Moneda en el Aire

Autos seminuevos, un buen negocio

Todo indica que en los siguientes meses veremos que el mercado de seminuevos se pone mucho más competido y que el abanico de jugadores crece.

La venta de autos seminuevos ha cambiado en los últimos años, de clasificados en los principales diarios (aunque sigue) a vender y comprar en línea en páginas por internet como Olx o Kavak, que se convirtió en el gran disruptor en esa industria y un unicornio. La evolución en la venta de autos seminuevos no ha parado, y desde este año entró Caranty a la competencia.

Miguel Ángel Bulnes, quien es cofundador y director del que es el primer marketplace de seminuevos en el país, junto con Fernando Roldán, su cofundador, han ido de la mano adaptándose a este negocio que promete convertirse en una opción confiable para comprar un auto seminuevo, al ser por así decirlos ‘los notarios’ en tiempo real de que papeles y automóvil en venta cumplan con las condiciones que se establecieron en el anuncio.

En un momento de escasez de autos nuevos, ya que las líneas de producción están afectadas ante la falta de algunos elementos necesarios para el ensamblaje, los autos seminuevos se han convertido en un bien codiciado y es ahí donde Bulnes como Roldán consideran que hay una gran oportunidad, porque además esta startup logró también ser avalada por Santander para dar crédito a quien lo solicite para adquirir un auto por la plataforma, siempre que reúna los requisitos, sin importar sea cliente o no del banco, lo que vislumbra un crecimiento mayor en los siguientes meses.

Caranty se encarga de procesar la venta entre particulares, para que por un lado, el vendedor sepa que recibirá su dinero y el comprador quede tranquilo, ya que los carros son revisados para que estén en buenas condiciones mecánicas, esa es la gran diferencia con Kavak, por ejemplo, ya que ellos ponen las reglas del juego entre los jugadores.

Los números no mienten, hay ocho millones de transacciones al año de venta de autos, donde 80 por ciento se da entre particulares, negocio que atendían algunas agencias o loteros, pero que ahora se ha ampliado el número de participantes y con esta opción todo indica que pueden ir hacia un mercado que busca seguridad al vender o comprar algo que para muchos es su patrimonio.

En este mercado de venta de autos de seminuevos, bien manejado en los siguientes meses se puede anticipar una mayor participación de todas las instituciones bancarias, no solo compitiendo en las agencias, sino entrando a nuevos modelos de negocios como el de Caranty, ya que puede ser una opción en donde todos salgan ganando: compradores, vendedores y quienes financian, eso sí, siguiendo todo un proceso de revisión de autos y documentos para evitar los fraudes, en donde al final el vendedor decide a que precio venderá. Y desde luego la opción de unicornios como Kavak siguen más que en auge, ya que ellos adquieren el vehículo y se encargan de todo, para quienes no quieren lidiar con compradores o quizá tienen una urgencia de obtener recursos. Sigue siendo una alternativa.

Por lo pronto, todo indica que en los siguientes meses veremos que el mercado de seminuevos se pone mucho más competido y que el abanico de jugadores crece, y pasará de ser una opción con pocas alternativas de elección, a poder adquirir por este tipo de nuevas plataformas autos como un Tsuru desde 15 mil pesos, que era el más barato ofertado hace unos días en Guerrero, a un Porsche turbo de más de 2.6 millones de pesos en la Ciudad de México. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

Igualdad de género, solo en el papel
20 años de Banco Azteca

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.