Moneda en el Aire

CoDi, DiMo y contactless, la apuesta

Aunque el contactless no es una opción aún muy utilizada, anticipan que se irá posicionando dentro de las opciones de pago a medida que el consumidor conozca esta tecnología.

Primero fue CoDi que sin mucho éxito, va y viene en las presentaciones y es poco usado, ahora estamos con DiMo que busca impulsarse entre los bancos al utilizar únicamente los números de celular para hacer trasferencias de dinero, pero ambos enfocados en la población bancarizada y el próximo año veremos un impulso total al uso de los plásticos o los celulares para pagar sin contacto.

El primer avance ya lo hemos visto estos años en el sistema de transporte de la CDMX, donde solo acercando el plástico se puede acceder al metro o Metrobús; confiar en ese proceso abrió las puertas para que el 2024 sea el año en que todos los bancos y comercios impulsen el pago sin contacto con plásticos, celulares y relojes inteligentes.

Ya Hugo Nájera, encargado del área de innovación del banco más grande del país, BBVA adelantaba que una de las iniciativas que a nivel gremial se pondrán en marcha el siguiente año es el “contactless” o pago sin contacto.

La “modernidad” indica se promoverá el próximo año, tema en el que también coincidió Eduardo Coello, presidente Regional de Visa para América Latina y el Caribe, quien estima que es cuestión de tiempo para que los mexicanos adopten la opción contactless como su medio de pago predilecto.

Aunque en nuestro país no es una opción aún muy utilizada, quizás por la falta de difusión, pero también porque hay terminales punto de venta que no aceptan esta forma de pago, hay un dato interesante que dio a conocer y es que el 70 por ciento de los mexicanos en el extranjero eligen hacer pagos contactless, y en nuestro país apenas es el 5.0 por ciento, aunque anticipan que se irá posicionando dentro de las opciones de pago a medida que el consumidor conozca esta tecnología y adquiera confianza.

Y tampoco hay que olvidar que en dos años más, México será la sede del mundial de futbol, en donde generalmente Visa aplica no solo pilotos interesantes para el pago con biométricos como hizo en el pasado mundial en Qatar, que si lo juntamos con esta promoción que se tendrá de los pagos sin contacto, veremos incluso el cobro en los estadios con solo acercar a las playeras la terminal, como ya está en marcha un piloto con playeras de un equipo de futbol; sin duda, las innovaciones ya están, es sólo cuestión de que logren penetrar más rápido y se garantice la seguridad.

***

Y en el otro lado de la moneda, este mes es de festejos para dos bancos que han logrado distinguirse en estas décadas; aunque no son los más grandes del sistema financiero, son bancos mexicanos que han atendido al segmento empresarial del país, y me refiero a Actinver que cumplió 29 años y que la familia Madero ha llevado adelante e incluso cruzado fronteras y también a Mifel que dirige Daniel Becker que cumple 30 años de operar en el sistema, donde estos dos últimos años fueron de los más intensos, ya que estuvo en todo el proceso de la compra de Banamex, que finalmente no se logró. Una felicitación a todos los equipos de ambos grupos financieros para que sigan marcando el paso.

***

Y otra monedita a seguir como ya les había dicho, nuevos bancos se perfilan en el camino, aunque con el cierre de sexenio se ve complicado que algunos alcancen a obtener las licencias, aunque un camino puede ser la compra de una de ellas. No pierda de vista a Mercado Pago que es la filial de la plataforma de comercio electrónico Mercado Libre y en nuestro país operan como Fintech, que le queda corta debido a lo mucho que han crecido, por ello, en todo el sector no dejan de comentar el arduo trabajo que realizan para buscar una licencia bancaria, incluso no descarten como bien nos dijo también el fundador de Nu, David Vélez, comprar una licencia bancaria. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

El relevo en Banco Azteca
Más bolsas no ayudaron a crecer el mercado

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.