Perspectiva Global

Banxico, muy cerca de recortar tasas

Recortar la tasa antes de mayo permitirá a los participantes de los mercados digerir que el ciclo de bajas empezó, sin formar parte del ‘ruido electoral’.

La semana pasada, la Junta de Gobierno del Banco de México decidió por unanimidad dejar la tasa de referencia sin cambio en 11.25 por séptima vez consecutiva. Esto era lo que el consenso de analistas anticipaba, por lo que el centro de atención fue el que acompaña la decisión. En este sentido, considero que hubo tres aspectos interesantes:

(1) Crecimiento económico. El staff del Banco de México tiene una perspectiva de crecimiento para 2024 de 3.0 por ciento, por encima del consenso de analistas que se encuentra en 2.4 por ciento (utilizando la última que el mismo Banxico recaba entre analistas). No obstante lo anterior, la Junta de Gobierno resaltó que “...la economía exhibió un crecimiento robusto en 2023, si bien en el cuarto trimestre registró una desaceleración mayor a la prevista...”. Como he comentado con anterioridad, considero que el crecimiento del PIB en el cuarto trimestre de 2023 no fue estructuralmente bajo y que además, es probable que se revise al alza en cuanto el INEGI publique su ‘estimación tradicional’ (“A veces lo que se ve, no es lo que parece”, 6 de febrero).

(2) Inflación. Tres aspectos que me parecen interesantes: (a) Si bien el staff revisó al alza sus proyecciones trimestrales de inflación general, las revisiones se concentraron en la inflación general y en el corto plazo y se continúa proyectando que se alcanzará el objetivo de 3.0 por ciento en el segundo trimestre de 2025; (b) la Junta de Gobierno agregó un riesgo al alza más en su balance para la inflación. A primera vista da la impresión de que el sesgo de la Junta en este punto en particular puede ser más restrictivo (hawkish). Sin embargo, si observamos detenidamente los riesgos, realmente son los mismos y el riesgo (v) del comunicado del 14 de diciembre del año pasado ahora se dividió en dos para ser más preciso en las fuentes que lo generan que, además, son choques externos. En ambos comunicados (14 de diciembre y 8 de febrero) los primeros cuatro riesgos al alza son: “…i) persistencia de la inflación subyacente en niveles elevados; ii) depreciación cambiaria; iii) mayores presiones de costos; (y) iv) que la economía muestre una resiliencia mayor a la esperada…”. El cambio es que en el comunicado del 14 de diciembre el quinto riesgo fue “…v) presiones en los precios de energéticos o agropecuarios...”, en cambio, en el de la semana pasada dice: “…v) afectaciones climáticas; y vi) escalamiento de conflictos geopolíticos...”. Como se sabe ampliamente las afectaciones climáticas y el escalamiento de conflictos geopolíticos son riesgos que Banxico no puede controlar con la política monetaria y aunque pueden tener diversas consecuencias en la inflación, normalmente tienen impacto en los precios de los energéticos y agropecuarios. Por ello, no me parece que la Junta de Gobierno haya sido más hawkish por haber agregado este ‘nuevo’ riesgo a su balance; y (c) la Junta de Gobierno dejó su balance de riesgos sobre la inflación sesgado ‘al alza’. Para muchos participantes de los mercados, Banxico no va a cortar tasas con el sesgo ‘al alza’. Sin embargo, en mi opinión, Banxico sí puede llevar a cabo ajustes a la baja de la tasa de referencia aun con el sesgo ‘al alza’ debido a que la tasa nominal en 11.25 por ciento se encuentra en un terreno sumamente restrictivo. Entonces, la tasa va a continuar en terreno restrictivo, aunque se reduzca en 25 o 50 puntos base (pb) o más.

(3) El cambio en el párrafo prospectivo. No hay duda de que este es el cambio más significativo del comunicado. Recordemos que en la reunión de noviembre del año pasado, la Junta de Gobierno reemplazó la frase “...durante un periodo prolongado...” por “...por cierto tiempo...”, refiriéndose al periodo de tiempo en el cual pensaba dejar la tasa de referencia sin cambio. En mi opinión y permitiéndome utilizar un paralelismo con el atletismo, esta fue una señal estilo “¡En sus marcas!”, para preparar a los agentes económicos que una baja de tasas ya estaba más cerca. En su reunión de la semana pasada, la Junta reemplazó la frase “...considera que...será necesario mantener la tasa de referencia en su nivel actual por cierto tiempo...” por “...en las siguientes reuniones evaluará…la posibilidad de ajustar la tasa de referencia...”, por lo que considero que ahora el mensaje es “¡Listos!”, para que en su siguiente decisión el 21 de marzo un recorte de la tasa de referencia de 25 puntos base (0.25 puntos porcentuales) signifique “¡Fuera!”.

Por último, considero necesario comentar sobre dos aspectos del posible recorte de tasas en marzo. Por un lado, considero que, si la Junta de Gobierno decide no recortar la tasa en marzo, va a ser muy difícil hacerlo en la siguiente reunión programada en mayo, debido a que nos encontraríamos en la última reunión antes de la elección presidencial del 2 de junio. Es factible que conforme nos acerquemos a la fecha de la elección, el mercado cambiario observe una mayor volatilidad cambiaria con tendencia hacia una depreciación del peso. Considero que ésta no debería ser significativa, dado los altos niveles de la tasa de referencia en México, la posibilidad de que el Banco de la Reserva Federal de EU (Fed) esté muy cerca de iniciar un ciclo de baja de tasas, así como lo que indican las encuestas en torno a quien puede ganar las elecciones en México. Sin embargo, recortar la tasa antes de mayo permitirá a los participantes de los mercados digerir que el ciclo de bajas empezó, sin formar parte del ‘ruido electoral’. Por otro lado, en el comunicado no se aprecia explícitamente lo que algunos miembros de la Junta de Gobierno han comentado sobre la posibilidad de que haya pausas en el ciclo de baja de tasas que está por iniciar. En mi opinión, más que desear hacer un ciclo así, considero que la Junta de Gobierno solo está advirtiendo que esto puede ocurrir en caso de que se observe una depreciación significativa, rápida y dirigida del peso mexicano vis-à-vis el dólar (“Los recortes ‘no consecutivos’ de Banxico”, 28 de noviembre, 2023).

COLUMNAS ANTERIORES

Una elección sin precedente
A veces lo que se ve, no es lo que parece

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.