Javier Murillo

Hiperautomatización: democratización de la automatización

Ya no podemos vivir sin las aplicaciones, pues atienden distintos aspectos de nuestra vida, ese futuro nos espera con la automatización.

En otras de mis columnas he hablado sobre el tema de la automatización y de cómo la humanidad va evolucionando en el uso de robots para realizar todo tipo de tareas.

Comenzando por las tareas simples, que hoy en día es el nivel en el que están la mayor parte de las industrias, pasando por las tareas medianamente complejas, en las que se encuentran algunas industrias más tecnificadas, hasta las tareas complejas, que en este momento se encuentra en proceso de exploración.

El problema es que hoy en día para automatizar una tarea se requiere de un equipo de configuración que esté familiarizado con las herramientas de automatización, cuando no se requiere un equipo de desarrollo, para tareas más difíciles. Gartner define la hiperautomatización como un enfoque disciplinario impulsado por el negocio, para que las organizaciones puedan identificar, examinar y automatizar rápidamente tantos procesos como les sea posible. La hiperautomatización implica el uso orquestado de múltiples tecnologías, herramientas o plataformas, que es donde se complica.

Lo que indica la tendencia es que en el futuro automatizar tareas será algo parecido a documentar y trabajar con base en procesos. Recuerdo hace unas décadas que se estandarizó el trabajo sustentado en procesos, que para su implementación se requería de todo un equipo de consultores externos que ayudaban a las empresas a realizar las famosas reingenierías. Hoy en día ese trabajo cada vez se realiza más in house, ya que los profesionales de hoy comparados contra de los del pasado, están más entrenados en herramientas tecnológicas y el trabajo en equipo estructurado.

Pues el escenario más probable es que suceda lo mismo, que se democratice la automatización y a la velocidad que está evolucionando, esta será una hiperautomatización. Como humanidad estamos en el momento perfecto, ya existe la necesidad, la voluntad y lo más importante, el talento cada vez es más sensible, está más familiarizado y está más entrenado en herramientas de fácil configuración que le permitirán comenzar a automatizar su entorno.

Esto es como cuando comenzamos a usar aplicaciones para atender diferentes aspectos de nuestra vida, al principio éramos selectivos con el número de aplicaciones que usábamos, hoy, lo invito a que cuente el número de aplicaciones que usa cualquier día de su vida, ya no podemos vivir sin ellas, pues ese es el futuro que nos espera con la automatización.

El autor es fundador y presidente del Consejo de Metrics.

COLUMNAS ANTERIORES

Con el uso viene el abuso y con el abuso, el ilícito
¿Google creó el primer robot con conciencia?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.