Mitos y Mentadas

El caso de las armas, última entrega

Debido a años de denuncias y reportes sobre el tema de la corrupción, ya hay una idea negativa preconcebida de muchos estadounidenses, lo que implica un alto riesgo mediático.

Mis tres últimos artículos han versado sobre la demanda del gobierno mexicano a los fabricantes de armas estadounidenses. He explicado posibles implicaciones y aristas mediáticas, legales y políticas. Si llegara a aceptarse el juicio podría representar un costo reputacional, legal y mediático para México. Me explico mejor.

Debido a años de denuncias y reportes sobre el tema de la corrupción, el crimen, el tráfico de drogas y la impunidad en México, ya hay una idea negativa preconcebida en el inconsciente colectivo de muchos estadounidenses, lo que implica un alto riesgo mediático. Como dije, si la demanda la hubieran presentado los familiares de las víctimas del crimen organizado, habría sido mejor el resultado en cuanto a sensibilizar del potencial uso de las armas por los cárteles y delincuentes en México.

Imagínense ustedes, una defensa vociferante, que consciente de la dimensión teatral y mediática, monopoliza el discurso con estas preguntas:

Estimados señores de la República mexicana:

1. En la demanda se considera una indemnización que algunos han estimado en diez mil millones de dólares, siendo que los principales afectados han sido las familias víctimas de la violencia del crimen organizado, ¿no deberían ser ellos quiénes reciban esta indemnización?

2. Ustedes hablan de que los traficantes de armas son los responsables de los niveles de criminalidad en el país, pero les preguntamos: ¿es verdad que el Ejército mexicano detuvo al hijo de Francisco Guzmán Loera (El Chapo) del que se conoce trabaja conjuntamente en la organización que dirigía su padre y que después de unas horas lo liberaron?

3. ¿Es verdad que en las últimas elecciones hay evidencia que, en algunos estados, por ejemplo, en Sinaloa y Michoacán, hubo interferencia del crimen organizado?

4. ¿Es verdad que durante años el gobierno de EU ha ofrecido al gobierno de México asistencia para resolver el nivel de penetración del crimen organizado con la policía y otras dependencias públicas y ha sido reiterativamente rechazada?

5. ¿Es verdad que, ante la corrupción e ineficiencia en puertos y aduanas, recientemente el presidente de México nombró a miembros del Ejército y la Marina para administrar estas instituciones por considerarlos más honestos?

6. Se dice que uno de los motivos de la complejidad para controlar el tráfico de armas y drogas con Estados Unidos son los más de 3 mil 100 kilómetros de frontera. Sin embargo, no queda claro, qué explica la incapacidad para controlar el contrabando de fentanilo por los dos principales puertos de México, Manzanillo y Lázaro Cárdenas. ¿Nos pueden explicar?

7. Se conoce que Los Zetas son un grupo conformado por exmiembros del Ejército mexicano en los años 90. ¿Podría indicar qué se sabe del origen del armamento que han utilizado?

8. En noviembre de 2019, nueve miembros (tres mujeres y seis niños) de la familia LeBarón fueron asesinados en el norte de México. Al día de hoy, miembros de la familia indican que no hay justicia en este caso. Podría la defensa llamar a representantes de la familia a testificar y preguntar: ¿cree usted que más grave que la entrada ilegal de armas provenientes de EU es el nivel de impunidad en el país?

9. ¿Por qué si el gobierno mexicano tiene evidencias claras de las armas utilizadas y rastreadas durante la operación Rápido y Furioso esto no ha sido foco medular del proceso actual? ¿Qué relación tiene esto con los fabricantes de armas?

10. ¿Con qué frecuencia y en qué cantidad se reportan robos de armas al Ejército y Policía mexicanos?

Esto por mencionar algunas, la lista es larga.

Imagínense ustedes estas preguntas televisadas en el mundo hiperconectado de hoy. Un giro imprevisto del caso podría volver a poner sobre la mesa, por parte de los republicanos, declarar terroristas a los cárteles de droga mexicanos, aquí sí que perderíamos.

COLUMNAS ANTERIORES

Inflación: ¿El mismo problema para todos?
Inflación: ¿transitoria?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.