Leer es poder

Becas, mentiras y propaganda

Entiende Morena la política como una forma de cumplir los caprichos del Palacio. Resultado: más desempleo, mayor desigualdad, mayor corrupción.

No hay tiempo que perder. El agua se aleja veloz de la costa. El mar se repliega y cobra fuerza. De pronto retorna, poderoso, imbatible, arrasando todo a su paso. El tsunami de la pobreza. El tsunami del desempleo. El tsunami de la desigualdad.

Las tímidas estructuras de la transformación democrática se vendrán abajo. Han sido golpeadas sin piedad estos dos años. Los partidos, cimiento del pluralismo, están podridos. El Instituto Nacional Electoral, amenazado. El presidente, autonombrado guardián de las elecciones, hace todo lo que puede para prostituir la democracia.

Manejo electoral de las vacunas; lo que usted ordene señor presidente. Que se vacunen primero los siervos electorales; como usted mande señor presidente. Que la procuraduría eche toda la carne política al asador; lo que usted diga señor presidente. Si algo hicimos mal, si arrodillamos políticamente al científico que debía controlar la pandemia, digamos que es culpa del pasado, del pérfido neoliberalismo; lo que usted nos indique señor presidente. ¿Y si nos reclaman los cientos de miles de muertos? Que digan y repitan que Krauze y Aguilar Camín tienen la culpa, que el Reforma y El Universal y Radio Fórmula son los auténticos culpables; así se hará señor presidente.

No hay tiempo que perder. Vendrá la segunda ola populista y destruirá todo a su paso. El primer embate tuvo su origen en la pobreza, el desempleo, la desigualdad y la corrupción.

Llegaron al gobierno y prometieron cambiarlo todo desde el primer día. Pero no saben cómo gobernar. Lo han hecho muy mal. Sostienen su gobierno con becas, mentiras y propaganda. El resultado es una economía en ruinas; no hay abrazos sino fosas clandestinas y masacres sin fin; su plan para enfrentar la pandemia ha agotado los ataúdes y saturado los crematorios que trabajan las veinticuatro horas. El crimen organizado vive un momento estelar.

Entiende Morena la política como una forma de cumplir los caprichos del Palacio. Resultado: más desempleo, mayor desigualdad, mayor corrupción. ¿Alguna idea del flanco liberal para solucionar estos problemas que ya existían y se han agudizado? Ninguna. Ya viene la segunda ola y va a derruir todo lo que quedaba en pie.

¿Para qué gastamos en el INE si Bartlett puede contar los votos? ¿Para qué queremos al INAI si la secretaria Sandoval puede reservar y esconder toda la información sensible por cinco años? ¿Para qué sirve la rendición de cuentas si todos los días el presidente nos cuenta sus cuentos? Los partidos, corruptos. El INE, corrupto. La sociedad civil, corrupta. Los intelectuales, corruptos. Los periódicos, corruptos. Los organismos internacionales, corruptos. Todo está corroído por el mal, menos el señor del Palacio. La hora que usted quiera señor presidente. Usted se enferma y sale más fuerte. Usted encabezará la segunda ola del rencor. Vendrá la ola y arrasará con todo. La segunda ola populista.

Hablemos con claridad. Las vacunas no sirven para contener el Covid-19. Sirven para callar a la oposición y ganar las elecciones. Su fin no es sanitario sino electoral.

Venimos de tiempos oscuros, de las tinieblas del neoliberalismo, pero ya está amaneciendo, ya se ve la luz al final del túnel, la luz que nos trajo el iluminado. Él guiará a su pueblo hacia la redención. Seremos pobres pero felices. Nos ofreció que habría menos pobres y lo ha cumplido. Ocho de cada diez que mueren por Covid son pobres. Doscientos mil menos. Una forma bárbara de cumplir sus promesas pero en estos tiempos no podemos andar con finezas conservadoras. El presidente cumple.

No hay tiempo que perder. La sociedad civil conquistó un espacio democrático que hoy está siendo demolido. La sociedad civil no es un conjunto de ciudadanos virtuosos y sin intereses. La sociedad civil es un amasijo de personas que creía y cree en la democracia. En los partidos que representan a los ciudadanos. En la plaza pública donde se discuten los asuntos. En la transparencia porque todo asunto público puede ser publicado. En la prensa libre y objetiva. En la ciencia sin dogma. La sociedad civil cree en el cambio con votos. La sociedad civil cree en el individuo que comulga con su voto y de ese modo se hace parte del cuerpo social.

No hay tiempo que perder. Utilizarán las vacunas con fines electorales. Torcerán las leyes y doblarán a los tribunales. Amenazarán a los periodistas y a las redes sociales. Canjearán los apoyos sociales por votos. No están dispuestos a compartir el poder. No están hechos para negociar el presupuesto en el Congreso. No están hechos para el pluralismo. No son demócratas. No creen en el voto sino en la mano alzada. Sólo creen en las encuestas que manipularon previamente. Creen en los monopolios energéticos y políticos. Creen que sólo debe escucharse una sola voz.

El agua se está alejando de las costas. El mar se reconcentra. Volverán con mayor fuerza gracias a la pobreza que ellos hicieron crecer. Volverán y arrasarán con todo. No hay tiempo que perder.

COLUMNAS ANTERIORES

Primero los pobres (de espíritu)
Diccionario AMLO-Español

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.