Perspectiva Bursamétrica

El milagro económico de la India

India es una república demócrata con un régimen semiparlamentarista, razón por lo cual tiene una presidenta y un primer ministro, que representa la mayoría del Congreso.

El FMI revisó la semana pasada sus previsiones para la economía mundial, en donde se destaca un incremento de una décima en la estimación del PIB mundial para este año, en relación a su reporte de enero pasado, ubicándolo en 3.2 por ciento. También se destaca un incremento de seis décimas en el PIB de los Estados Unidos, para quedar en 2.7 por ciento; redujo en una décima el PIB de la Zona Euro, situándolo en +0.8 por ciento, y bajó dos décimas la estimación del PIB de México, dejándola en 2.7 por ciento. Mantuvo su estimación de la economía de China (+4.6 por ciento), pero subió en tres décimas su estimación para la economía más dinámica del mundo: India, quedando en 6.8 por ciento.

India es la economía que más ha crecido en la última década, a una tasa promedio de 6.3 por ciento anual. Desde el 2022 es el país con mayor población, rebasando a China ligeramente (India mil 417 millones de habitantes vs China mil 412, según las cifras oficiales), pero con una tasa de crecimiento demográfico ligeramente superior (0.7 por ciento anual).

India es una república demócrata con un régimen semiparlamentarista, razón por la cual tiene una presidenta y un primer ministro, que representa la mayoría del Congreso. La presidenta Draupadi Murmu es una política y líder tribal india, está en el cargo desde el 25 de julio de 2022. Es miembro del partido Bharatiya Janata, anteriormente se desempeñó como novena gobernadora de Jharkhand de 2015 a 2021.

El primer ministro, Narendra Modi, es el gobernante con mayor popularidad en el mundo, y pudiera estar ganando nuevamente las elecciones de este año. Casi mil millones de personas acuden a votar, lo que hace que las elecciones se realicen en siete fases, y decidan si le conceden a Modi un tercer mandato consecutivo, prorrogando su mandato otros 10 años de gobierno de su partido Bharatiya Janata (BJP).

El valor del PIB de India (3.7 billones de dólares), que representa la quinta economía del mundo, se encuentra muy por debajo del valor del producto de China (19.4 billones de dólares), que hoy ocupa el segundo lugar como país. Alcanzar el valor del PIB chino le tomaría 27 años a India si creciera a un promedio del 7 por ciento anual, y si China ya no se moviera de este valor.

Es probable que lleguen a un PIB de 5 billones de dólares en un siete años, lo que los podría llevar al tercer o cuarto lugar mundial, dependiendo de cómo evolucionen Alemania y Japón en los próximos años. La mitad de la población se encuentra por debajo de la zona de miseria extrema. La desigualdad es profunda. El alto crecimiento económico de los últimos años está generando una nueva clase media. Tal y como se generó en China o en Corea del Sur o en Japón, durante los años de alto crecimiento sostenido. Es decir, el reto es formidable, y las oportunidades de desarrollo son inimaginables. El PIB per cápita es de 2 mil 646 dólares anuales, (México tiene un PIB per cápita de 12 mil 800 dólares).

Con un nivel de déficit fiscal/PIB de alrededor de 4 por ciento anual (un poco alto), la deuda pública a PIB se ubica en 46.7 por ciento (muy bajo), lo que le proporciona estabilidad financiera y cambiaria. La inflación en los últimos años se ha mantenido por debajo del 5 por ciento y mantienen un banco central autónomo.

El mercado bursátil indio ocupa el séptimo lugar mundial, con una capitalización de 4.0 billones de dólares. De acuerdo con analistas, los sectores más rentables previstos para este año se destacan a los bancos, medicinas y servicios médicos, así como el sector de la energía, mientras que los bienes de consumo, los servicios públicos y los productos químicos podrían quedar rezagados. El índice Nifty 50 de India ha alcanzado nuevos máximos históricos recientemente, como esta sucediendo en la mayoría de las bolsas en el mundo.

Sobre la energía, India depende de importaciones de petróleo y gas, y de la generación de electricidad con base en combustóleo y carbón. Las políticas públicas están orientadas a desarrollar las energías no renovables en los próximos años.

El Estado indio le ha apostado a un rápido desarrollo en los tres sectores económicos, basado principalmente en la educación, la innovación y en programas públicos que incentivan la inversión privada en el campo, ante la apremiante necesidad de lograr la autosuficiencia alimentaria de su población. La industria, en particular en la manufactura electrónica, digital e informática y en los servicios.

El nuevo orden mundial no es bipolar. Puede preverse que la competencia entre India y China va a ser brutal en las próximas décadas. La mayor ventaja de India es que es un país inmenso, amigable a Occidente y que ya está ofreciendo al mundo una gran reserva de talento, mientras que China está incrementando las hostilidades contra los Estados Unidos.

COLUMNAS ANTERIORES

Las minutas de la Reserva Federal y del Banco de México, ¿qué nos dicen?
¿Por qué los mercados globales volvieron a la euforia?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.