Moneda en el Aire

Bancos digitales son el camino a seguir

Ahora se usa más la tarjeta de débito, antes era la de crédito, y se ha logrado que los comercios más pequeños acepten pagos con ambos plásticos.

A tres años de la pandemia, el uso de los medios de pagos electrónicos se intensificó y cada vez hay más opciones para que las compras con tarjetas de crédito y débito sean aceptadas por todos los negocios, y aunque el efectivo sigue siendo el “enemigo” a vencer en todo el país, sabemos que estamos muy lejos de ser un país completamente digitalizado.

En el pasado Foro Prosa fue interesante ver reunidos a empresas de tecnología, procesadores de pagos y a bancos competidores, todos entre sí, pero algo que logran tener en común es en avanzar justo en competir con servicios más digitales.

Como bien explicó en su momento Salvador Espinosa, de Prosa (y que por cierto luego de años de investigación de la Cofece la resolución final no los obliga a vender al igual que a E- Global) hoy las transacciones que se realizan por medio de la empresa es ya un 50 por ciento de uso de los plásticos tanto en línea como en comercios físicos, aunque aún el 66 por ciento de los pagos se realizan con dinero físico.

Y es que de las transacciones que se realizan por los canales de Prosa antes de la pandemia era un 20 por ciento en comercio digital y un 80 por ciento en comercio físico, ahora es 50 por ciento en cada canal y también ojo, hay una tendencia de disminución en corresponsalías bancarias, lo cual indica menos uso de efectivo.

Lo anterior significa, como bien explicaron tanto los directores de los nuevos bancos digitales, desde Now, Hey y Billú, es que se ha avanzado en la digitalización de los usuarios, ya que todo mundo usa más su tarjeta de débito, antes era la tarjeta de crédito y que junto con la figura de los agregadores de pagos, ha permitido que comercios más pequeños acepten pagos con ambos plásticos y eso ha hecho que el panorama cambie.

Eso sí, todos coinciden en que el enemigo a combatir se llama el efectivo, las que para Espinosa son transacciones inseguras, lentas, con posibilidad de ser fraudulentas y complejas. ¿Cómo ven?

Lo cierto es que hay mucho trabajo por delante, Myriam Cosío, Chief External Affairs en Clip y presidenta de la Asociación de Agregadores de Medios de Pago (ASAMEP), estima que es momento de aprovechar para que se trabaje en alcanzar una penetración de pagos digitales mayor al 50 por ciento, en lo que coincidió Fabián Ferrari, director general de GetNet, ya que también se debe de convencer a los comercios que los pagos digitales no es algo que les va a quitar sus ganancias, sino que les dará más utilidades de lo que les están cobrando; por lo pronto, los números muestran que hay avances pero aún el camino es largo.

***

Y en el otro lado de la moneda, los bancos ya ven con buenos ojos la llegada de fintech y empresas tecnológicas, ya que eso genera competencia e incentiva la innovación, como comentó el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Julio Carranza; la compra de Autofin por parte de Kapital, de Ualá, que compro ABC, es un reflejo de que la figura bancaria sigue siendo atractiva y sólida, eso sí los bancos han y tienen que seguir cambiando.

***

Por cierto, la convención bancaria que durante 27 años se realizó en Acapulco y este año en Mérida, seguirá siendo itinerante y ya hay luz blanca para el nuevo destino, les adelantó que la playa va ganando. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

La triste historia de Accendo
El desafío de las aduanas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.