menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No alcanza para la recuperación

COMPARTIR

···
menu-trigger

No alcanza para la recuperación

06/10/2020
Actualización 06/10/2020 - 8:23

Ayer, tras meses de espera, se dio a conocer finalmente un conjunto de proyectos de infraestructura en los que participa el sector privado, para apuntalar la reactivación económica.

Analicemos el alcance e implicaciones que tiene este anuncio.

1.- ¿Significa el plan de infraestructura anunciado ayer la recuperación de la economía en los siguientes meses?

No. Se trata de una contribución, pero, ni lejanamente marcará la diferencia entre el estancamiento y el crecimiento. La inversión total realizada en México en 2019 fue de 5 billones de pesos. El monto de lo anunciado es de 297 mil 344 millones. Aun considerando que todo se ejecute en el lapso de un año, equivale al 5.9 por ciento de la inversión total del año pasado. La caída en el primer semestre de este año fue de 21. 4 por ciento, lo que equivale a poco más de 1 billón de pesos. Esto quiere decir que los proyectos anunciados están en poco menos de la tercera parte de lo que perdimos hasta ahora en el año.

2.- ¿Implica el anuncio de ayer un cambio importante de señales para el sector privado?

Se trata de un gesto de buena voluntad y disposición para trabajar por parte del sector privado y del gobierno. En ese sentido es una señal positiva. Sin embargo, la enumeración de los proyectos no implica que se vayan a realizar. Precisamente la tarea con la que se queda el gobierno es destrabar un conjunto de obstáculos regulatorios que hace complicada la realización de los proyectos. Ojalá así ocurra. Sin embargo, ayudaría aún más a la inversión privada que surgieran señales por parte del gobierno que permitieran recuperar la confianza de los inversionistas, como la percepción de que se fortalece el Estado de derecho y con ello la certidumbre.

3.- ¿En qué sectores se encuentran los proyectos anunciados y qué implicaciones existen de esa distribución?

Hay siete proyectos ya en ejecución que son obras carreteras y suman 38 mil 149 millones de pesos. Hay otros 20 proyectos carreteros o de vialidades que suman 69 mil 895 millones de pesos. En materia ferroviaria hay tres proyectos por un monto de 83 mil 676 millones de pesos. Hay dos en materia portuaria, por 4 mil 511 millones. Uno en materia hídrica por 494 millones. Otro de manejo de residuos sólidos por 1 mil 639 millones de pesos. Y hay cinco vinculados a hidrocarburos por 98 mil 980 millones. Como usted puede ver, dominan en número los proyectos carreteros, mientras que los más importantes son los de hidrocarburos y ferrocarriles. Sin duda tendrán un impacto positivo en los lugares en los que se realicen con un efecto positivo en las economías regionales, pero limitado si se observan en la escala nacional. Algo positivo es que se involucran cerca de 20 estados en las diversas obras, aunque destacan por el volumen de las obras que se van a realizar Nuevo León, Hidalgo y Estado de México.

4.- ¿Cuáles son los cinco proyectos más importantes por el volumen de su inversión?

El primer lugar corresponde a la construcción de una coquizadora en la refinería de Tula, por 54 mil 705 millones de pesos; el segundo es la construcción del tren México-Querétaro, por 51 mil 300 millones; el tercero, la construcción de una unidad de licuefacción de gas en Salina Cruz por 25 mil 200 millones; el cuarto es la construcción del corredor ferroviario García-Aeropuerto Internacional de Monterrey por 19 mil 811 millones, y el quinto es la rehabilitación de una coquizadora en la refinería de Cadereyta por 15 mil 400 millones. En total, estos cinco proyectos representan prácticamente las dos terceras partes de la nueva inversión anunciada.

En conclusión, sin duda el anuncio es positivo, pero falta mucho para tener una verdadera palanca que vuelva a potenciar el crecimiento de la economía.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.