Javier Murillo

Los datos nos harán libres

No fue sino hasta después de que nos avasalló una pandemia, que comenzamos a entender la importancia de tener datos, procesarlos para volverlos información de valor.

Esta semana asistí al Tianguis Turístico de México, que se realizó en la ciudad de Mérida. Tuve la oportunidad de dar una conferencia, y participar en un panel con expertos en turismo, tengo que aclarar que yo no lo soy, pero me invitaron por los trabajos que he realizado desde hace más de 10 años en ciencia de datos. Lo más interesante fueron las pláticas que se dieron abajo del estrado, me refiero a las conversaciones que tuve con personajes expertos del turismo en México.

Todos sabemos, en mayor o menor medida, que la industria turística es clave para la recuperación económica, no sólo me refiero a México, sino del mundo entero. El gremio lo sabe por experiencia, pero no lo puede comprobar a ciencia cierta. ¿La razón? Porque no existen datos integrados que le permitan a los sectores presentar información, y si existen, están desactualizados. Al menos es lo que sucede en México.

En una de esas pláticas en la que tuve la oportunidad de participar, Eduardo Yarto, exsecretario de turismo de Zacatecas, me contó la historia de cuando Obama hizo comentarios desafortunados atacando el turismo de reuniones que se daba en las Vegas, lo que indignó a los representantes de ese gremio, y acto seguido se dieron a la tarea de responder con datos la afrenta. Su respuesta fue tan contundente que Obama terminó ofreciendo una disculpa, a partir de ese momento dio su apoyo incondicional al sector y lo reconoció por lo que es, un motor de crecimiento económico.

Lo mismo está sucediendo en México, parece que las autoridades no ven que el turismo de reuniones puede ser uno de los motores que nos ayude a salir del bache económico pospandemia. El único problema es que, a diferencia de Estados Unidos, en México no tenemos esa capacidad de recabar datos para demostrarlo. Si no me creen, intenten buscar en internet cifras relacionadas con el turismo, no van a encontrar mucho y lo que encontrarán estará desactualizado o será parcial. Pues en lo que se refiere a turismo de reuniones, la cosa está peor.

No fue sino hasta después de que nos avasalló una pandemia, que comenzamos a entender la importancia de tener datos, procesarlos para volverlos información de valor, que aparte nos permitan tomar decisiones en tiempo real, pero sobre todo que nos ayuden a predecir escenarios. La anticipación nos daría una herramienta, y así representaría una ventaja competitiva, pero no sólo en el sector turístico, sino en todos las industrias.

No podemos mejorar lo que no podemos medir, por eso el sector turístico ya está apostando por un proyecto para crear un observatorio, iniciativa a la que me hicieron honor de invitar a participar. Ya les iré contando conforme vaya avanzando.

El autor es fundador y presidente del Consejo de Metrics.

COLUMNAS ANTERIORES

Un meme dice más de mil palabras
¿Experiencia o aptitud?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.