que sigue habiendo algunas fallas.

Varios de los principales integrantes del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), que lleva Héctor Amaya, han reconocido que ya funcionan los aplicativos del SAT, pero no al 100 por ciento.

Rolando Silva, vicepresidente del IMCP, ha explicado que los contribuyentes reportan que se hace más de un intento para poder enviar la declaración; hablar de los cambios hechos es otro proceso, que nada más no fluye como debería en las páginas del SAT.

Algunos empresarios han señalado que les salieron los montos de su declaración actualizados.

En fin, el viacrucis fiscal comenzó y eso sin dejar de lado las diversas publicaciones hechas estos días, de que información de los contribuyentes fue vulnerada por hackers.

Mientras son peras o manzanas, a declarar.

Banxico, en proyecto global para mejorar sistema monetario

Son siete los bancos centrales elegidos para participar en este proyecto, y el Banco de México, que encabeza la gobernadora Victoria Rodríguez, fue incluido por parte del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), en donde es gerente el mexicano Agustín Carstens, para participar en cómo la ‘tokenización’ puede mejorar el funcionamiento del sistema monetario.

El proyecto se llama Agorá y tendrá también la participación del Banco de Francia (en representación del Eurosistema), el Banco de Japón, el Banco de Corea, el Banco Nacional Suizo, el Banco de Inglaterra, la Reserva Federal de Nueva York y Banxico.

Todos trabajarán con empresas privadas financieras seleccionadas por el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés) para analizar en conjunto cómo se pueden mejorar las capacidades existentes y permitir nuevas, teniendo como eje fundamental a los bancos centrales.

Tener una nueva arquitectura para las infraestructuras del mercado financiero, conocida como unified ledger, propuesta por el BIS, pudiera mejorar el funcionamiento del sistema monetario y ofrecer nuevas soluciones utilizando contratos inteligentes y programación, algo que actualmente puede ser inviable.

Lo cierto es que es un proyecto interesante, en donde el talento mexicano dará sus mejores ideas.

90 años de EY México

Son un referente en muchas de las principales áreas de análisis, investigación y asesoría financiera, y cumplen nada más 90 años en México.

Todo está listo para que Manuel Solano, quien es el socio director Regional de EY Latinoamérica y director general de EY México, reúna a una gran lista no sólo de clientes, sino actores relevantes en la industria.

Eso sí, el encuentro que será la próxima semana será aprovechado también para que se intercambien ideas sobre las últimas tendencias en los negocios y el uso de inteligencia artificial en el mundo empresarial. Bien merecida la celebración por los 90 años.

Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

En la ruta para tener un futuro banco
Plata Card, experiencia y tecnología

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.