Moneda en el Aire

Las ‘armas secretas’ para la inclusión

Es posible que para 2030 la banca móvil solo sea usada por el segmento empresarial, de gobierno y de usuarios avanzados.

La banca a través del celular ha logrado acercar servicios financieros a millones de personas, pero el camino sigue siendo aún largo y complicado, ya que los datos siguen mostrando que una persona con baja escolaridad, con trabajo informal o en casa seguirá lejos de tener acceso a productos y servicios financieros, así salgan nuevos bancos.

Quizás en zonas con habitantes con mayor nivel de escolaridad y trabajo formal, el número de sucursales bancarias se reducirá sustancialmente, ya que la gran mayoría ha migrado de forma natural a la banca móvil, aquellos en el lado contrario de la balanza tendrán dificultades para acceder a esos mismos servicios.

Y ahí están los datos, las personas que tienen smartphone con acceso a Internet en entornos urbanos usan la banca móvil (39.6 por ciento) más del doble que aquellas que habitan en un entorno rural (17 por ciento). En cuanto a la proporción de uso, se encuentra que la población de 30 a 39 años es la que cuenta con mayor uso de la banca móvil, con el 42.3 por ciento de los adultos con smartphone y acceso a Internet en este grupo de edad, y mientras que cerca de siete de cada 10 personas que cuenta con un nivel máximo de estudios de licenciatura usó la banca móvil en 2022, menos de dos de cada 10 personas con estudios máximos de secundaria la utilizaron.

Incluso no descartemos que para el 2030 la banca por páginas de Internet solo sea usada por el segmento empresarial, de gobierno y de usuarios avanzados, esto según el análisis realizado por el área de estudios económicos de BBVA.

El gran trabajo sigue siendo en conjunto, avanzar en temas en general de educación y empleo formal que permitan cambiar la visión que se tiene de las instituciones financieras; de no ser así ese gran ‘pay’ de nuevos clientes seguirá sin ser comido por nadie.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, el interés por México de parte del gigante brasileño Nubank ha quedado más que demostrado desde su llegada al país con su filial Nu, que lleva Iván Canales y que actualmente es una Sofipo, la cual busca convertirse en banco, por lo que trabajan de la mano con los reguladores para migrar hacia una entidad bancaria, proceso que sigue de cerca Cristina Junqueira, cofundadora en Brasil de Nubank, y que, les adelanto, estará al pendiente de los procesos que se deben seguir para lograr el objetivo de ser el banco Nu. Por lo pronto, no descarte que una vez que el proceso sea concluido, se una al reducido grupo de mujeres que hoy son presidentas de Consejos de Administración de bancos en México, como es en Santander, con Laura Díez Barroso y en Scotiabank, Georgina Kessel; el proceso sigue acorde a los tiempos que se requieren para cumplir con toda la documentación de fundar un nuevo banco, o sea, será difícil que en la próxima convención bancaria esté todo listo, pero en una de esas los milagros existen.

* * *

Y hablando de mujeres, en el arranque del año, en Bitso asumió la dirección Felipe Vallejo, ante la salida de Barbara González, y tomaron acciones interesantes, y es que anunció su compromiso de alcanzar 50 por ciento de mujeres en roles de liderazgo para 2025; desde luego actualmente hay destacadas mujeres al frente en puestos claves, pero se reconoce que hace falta mucho por hacer en ese tema.

* * *

Y una moneda a seguir es la demanda que interpondrá Banco Azteca por las campañas que se han visto en redes en su contra, y las cuales –aseguran–, podrían afectar los recursos de todos los mexicanos; el anuncio fue hecho por Luciano Pascoe, director de Estrategia Editorial del Grupo Salinas, esta historia apenas inicia. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

La triste historia de Accendo
El desafío de las aduanas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.