Obuses contra el gobierno
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Obuses contra el gobierno

COMPARTIR

···
menu-trigger

Obuses contra el gobierno

15/07/2019

Dejemos de llamarle “la cuarta transformación” y digamos lo que sí es: un gobierno caótico y mal administrado. Un gobierno que conduce a la economía hacia la recesión, la política hacia el autoritarismo y la política exterior hacia la supeditación con Estados Unidos. Hablemos claro: no hay “otros datos”, lo que sí hay es un gobierno de ocurrencias en el que impera…

La corrupción y la ignorancia en los más altos niveles de gobierno, tal como lo apunta en entrevista (Proceso 2228, 14/julio/19) Carlos Urzúa con dos señalamientos muy concretos: el primero contra Alfonso Romo, quien maneja “un cúmulo de información económica confidencial” mientras que sus familiares en primer grado controlan la Casa de Bolsa Vector; y el segundo contra Manuel Bartlett, que al desconocer el contrato del gasoducto Texas-Tuxpan pone en riesgo “el abasto de energía en parte del país y el futuro del TMEC”. Un gobierno que pasó de protector de migrantes a…

“Persecutor de los migrantes” por cuenta ajena, como lo denuncia el diputado Porfirio Muñoz Ledo en un contundente artículo (“La ley y la política”, El Universal, 13/julio/19), en el que recuerda que hace poco llamó a la secretaria de Gobernación “Olga la libertaria”, y a la cual quiere llamar ahora “Olga la carcelaria”, por su lamentable papel de comparsa en las “inaceptables” decisiones del gobierno mexicano en la materia. Con tal de complacer al gobierno de Trump, López Obrador ha vulnerado la soberanía mexicana. Una soberanía cada vez más débil por el lamentable estado de la economía que se encuentra ya en…

Recesión técnica, según los analistas del Bank of America, “toda vez que se prevé otra caída en el segundo trimestre del año luego de haberse contraído la actividad en el primer trimestre” (El Financiero, 11/julio/19). Lo lamentable del caso es la incapacidad del gobierno de aceptar la realidad, algo que ya es motivo de preocupación internacional, como lo dejó en claro la nota del Financial Times, en la que llama a López Obrador a aceptar las noticias desagradables sobre la economía, y el reciente reporte del Departamento de Estado norteamericano, en el que destaca que el Presidente “socava las reglas del juego para los inversionistas” (Reforma, 13/julio/19). Así, aunque…

La economía va en picada, como lo pone en evidencia la caída de 3.1 por ciento en la actividad industrial, algo que no se veía en por lo menos una década, a López Obrador no le preocupa, va requetebién, porque “aunque haya menos crecimiento hay más desarrollo, hay más distribución de la riqueza” (El Financiero, 12/julio/19). Pero, en serio…

¿Hay más desarrollo y mejor distribución de la riqueza? Para el IMCO, que analizó los diez principales programas sociales del gobierno, “las modificaciones emprendidas por la actual administración no generan certeza de disminuir la desigualdad, pues carecen de reglas claras y de mecanismos de focalización”, “las transferencias monetarias no resuelven las necesidades de los grupos vulnerados” (Diagnóstico IMCO: La política social en México, sin rumbo ni destino cierto, 4/junio/19). Más aún, los datos que López Obrador ofreció en su conferencia matutina (7/mayo/19) contrastan notablemente con los datos de la Secretaría de Hacienda. Por ejemplo, según el Presidente se ha dispersado el 85 por ciento de los recursos para los adultos mayores, aunque Hacienda dice que sólo se ha ejercido el 29 por ciento; en cuanto a los apoyos a las personas discapacitadas, AMLO dice que aunque la meta es de un millón de apoyos, sólo se han repartido 150 mil, aunque la realidad es que únicamente se ha ejercido el 0.03 por ciento del presupuesto en dicho renglón; del presupuesto de mil millones para los 300 mil becarios de la Universidad para el Bienestar, según Hacienda, no se ha ejercido ni un centavo. El dinero se entrega sin reglas de operación y en completa opacidad. ¿Se puede presumir que hay más desarrollo? O, que por lo menos…

¿Hay menos corrupción? El caso emblemático es el del superdelegado de Jalisco, Carlos Lomelí. Cuando hace unas semanas una reportera quiso informarle al Presidente de las anomalías en que Lomelí incurría como contratista del gobierno en la compra de medicinas, este la interrumpió y señaló que se trataba de “politiquerías”. Hace días Lomelí renunció a su cargo presionado por el inocultable escándalo, pero en su lugar quedó… ¡el abogado del propio Lomelí, que también fue abogado de la familia del Chapo Guzmán! La corrupción económica, en el actual gobierno, va de la mano de la…

Corrupción política, como lo puso en evidencia la compra de voluntades de los diputados en el Congreso de Baja California, que votó para prolongar el mandato de Jaime Bonilla de dos a cinco años, lo que se ha interpretado como un adelanto de la posible reelección de López Obrador. Claro, el Presidente se apresuró a deslindarse de ese proceso y alegó, con una de sus típicas muletillas, que ellos (Morena, se entiende) no son iguales pero, por lo que aquí se ha visto…

No son iguales, sino, quizá, peores.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.