Moneda en el Aire

El ‘bloqueo’ de EU al aguacate mexicano

Senadores de EU buscan impedir la llegada de aguacate mexicano, pese a que su consumo podría llegar a las 130 mil toneladas debido al Super Bowl.

En Estados Unidos y México todos tienen claro que este fin de semana, uno de los principales personajes en el Super Bowl es el aguacate mexicano; se prevé que el consumo supere las 130 mil toneladas, y es por ello que está en la mira de senadores estadounidenses, que criticaron al país por la forma en cómo se produce.

Previo al fin de semana del juego de futbol americano más visto del año, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken; el secretario de Agricultura, Thomas Vilsack, y la representante comercial, Katherine Tai, recibieron una petición para que se trabaje con el gobierno mexicano y se frene la llegada de aguacate cultivado en terrenos deforestados ilegalmente.

La misiva, que fue firmada por los senadores Peter Welch, Benjamin Cardin, Tim Kaine, Martin Heinrich, Chris Van Hollen y Jeff Merkley, busca impedir que el aguacate que es sembrado en terrenos deforestados, con un uso irracional del agua y que ha sido denunciado por comunidades indígenas que al final son blanco de ataques o asesinatos, sea vendido en el mercado estadounidense.

Piden a los dos gobiernos atención urgente y proponen que se nieguen los permisos de exportación del aguacate, misión que, en el caso de México, la titular de la Secretaría de Economía, Raquel Buenrostro, tendría que hacer frente, de la mano de otras dependencias, si la petición sigue tomando fuerza.

Y es que, en la carta se destaca que si se niega la exportación del aguacate, se frenaría el incentivo económico para despejar bosques o atacar a las personas que los defienden.

La misiva enviada por los legisladores se basa en el reporte que hizo el año pasado Climate Rights International, que documentó la tala de bosques ilegalmente para la siembra de aguacates que se venden en Estados Unidos. Los dos principales exportadores son Michoacán, que gobierna Alfredo Ramírez, y Jalisco, bajo el mando de Enrique Alfaro.

La exportación de este producto es un negocio que se estima en más de tres mil millones de dólares anuales, y si bien hay un plan de trabajo adoptado por ambos países, en donde se supervisa la siembra del aguacate, éste se enfoca sólo en el tema de plagas, por lo que ahora piden se certifique que la tierra no fue deforestada ilegalmente, e incluso aseguran (sin mencionarlos) que hay funcionarios mexicanos interesados en que se incorpore este cambio.

Por lo pronto, dieron 45 días para que las autoridades estadounidenses informen sobre este tema para prevenir que se importen aguacates vinculados con deforestación, el uso insostenible del agua y violencia. El tiempo empieza a correr. Ahora sí que ‘kickoff’.

Hackeos a la vista

Plantear que parte de las facultades del INAI queden en manos de la Secretaría de la Función Pública (SFP), entre ellas, resguardar datos personales en posesión de entidades públicas y de particulares, ha causado preocupación en todos lados.

A la iniciativa la han calificado como ‘riesgosa’ porque más allá de la desaparición de ocho órganos constitucionales autónomos, como plantea el proyecto del Ejecutivo, entre ellos el INAI, se facultaría a la dependencia que encabeza Roberto Salcedo Aquino a resguardar información sensible de millones de ciudadanos, cuando a esa misma Secretaría, en 2020, le vulneraron su base de datos.

En aquel hackeo se puso en riesgo información privada y confidencial, ya que los ciberdelincuentes expusieron las declaraciones patrimoniales de miles de servidores públicos. También está el hackeo a la base de datos de periodistas, o la del Ejército con Guacamaya Leaks, que dejó al descubierto 4.1 millones de correos electrónicos con información de seguridad nacional.

Si en el sector financiero, donde invierten millones en proteger la información de los clientes, sólo el año pasado Banco de México, que tiene como gobernadora a Victoria Rodríguez, reportó hackeos a bancos y sociedades cooperativas de ahorro y préstamo como Caja Popular Mexicana, por casi 87 millones de pesos, imaginen los datos ‘protegidos’ ahora por una dependencia, en donde los últimos años por la supuesta ‘austeridad republicana’ no ha invertido para evitar ciberataques.

Sener, sin estadísticas

Mientras algunas instituciones con menos han hecho más, ahí tiene como ejemplo a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que preside Jesús de la Fuente, en donde actualizaron y modernizaron la forma en que presentan sus reportes estadísticos de todo el sector financiero, en la Secretaría de Energía, que lleva Miguel Ángel Maciel, ya suman al menos tres meses en los que el Sistema de Información Estadística (SIE) está abandonado.

Así es, su portal sólo presenta la leyenda “Ha ocurrido un error” y no hay nadie que sepa dar una respuesta de cuándo será arreglada la falla; todo indica que el SIE sufrirá el mismo destino que el Sistema de Información Arancelaria Vía Internet (SIAVI) de la Secretaría de Economía, en el que se podían consultar cifras detalladas de comercio exterior, que dejó de funcionar desde febrero de 2022. Triste fin.

BBVA no pierde el tiempo

El jugador financiero que no se duerme en sus laureles es BBVA México, que lleva Eduardo Osuna, que no conforme con ser el banco más grande del país y el que más aporta al grupo español, sigue buscando clientes y a través de su Banca Corporativa y de Inversión, bajo el mando de Álvaro Vaqueiro, tuvo su primera gira comercial y sin hacer ruido cerró inicialmente 21 acuerdos que serán operados en México a través de las filiales de empresas que hoy ya tienen presencia en territorio nacional, como KIA, Hyundai Transys, Hyundai WIA, HL Mando, Xusheng, Kuka Home y Lizhong, entre otras. Anote que trabaja también en más proyectos con otras compañías asiáticas, por lo que el panorama se ve muy positivo.

Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

La triste historia de Accendo
El desafío de las aduanas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.