Lo que podemos esperar de la vacuna en México
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Lo que podemos esperar de la vacuna en México

COMPARTIR

···
menu-trigger

Lo que podemos esperar de la vacuna en México

14/08/2020
Actualización 14/08/2020 - 8:03

¡Qué buena noticia el acuerdo sobre la producción en México de la vacuna de AstraZeneca-Oxford! Lo malo es que confirma nuestros temores: nos queda un buen rato de pandemia.

Ahora ya lo admite el gobierno federal. Ayer, el presidente López Obrador señaló que habrá disponibilidad de la vacuna hacia el primer trimestre del próximo año. Yo agregaría: en el mejor de los casos.

Se estima que la capacidad de producción que tendrán las empresas Grupo Insud en Argentina y Laboratorios Liomont en México, que serán las encargadas de la producción en América Latina, será de 35 millones de dosis por mes.

Es decir, suponiendo que la producción de la vacuna comience, por ejemplo, en enero, hacia marzo la disponibilidad para toda la región sería del orden de 105 millones.

Para ver claramente el proceso de extinción de la pandemia, se requiere que al menos entre 60 y 70 por ciento de la población esté inmunizada, de modo que la demanda en México implica vacunar a cerca de 80 millones de personas y en caso de que se requieran dos dosis por personas, necesitaríamos 160 millones de vacunas aplicadas.

Eso no lo vamos a ver en el primer semestre del próximo año.

Si se hacen las cosas bien, podría llegarse a ese nivel de inmunidad en la segunda mitad de 2021.

Señaló ayer el presidente López Obrador: “esta es una muy buena noticia, pero todavía nos va a llevar algún tiempo, se están acortando los procesos, se está haciendo en poco tiempo, de manera muy profesional, está garantizada la calidad”.

Y luego, agregó el canciller Ebrard: “en vez de que la vacuna llegase dentro de más de un año, se adelanta seis, siete meses y esa diferencia es todo para la economía, la salud”.

Ambos tienen razón. El escenario era tener la vacuna en el segundo semestre de 2021 y quizá lograr su aplicación masiva hasta 2022. Le ganamos medio año a esos tiempos.

Es decir, aunque la vacuna es, por suerte, una luz al final del túnel todavía falta mucho tiempo para que tengamos una condición equiparable a la que teníamos al comenzar este año en materia de riesgo epidemiológico.

La etapa de la llamada 'nueva normalidad', con todo lo que implica podría prolongarse por 12 meses más, con todas sus consecuencias.

No quiere decir que estaremos encerrados todo este tiempo, pero sí que será muy probable que diversos tipos de restricciones sanitarias y controles sí se mantengan por todo este lapso o quizás incluso por más tiempo.

Esto tendrá un efecto inevitable en la actividad económica. Los impactos van a ser diferenciados en función de los sectores.

Es probable que las empresas exportadoras, que ya claramente están en proceso de recuperación, continúen con esa dinámica.

En el otro extremo, también es posible que el sector turístico tenga que reinventarse porque la primera mitad de 2021 podría ser nuevamente muy mala respecto a sus referencias históricas.

En el punto medio, el mercado interno seguramente va a tener un mejor comportamiento que este año, pero aún estará por debajo de los niveles de años anteriores, con fuertes contrastes entre segmentos.

La producción y comercio de bienes básicos seguramente va a seguir con buen ritmo, pero la actividad relativa a bienes duraderos como vestido, electrodomésticos, autos, seguramente va a seguir deprimida.

No hay manera de que el empleo formal compense el próximo año las pérdidas de éste, y en contraste, no debe descartarse un mayor empuje de actividades informales.

En suma, la buena noticia de la producción de la vacuna no va a cambiar demasiado la perspectiva económica en el corto plazo.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.