Moneda en el Aire

Alerta ante empresas y apps fraudulentas

La semana el Consejo Ciudadano alertó sobre los más de dos mil 200 fraudes y ‘doxing’ en préstamos por apps que habían detectado.

Se anuncian igual en televisión, en redes sociales, en folletos a las salidas del Metro, en correos electrónicos, en medios impresos, en fin, es posible verlos en muchos lados ofreciendo créditos sin revisar Buró de Crédito, sin aval, que se otorgan de forma casi inmediata solo con llamar y mínimos requisitos, otros más solo con su perfil de Facebook o bajando a su celular una aplicación de la ‘empresa’ en cuestión es posible “obtener un crédito”; casi todos, por no decir todos, terminan en fraude.

La semana pasada vimos la alerta por parte del Consejo Ciudadano que preside Salvador Guerrero, sobre los más de dos mil 200 fraudes y doxing en préstamos por apps que habían detectado, en donde 64 por ciento de las víctimas son mujeres entre 20 y 40 años, la mayoría de la CDMX, seguido del Estado de México, Veracruz, Puebla, Jalisco o Tabasco.

El análisis identifica a 130 supuestas financieras, de las que pocos medios pusieron su nombre, pero que el Consejo Ciudadano las tiene enlistadas en su página oficial. Aquí el nombre de algunas: Envía Dinero, Listo Efectivo, Cash Money, Peso Préstamo, José Cash, Cash Box, Adquiere Peso, Peso X, Crédito Lana, Presta-Club, Credit Cash, Crédito Box, Bancredi, Viva Crédito, Cash Plus, Crédito Hoy, Cash Móvil, Easy Credit,

Credit Mex, Justo Crédito, Creditya, Ifectivo, Tepresto, Lana Plus, Max Lana, Daddycredit, Good Préstamo, Dineria.mx. Todas con aplicaciones o páginas que hacen creer a las personas que son reales, o con una letra distinta a instituciones acreditadas por las que se hacen pasar, hechos que la Condusef denuncia.

Ahora bien, ya hechas las denuncias, ya sabiendo qué hacen, quiénes son y en muchas de ellas con cuentas bancarias identificadas, ¿se ha dado el siguiente paso por parte de las autoridades financieras del país?, ¿por parte de los bancos que abrieron esas cuentas? Ese es un camino que falta por recorrer y del que platicaremos el jueves, así como de los fraudes como los préstamos donde solo verifican el perfil de Facebook y que ya tienen a varias personas en el Buró de Crédito y también de empresas fraudulentas que se anuncian en los principales canales de televisión.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, en HSBC siguen los cambios en su consejo de administración, luego de que desde inicios de año Jorge Arce fuera designado presidente y director general del grupo y del banco. También se integraron nuevos consejeros a la institución como José María Zas, quien es expresidente y director de American Express México, Argentina y Latinoamérica y ahora también está en la Fintech Mendel; Pedro José Moreno, exvicepresidente de administración y finanzas de Santander y fundador y director general de Hill House Capital; Alberto Ardura, exdirector de operaciones de Merrill Lynch en México y director de mercados de capital en Latinoamérica de Deutsche Bank; y Andrés Eugenio Sucre, fundador y director general de Reservamos, sitio online de compra-venta de boletos de transporte terrestre y aéreo para pasajeros en México.

En las subsidiarias del Grupo Financiero HSBC como son la Casa de Bolsa, Global Asset Management, Seguros y Pensiones se integraron como consejeros independientes Lorena Cárdenas, directora de finanzas de Abilia, compañía de bienes raíces y miembro independiente del consejo de administración de Grupo Industrial Saltillo y Eduardo Donnelly, director regional de Uber Eats Latinoamérica y exvicepresidente de servicios de seguros en American Express. Por cierto, Arce hoy tiene su primer encuentro con medios con su nuevo cargo ya que presentará el producto ‘Mujeres al mundo’, un crédito empresarial para el sector. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

Aseguradoras a la vista de todos
¿Puede crecer el crédito, aunque no crezca el PIB?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.