Economía empresarial

Finanzas descentralizadas

Las finanzas descentralizadas o Decentralized finance (DeFi) son una nueva tendencia en los servicios financieros que se basan en la cadena de bloques.

Las finanzas descentralizadas o Decentralized finance (DeFi) son una nueva tendencia en los servicios financieros que se basan en la cadena de bloques y otras recientes tecnologías para ofrecer algunos servicios con características muy interesantes. Aunque las finanzas descentralizadas son algo relativamente reciente y pequeño, este tipo de servicios financieros ha tenido un crecimiento exponencial. El valor total comprometido en contratos de este tipo es de alrededor de 80 mil millones de dólares, mientras que a principios de enero de 2020 el monto equivalente era de sólo 700 millones de dólares.

Los servicios financieros tradicionales requieren de un intermediario (banco, casa de bolsa, aseguradora, etc.) cuya credibilidad es muy importante. Nadie está dispuesto a confiar su patrimonio a una institución en la que no puede confiar. Sin embargo, las finanzas descentralizadas no tienen intermediarios y la confianza necesaria se genera a través de cadenas de bloques (blockchain) y de contratos inteligentes.

La cadena de bloques, la tecnología en la que se fundamentan Bitcoin y otras criptomonedas, es un registro de propiedad que usa criptografía y una arquitectura ingeniosa para evitar fraudes y robo de activos. Por su parte, los contratos inteligentes especifican cómo ciertas condiciones llevan a que se cumplan o no los contratos y, más importante, se ejecutan de forma automática cuando se cumplen dichas condiciones. Una analogía común para entender los contratos inteligentes son las máquinas expendedoras, si se introducen suficientes monedas para cubrir el precio se obtiene la bebida de forma automática. Los contratos inteligentes siguen el mismo principio, pero pueden llegar a ser mucho más complejos. La plataforma más usada para los contratos inteligentes y las finanzas descentralizadas es Ethereum.

De esta forma, en las finanzas descentralizadas se ofrecen servicios como seguros, créditos y derivados financieros sustituyendo a un intermediario confiable por un contrato inteligente, basado en una cadena de bloques, que se ejecuta de forma automática y segura. Para que se pueda ejecutar un contrato así se requiere el uso de criptomonedas. Un problema con las criptomonedas es que su valor es muy volátil lo que incrementa considerablemente el riesgo en un servicio financiero. Es por esto que el primer servicio de las finanzas descentralizadas son las criptomonedas estables (stablecoins) que son un, al mismo tiempo, un servicio DeFi y fundamento de otros servicios de este tipo.

Las criptomonedas estables tienen un valor que se fija uno a uno con algún otro activo, lo más común es que su valor esté referenciado al dólar estadounidense. Más allá de los métodos con los que se logra tener una criptomoneda estable, lo importante es que estos activos evitan el riesgo derivado de los cambios de valor con respecto a un activo internacionalmente aceptado como el dólar. Otros servicios de finanzas descentralizadas que pueden obtenerse son intercambio de monedas, préstamos, derivados financieros, seguros y gestión de activos. En todos estos casos, esto se hace sin intermediarios.

¿Cuáles pueden ser las razones de usar las finanzas descentralizadas? Por un lado, son muy eficientes ya que, al no necesitar de un intermediario, se reduce considerablemente su costo. También las transacciones son más rápidas que en el sistema financiero tradicional. Por otro lado, las transacciones son transparentes pues son directamente observables. Además, los contratos y códigos se pueden componer, es decir, se puede usar el código escrito por alguien más para generar nuevos servicios, como si fueran bloques de Lego.

Por otro lado, las finanzas descentralizadas también tienen desventajas, aquí se destacan dos aunque hay más. Un posible problema es que un error en un código puede generar un mal funcionamiento o abrir la puerta a abusar del sistema. En este sentido, puede ser difícil decidir en cuál servicio se puede confiar. Por otro lado, aunque las cadenas de bloques y los contratos inteligentes son seguros, la forma en la que se administran las llaves de acceso a los sistemas también puede implicar riesgos considerables.

Las finanzas descentralizadas están creciendo muy rápidamente y, usadas de forma correcta, pueden generar mucho valor al permitir la oferta de ciertos servicios financieros con ciertas ventajas comparadas con los intermediarios financieros tradicionales. Sin embargo, la fase de desarrollo en la que se encuentra implica que no todos los servicios son del todo confiables. Algunas plataformas ya están relativamente consolidadas y son seguras, pero todavía pasará algún tiempo antes de que estos servicios lleguen a usarse de forma generalizada.

COLUMNAS ANTERIORES

El nuevo mercado de los NFTs
El exceso de mortalidad empresarial en México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.