Moneda en el Aire

Broxel en la revolución tecnológica

Ha tenido una trayectoria destacada y ha hecho que muchos los volteen a ver, pero ha sido en los últimos meses cuando hemos visto una mayor atracción de inversiones.

Está más que comprobado que el uso de las últimas tecnologías en el sector financiero permite que más personas tengan acceso a los servicios que ofrece un gran número de instituciones como bancos, Sofipos, casas de bolsa, uniones de créditos, sector de ahorro y crédito popular, Sofomes y las muy de moda fintechs.

Y en ese entorno, quien ha ido paso a paso en estos años formándose un nombre e innovando es Broxel, quien precisamente en este mes patrio cumple 10 años de haber sido fundada y que hoy dirige Gustavo Gutiérrez Galindo.

La trayectoria que ha tenido, sin duda, ha sido destacada y ha hecho que muchos los volteen a ver, pero ha sido en los últimos meses en donde hemos visto cada vez una mayor atracción de inversiones importantes, alianzas y captación de talento humano para no solo posicionar la firma en México, sino ir por el apetitoso mercado de Estados Unidos y América Latina, ya que se perfila para ser una de las empresas de tecnología que más aporte podría hacer a otros perfiles de negocios que buscan desarrollos.

Por ejemplo, al empezar el año la empresa logró una alianza estratégica con AT&T para lanzar el producto digital y medio de pago ‘REMO’; y el anuncio que hizo la semana pasada y que pocos han dimensionado con Google, que es un acuerdo multianual para que su oferta de valor B2B sea accesible para todas las empresas de Latinoamérica a través del marketplace de Google Cloud podría cambiar a muchos negocios, sin dejar de lado el crecimiento que tendría Broxel en toda la región latinoamericana.

Esto, porque una empresa de Colombia, de Perú o de México, va a poder contratar soluciones de tecnología financiera por módulos, en función de lo que necesite, es decir, si requiere mejorar el onboarding de usuarios, o controlar de manera automática los gastos de la compañía vía vales electrónicos, lo podrá hacer con el concepto as a service del marketplace de Google Cloud, y el servicio lo prestará Broxel; que la empresa internacional haya elegido a un desarrollador mexicano es algo que hay que seguir de cerca.

Además, hoy también tienen en marcha en Estados Unidos un negocio que aseguran será revolucionario, pues integraron varias soluciones en una aplicación: una cuenta en pesos, cuenta en dólares, tarjeta física aceptada en todos los establecimientos y compras online, así como poder administrar el dinero y realizar transacciones desde la app, con un envío digital de remesas al momento y sin intermediarios.

Y en todo este entorno de innovación y alianzas que han puesto en marcha, un tema importante que irá de la mano será la del cuidado del medioambiente, ya que como dice Gustavo Gutiérrez, la apuesta global de Broxel va en serio y hoy anuncian que será la primera compañía de tecnología financiera de Latam en medir las emisiones de carbono propias, y de su cadena de valor, y lograr ser carbono-neutral en 2022 con un ambicioso plan de reducción de emisiones.

Más allá de un tema de responsabilidad social corporativa, parece que Broxel, al igual que las compañías más importantes en el mundo, por fin está entendiendo cómo se está comportando el mundo financiero respecto a las compañías que evalúan y reducen emisiones. Si lo hacen bien, son mejor vistas por todos los inversionistas. Ahora sí que cuidar el medio ambiente es ya parte del negocio, ojalá más sigan estos ejemplos.

***

Y en el otro lado de la moneda, mañana festeja sus 50 años Carlos Hank, presidente del consejo de administración de Banorte en donde están con todo desde hace un par de meses, entre cambios en direcciones, recortes y salidas como la de Carlos Rojo de la dirección general de la oficina de la presidencia del grupo, pero de todo eso ya les contaré a detalle en otra oportunidad. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

Preocupación en las Afore
¿Qué buscan los clientes de la banca?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.