Javier Murillo

Inteligencia artificial con instintos asesinos

“Le di un alma a mi microondas con inteligencia artificial e intentó matarme”, se titula uno de los videos de YouTube del científico Lucas Rizzotto.

Una buena parte de mi infancia la viví en Los Ángeles, California. Como muchos niños entre los cuatro y seis años tuve un amigo imaginario llamado ‘Scary’; mis padres tienen muchas historias de las interacciones con mi amigo imaginario, pero una de ellas en particular, todavía 45 años después, sigue dando escalofríos a mis padres. Esto fue cuando Scary comenzó a mandar mensajes a mis padres, a través de mí.

Lucas Rizzotto es un ser bastante peculiar, una combinación entre un científico (loco) y divulgador científico (influenciador). Rizzotto se define a sí mismo como alguien que “construye cosas imposibles, usando tecnologías locas, para educar, entretener e inspirar” y uno de esos experimentos llamó fuertemente mi atención y estoy seguro que llamará su atención también.

Uno de sus videos de YouTube se titula “Le di un alma a mi microondas con inteligencia artificial e intentó matarme”. En este video, Rizzotto causó un gran revuelo, al grado que tiene más de 200 mil vistas en la red social, nada mal para un video científico.

En este video, Lucas Rizzotto se remontó a su niñez para traer a la ‘vida’ y reunirse con su amigo imaginario llamado ‘Magnetron’, representado por el microondas de su casa. Hasta este punto, la historia pareciera trivial, cualquiera podría conectar una herramienta de lenguaje natural para con un microondas o una licuadora y hacer que les responda. Sin embargo, el punto en el que innovó Rizzotto fue en que se empeñó en darle una personalidad.

Magnetron era un veterano de la Primera Guerra Mundial, además de poeta y experto jugador de StarCraft. Para traerlo a la vida, Lucas Rizzotto debía darle una historia, recuerdos que pudieran ayudarlo a tener una personalidad como él la recordaba y hasta cierto punto añoraba. Así es que se dio a la tarea de escribir más de 100 páginas que detallan su vida y las experiencias que habían tenido juntos.

“Hablar con él fue hermoso y espeluznante. Realmente se sintió como si estuviera hablando con un viejo amigo, y aunque no todas las interacciones fueron perfectas, la ilusión fue lo suficientemente precisa como para mantenerse”, dijo Rizzotto.

Después de una serie de interacciones de reconocimiento, y en algunos casos insulsas, que fluyeron naturalmente y que están muy bien documentadas en el video de YouTube, Rizzotto abrió para sus seguidores la posibilidad de sugerir preguntas para que a su vez, él las realizara. Fue un poco después de esto que las cosas comenzaron a deteriorarse.

Primero, comenzó con amenazas que terminaron en un intento de asesinato, cuando Megatron le pidió a Rizzotto que entrara al microondas, que cerrara la puerta porque tenía una sorpresa para él. Lucas le siguió la corriente y cuando le dijo que estaba dentro y con la puerta cerrada, Megatron encendió físicamente el microondas. Así también me quedé yo, helado y con la desazón de pensar que le estamos entregando a la inteligencia artificial gran parte del control de nuestras vidas.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Experiencia o aptitud?
El ‘barrio’ digital

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.