Opinión Javier Murillo

La IA crece en el mercado de redes sociales

La IA puede automatizar total o parcialmente tareas que requieren mucha mano de obra.

En medio de tanto pesimismo en diferentes rubros económicos, las previsiones en materia de inteligencia artificial en el mundo las recibimos y analizamos con verdadero placer. Se prevé que la IA global en el mercado de redes sociales crezca a una tasa de 24.7 por ciento, es decir de 797 millones de dólares en 2019 pase a 4.26 mil millones de dólares en ocho años. La creciente demanda de marketing en redes sociales, junto con la aparición de big data, impulsará el crecimiento del mercado debido a una gran cantidad de generación de datos.

El uso de inteligencia artificial ha ayudado a impulsar la innovación en varios campos asociados. Este desarrollo ha transformado rápidamente la forma en que se utilizan los macrodatos en las redes sociales para obtener información. Los experimentos con inteligencia artificial de las pequeñas empresas y las inversiones de los gigantes tecnológicos para potenciar el portafolio de productos y servicios tendrán un impacto positivo en el mercado en los próximos años. (Ya era hora de una muy buena, ¿no?).

Actualmente, los consumidores pueden interactuar directamente con las marcas a través de aplicaciones de mensajería, como Facebook Messenger, WhatsApp, o incluso los mensajeros exclusivos que ofrecen las marcas a través de sus aplicaciones o sitios web, para recibir una experiencia de cliente más conveniente y personalizada. Por ejemplo, los bots pueden recopilar información tanto agregada como personal haciendo las preguntas adecuadas a los clientes y proporcionando información sobre sus filias y fobias. Con la ayuda de la inteligencia artificial, los bots también pueden determinar las necesidades del cliente en tiempo real. Esto permite a las organizaciones recuperar cualquier información de los clientes, como recomendaciones de productos, enlaces, contenido informativo o cualquier información sobre las próximas ofertas y eventos.

La IA puede automatizar total o parcialmente algunas de las tareas que requieren mucha mano de obra y que ocupan la mayor parte del tiempo del equipo de redes sociales, dejándolos libres para que se concentren en tareas de mayor valor. La IA también puede mejorar drásticamente la eficacia de la estrategia y el contenido de las redes sociales, lo que se traduce en mejores resultados de las inversiones en redes sociales. También determina qué audiencias son más relevantes, qué publicaciones serán más efectivas y qué canales funcionan mejor.

Uno de los mejores ejemplos de aprendizaje automático es su capacidad de recomendación de productos en Amazon. Si un usuario busca un producto en particular en Amazon y no lo compra, el anuncio del mismo artículo aparecerá en sus cuentas de YouTube y Facebook. Esto se debe a la capacidad de Google para rastrear el historial de búsqueda y recomendar anuncios basados en eso. El 35 por ciento de los ingresos de Amazon se genera por recomendación de productos.

Los informes y datos prevén desarrollos prometedores para una mayor adopción de la tecnología de inteligencia artificial en las redes sociales. Según los expertos industriales, las tecnologías relacionadas con la inteligencia artificial marcarán el comienzo del mercado y pronto se verán en la práctica. Además, se espera que ingresen al mercado nuevos proveedores de servicios, que probablemente brinden soluciones tecnológicas centradas en plataformas para aplicaciones de redes sociales. Atentos entonces, señoras y señores.

El autor es fundador y presidente del Consejo de Metrics.

COLUMNAS ANTERIORES

Jeff Hawkins, nueva apuesta por la inteligencia artificial
Las ciudades inteligentes de México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.