Perspectiva Global

Los recortes ‘no consecutivos’ de Banxico

Los mercados financieros han modificado sus expectativas, así como sus posiciones de riesgo para reflejar el cambio del comunicado de la Junta de Gobierno.

Un tema recurrente en esta columna son las decisiones de tasa de interés del Banco de México. Sin embargo, considero que últimamente he enfatizado más en este tema debido a que, por un lado, veo condiciones que van a permitir a Banxico bajar la tasa de referencia en el primer trimestre de 2024 y que, por otro lado y claramente más importante, recientemente he percibido un tono menos restrictivo (menos hawkish) en la comunicación de la Junta de Gobierno de nuestro Instituto Central. Así, creo que se está alineando la visión que he tenido, con la disposición de los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México a poder iniciar un ciclo de recortes de tasa de interés. Cabe destacar que esta conjunción no ha estado exenta de sobresaltos.

Después de leer las minutas de la reunión del Banco de México del 28 de septiembre, escribí en este espacio que el Banco de México podría recortar la tasa de referencia en su primera reunión de 2024, en febrero (“Banxico puede bajar tasas en febrero”, 3 de octubre). El tono general del comunicado y de las minutas de dicha reunión fue realmente restrictivo, eliminando por completo la posibilidad de una reducción de tasas de interés este año e inclusive varios miembros sembraron dudas sobre la posibilidad de recortes tan pronto como el primer trimestre del año que entra. No obstante lo anterior, delineé las circunstancias en las que podría encontrarse Banxico en su primera reunión del año que entra, el 8 de febrero, a las que llamé ‘experimento mental’ a la Einstein (toda proporción guardada, claro está).

El ‘experimento mental’ consistía en imaginarnos que viajábamos en el tiempo al 8 de febrero de 2024, en donde es altamente probable que nos encontremos en un mundo caracterizado por varios aspectos que podrían propiciar una disminución en la tasa de interés de referencia, tres en particular: (1) Percepción de los participantes de los mercados que el Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) ya terminó de subir tasas; (2) una inflación benigna en enero, a pesar del probable incremento del salario mínimo de doble dígito por séptimo año consecutivo. Esta inflación ‘benigna’ se daría debido a que quienes llevan a cabo revisión anual de precios en enero utilizan normalmente la inflación anual del cierre del año anterior como parámetro principal. Así, en el 2023 se utilizó una inflación de casi 8.0 por ciento de diciembre de 2022, mientras que ahora se utilizará un número menor a 5.0 por ciento; y (3) la ‘tasa real ex ante’ se encontrará cerca de 8.0 por ciento, un nivel no solo muy arriba del ‘rango neutral’ de Banxico entre 1.8 y 3.4 por ciento, sino que arriba de 7.0 por ciento ha sido caracterizado por varios miembros de la Junta de Gobierno como ‘muy restrictivo’.

Sin embargo, como también comenté en este espacio, acto seguido, la comunicación del Banco de México se tornó restrictiva (“Sobre el tono más restrictivo de Banxico recientemente”, 24 de octubre). Aún así, reforcé mi visión de que Banxico podría recortar las tasas en el primer trimestre, aunque el cambio en el tono me hizo pensar que tal vez la primera baja de tasas podría ocurrir en marzo y no en febrero. Un aspecto que considero que me permitió pensar que todavía era factible una baja de tasas a inicios de 2024, a pesar del tono más restrictivo, fueron los comentarios de los Miembros #1 y #5 en las minutas de la reunión del 28 de septiembre. Por un lado, el Miembro #1 mencionó explícitamente la posibilidad de recortar la tasa e inclusive, en mi opinión, formuló el párrafo como si fuera el siguiente movimiento y solo fuera cuestión de tiempo. Por su parte, el Miembro #5, a quien he caracterizado como bastante restrictivo en las minutas anteriores, ya no recomendó abstenerse de hablar de recortes de tasas, y esta vez destacó el alto nivel de la tasa real ex ante.

Para sorpresa de muchos -un servidor incluido-, el tono del comunicado de la reunión del 9 de noviembre pasado, fue significativamente menos restrictivo. De hecho, en el comunicado que acompaña la decisión, la Junta de Gobierno decidió modificar el párrafo prospectivo, en donde se refiere al periodo de tiempo en el que mantendrá el nivel de la tasa de referencia sin cambio, reemplazando la frase “un periodo prolongado” por “cierto tiempo” (“Banxico: Preparando el terreno para bajar tasas pronto”, 14 de noviembre). Originalmente había pensado que tendríamos un comunicado sin muchos cambios y minutas dovish, pero el tono menos restrictivo se observó en ambos.

Los analistas y demás participantes de los mercados financieros han modificado sus expectativas, así como sus posiciones de riesgo para reflejar este cambio. Sin embargo, existen dos dudas: (1) Si el ciclo de baja de tasas iniciará el 8 de febrero o el 21 de marzo; y (2) qué pueden significar los comentarios de la gobernadora Victoria Rodríguez en torno a que los mercados no necesariamente deben anticipar que los recortes de tasa van a ser consecutivos, en las proyecciones de la tasa de referencia hacia delante. Normalmente se asume que una vez que un banco central inicia un ciclo de alza o de baja de tasas, éstos se instrumentan en cada reunión programada. Considero que el mercado aprecia la transparencia de la Junta de Gobierno para expresar sus preocupaciones. Adicionalmente, considero que están bien fundamentadas, no tanto por la inflación, sino por la volatilidad que puede llegar a observar el tipo de cambio peso-dólar ante el episodio electoral en los Estados Unidos y que esto pueda incidir en las expectativas de inflación. Sin embargo, estos comentarios plantean dificultades para poder proyectar cómo va a ser el ciclo de baja de tasas. Considero que si bien las minutas de la reunión del 9 de noviembre -publicadas la semana pasada-, reforzaron la visión de que Banxico recortará tasas en el primer trimestre de 2024, no dejaron claro el tema de los recortes “no consecutivos”. Por esto va a ser clave poner especial atención a la conferencia de prensa del Informe Trimestral del Banco de México mañana miércoles 29 de noviembre.

* El autor es Economista en Jefe para Latinoamérica del banco Barclays y miembro del Comité de Fechado de Ciclos de la Economía de México.

* Las opiniones que se expresan en esta columna son a título personal.

COLUMNAS ANTERIORES

FMI/BM Primavera 2024: avance estable, pero lento
Guerra Fría 2.0

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.