Moneda en el Aire

Cajeros automáticos gratis para todos

Los grandes bancos como BBVA o Banamex tienen la presencia y la red de cajeros automáticos más grande del sistema bancario, lo que es una ventaja para sus clientes.

Hace unas décadas la compra de cajeros automáticos era una de las inversiones más relevante que realizaba un banco, luego llegaron los corresponsales bancarios que se convirtieron en el brazo fuerte en la operación de las instituciones financieras, ya que la inversión era mínima y el beneficio para los clientes de tener en cualquier negocio la opción de poder retirar dinero o hacer depósitos a cualquier hora y lugar siguen a la vista.

Desde luego los grandes bancos como BBVA o Banamex mantuvieron el ritmo de compras y renovación de su red de cajeros automáticos y tienen la red y presencia más grande en el sistema bancario, lo que es una gran ventaja para sus clientes.

Pero para los demás bancos del sistema igualarlos es una tarea casi imposible. Además de la inversión a realizar, el alto costo del traslado de efectivo y la seguridad de cada uno de los cajeros, también les recuerdo que la comisión que cobran algunos de ellos es más alta, si su ubicación es considerada de alto riesgo; por eso en algunas zonas solo un banco se atreve a poner un cajero y la comisión que cobran a los clientes de otras instituciones es considerada cara.

Esto viene porque desde hace más de seis años se trabaja en que todos los bancos de menor tamaño unan su red de cajeros en beneficios de sus clientes, idea impulsada en esos años por el entonces director de Scotiabank, Enrique Zorrilla (antes fue director de Banamex) que inicio las alianzas con pequeños bancos para que sus clientes pudieran hacer uso de la red de cajeros sin costo alguno, esto porque aseguraba que la competencia debía centrarse en el servicio y productos de cada banco.

Por ejemplo, en Chile y otros países de Asia solo opera una red compartida lo que ahorra costos no solo a los clientes de los diferentes bancos, sino también a las instituciones financieras, pues además del precio del ATM, que es en promedio de 10 mil dólares por unidad, se suma el traslado y manejo del efectivo, entre otros relacionados.

Por eso, bien lo explicó hace más de seis años, el diferencial no debe ser la propiedad del cajero, sino la atención que cada uno le ofrece a sus clientes, y el tener siete cajeros en una sola ubicación en lugar de ser rentable para todos, es un costo y se podrían ubicar en otras zonas para dar acceso a más personas al servicio.

El tiempo parece haberle dado la razón y ahora esta semana se pondrá en marcha una gran alianza entre HSBC, BanBajío, Inbursa, Banregio, Mifel para que más de 13 millones de usuarios de la banca en todo el país puedan tener este acceso y serán más de 21.56 millones beneficiados con nueve mil 35 cajeros compartidos. En el caso de Scotiabank es el banco que tiene la mayor alianza con otros bancos de menor tamaño, por lo que el número de cajeros a los que tienen acceso sus clientes es ligeramente mayor.

De hecho, son varios los bancos que ya tienen estas alianzas, y hay que destacar que BBVA, Banamex y Banco Azteca ofrecen el servicio de forma gratuita a todas las Fuerzas Armadas vía Banjército. Aunque también hay otras alianzas interesantes como la de Banco Azteca con Bajío, Mifel o Afirme, así como de BanCoppel con otros bancos de menor tamaño.

Si bien, el disponer efectivo del cajero del propio banco que emite la tarjeta no tiene costo alguno, el tener acceso a cajeros automáticos sin tener que pagar una comisión alta es algo que los clientes de estos bancos valorarán; ya veremos si más instituciones se unen a estas alianzas. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

La triste historia de Accendo
El desafío de las aduanas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.