menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Gobierno corporativo: nueva realidad

COMPARTIR

···
menu-trigger

Gobierno corporativo: nueva realidad

12/12/2018

En los últimos meses hemos estado viviendo experiencias nunca vistas en nuestro país; con volatilidades de los mercados más allá del curso normal de operaciones de negocio. Esto nos ha hecho replantearnos muchas de las formas en las que actuamos ante nuestros clientes y proveedores, así como también ante las otras partes interesadas en nuestras empresas.

Nunca como ahora se fortalece la idea de contar con un buen Gobierno Corporativo y se hace imperante ante la incertidumbre y riesgo que nos enfrentamos y seguiremos enfrentándonos en el corto y mediano plazo.

Ante ello, el IMEF hace énfasis en que el Gobierno Corporativo forma parte de la institucionalización de las organizaciones, en donde deben tomarse en cuenta cinco aspectos básicos:

1. Tener capacidad prospectiva y estratégica

2. Rendición de cuentas

3. Responsabilidad Corporativa

4. Información a los inversionistas

5. Transparencia

La capacidad prospectiva y estratégica es, desde nuestro punto de vista, primordial. Debemos de tener claro a qué mercado nos dirigimos, quiénes son nuestros competidores, cuáles son las posibles barreras de entrada de un negocio, nuestras fortalezas, debilidades, oportunidades, etc. Así como estar claros de lo que queremos obtener de nuestros negocios que, aunque suene común o fácil, muchas veces se puede volver lo más complejo a la hora de pensar hacia el futuro.

La rendición de cuentas, aunque su nombre por sí solo explica el concepto, no siempre es bien entendido. Porque se piensa sólo en cifras financieras o en impuestos. Y va más allá, es tener claras las métricas del negocio, contar con indicadores clave que nos ayuden a entender si el rumbo que llevamos en la organización es el adecuado o no.

La responsabilidad corporativa se refiere, entre muchos otros, a contar con procesos y controles definidos, así como actuar con ética y responsabilidad ante las autoridades, los terceros interesados y la comunidad en general.

La información a los inversionistas es una de las “patas de donde más cojean las organizaciones”, porque el concepto no siempre es bien entendido. Es cumplir con aquellos inversionistas que apuestan su dinero en nuestras empresas y que se les haga llegar información suficiente, basados en su participación, para asegurarse que su inversión está manejada de manera adecuada y para los fines que se invirtió.

Por último, la transparencia; que también se vuelve fundamental. Este término muchas veces se le quiere equipar con cumplimiento, pero no es eso. Es saber comunicar lo que se quiere lograr en la organización a través de todos los integrantes y en cada nivel, para que todos entiendan la visión del negocio y lo que se espera de ellos.

Descritos los puntos anteriores, podemos decir que tenemos una buena base para enfrentar con mayor solidez los retos. Los riesgos a los que nos enfrentamos hoy nos obligan a abrir nuestras mentes y aceptar que podemos utilizar la experiencia de otras personas en beneficio de mi empresa. Una de las herramientas que tenemos para esto es contar con consejeros, de preferencia independientes a la organización, que apoyen en la definición y consecución de objetivos que nos permitan dirigirnos a metas específicas.

En el Comité Técnico Nacional de Gobierno Corporativo del IMEF estamos convencidos que los puntos mencionado anteriormente, nos apoyarán en estos tiempos de incertidumbre tanto interna como externa.

* Héctor Macías es integrante del Comité Técnico Nacional de Gobierno Corporativos del IMEF.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.