Perspectiva Bursamétrica

En agosto la economía podría haber caído más que en julio

Si no hay un medicamento efectivo contra el Covid-19 o una vacuna, la inversión global y las decisiones de gasto en general se postergan.

El autor es presidente de Bursamétrica .

El Inegi nos reportó una caída del IGAE de julio de -9.8 por ciento anual, que nosotros estimábamos en -12.2 por ciento anual. La principal diferencia se dio por un incremento de +10.6 por ciento anual en el sector primario, básicamente por un importante incremento en las exportaciones agrícolas. El resto de la economía presentó una evolución en línea con nuestras expectativas. Con esto, se acumulan dos meses de recuperación después del impresionante derrumbe de la actividad económica que tuvimos en abril y mayo. Pero nuestros indicadores anticipados están señalando que en agosto las cosas han vuelto a empeorar.

El reporte de nuestro indicador más oportuno, el IBEM (Índice Bursamétrica de la Economía de México, publicado el 10 de septiembre, nos arrojó una estimación preliminar de una contracción de -10.5 por ciento anual en el IGAE de agosto. Nuestro indicador más preciso, el IBAM, nos confirma esta estimación. En su comparativo anual, el IBAM de agosto presenta de nuevo un decremento de 0.70 por ciento nominal anual (vs. +1.40 por ciento anual del mes de julio), lo que implica que la economía en su conjunto observó una mayor debilidad, afectada sobretodo por la desaceleración que muestra la economía exportadora más el débil progreso del mercado interno.

El subíndice industrial marcó 157.44 puntos vs. 154.37 unidades del mes previo, observando una recuperación de +1.98 por ciento mensual frente a una recuperación de +10.25 por ciento mensual de julio. En términos anuales la caída del subíndice de agosto es de 7.44 por ciento anual, mientras que en julio registró una variación de -5.39 por ciento. La producción industrial de Estados Unidos presentó una mayor variación anual negativa (-7.73 vs. -7.42 por ciento anual de julio). La producción automotriz cayó en 13.15 por ciento anual vs. +0.65 anual de julio, y las exportaciones automotrices bajaron 8.59 por ciento anual, mientras que en julio cayeron en 5.47 por ciento anual. Las exportaciones no petroleras bajaron en 4.72 por ciento anual, mientras que en julio lo hicieron en 6.86 por ciento anual.

El subíndice de servicios se ubicó en agosto en 128.88 unidades vs. 127.89 puntos de julio, subiendo a un ritmo de 0.77 por ciento mensual, contra una variación del +4.45 por ciento mensual del mes previo, equivalente a una reducción de 5.82 anual vs. -7.48 por ciento anual en julio. Al interior del mismo sobresalen las ventas de la ANTAD a tiendas comparables y en términos reales bajaron en -7.05 por ciento real anual vs. -12.72 por ciento de julio. Las ventas de automóviles en el mercado doméstico presentan un menor retroceso a tasa anual de -28.65 por ciento anual (vs. -31.29 anual de julio).

Con las cifras del IBAM, Bursamétrica estima un descenso en el IGAE del mes de agosto de -10.4 por ciento real anual, con una confianza estadística de 99.4 por ciento. En términos mensuales, el IGAE de agosto pudiera presentar una variación de -0.44 por ciento mensual respecto al IGAE de julio. En la producción industrial estamos estimando un decremento de -13.17 por ciento real anual para el mismo mes, con una confianza estadística de 93.9 por ciento.

El deterioro económico reciente es un fenómeno mundial. Tiene que ver con la incertidumbre en que vivimos. Si no hay un medicamento efectivo contra el Covid-19 o una vacuna, la inversión global y las decisiones de gasto en general se posponen, y esto le da un nuevo freno a la actividad económica. El contagio de Covid del presidente y candidato Trump y el escenario incierto en torno a las elecciones presidenciales en EU es otro factor de riesgo que puede implicar un mayor retraso en las decisiones del gasto global. Si no hay una victoria contundente del candidato Biden, el escenario se puede complicar. Hay expertos que pronostican una crisis política y disputas en distintos colegios electorales.

En México preocupa particularmente esta nueva desaceleración. Los contagios de Covid no ceden. La Secretaría de Salud no descarta regresar a medidas más estrictas de confinamiento en distintas regiones del país. Los modelos matemáticos más serios pronostican una aceleración de los contagios en noviembre.

Los últimos anuncios de Banxico, la SHCP y la CNBV a favor de extender las medidas de criterios contables especiales, para facilitar nuevas reestructuras de créditos, han decepcionado al sector financiero. No se ven más recursos, ni esquemas concretos de garantías de la banca de desarrollo que permitan apoyar a las familias y a las empresas de una mejor forma. El Consejo de Estabilidad Financiera nos dice en su reporte anual que la banca está bien capitalizada, y que sólo hay cierta vulnerabilidad en el sector de las Sofipos y de las Uniones de Crédito. Nuestra impresión es que el sistema financiero puede llegar a tener un impacto más serio en los siguientes meses, dada la profundidad y alargamiento de la recesión. Decisiones como las de la Suprema Corte de retorcer la Constitución y trastocar seriamente el Estado de derecho no abonan a restablecer el clima de confianza que le urge a este país.

COLUMNAS ANTERIORES

Viernes rojo: implicaciones del COVID ómicron en la economía
México Net Zero y ESG

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.