Coordenadas

La visión del secretario de Hacienda

Enrique Quintana conversó con el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, en torno a las perspectivas económicas del país.

No hay indicios aún de que venga una recesión en Estados Unidos, por lo menos durante los primeros tres trimestres de este año.

Como ocurre cada cierto número de meses, tuve la oportunidad de conversar con el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, en torno a las perspectivas económicas del país.

Uno de los aspectos fundamentales para definir el futuro de la economía mexicana es el desempeño de la de Estados Unidos, en donde los expertos debaten acerca de la posibilidad de que venga una recesión próximamente.

La percepción que tiene es que ésta no se ve cercana.

Una de las razones fundamentales es la dinámica del mercado laboral.

La mayoría de las empresas sigue contratando –pese a algunos recortes que han sido muy mediáticos– y la tasa de desempleo sigue muy baja.

Pero, además de ese factor que es ampliamente citado, otro de los indicadores que hacen pensar en que no viene próximamente una recesión es el comportamiento de los bonos del Tesoro.

Por ejemplo, uno de los administradores de fondos más grandes de Estados Unidos, Pimco, señala que su escenario base es una “modesta recesión” y una tendencia a la moderación del proceso inflacionario, lo que hará atractiva la inversión en bonos.

La perspectiva del secretario de Hacienda, se ve reflejada en el comportamiento de los mercados accionarios durante las primeras dos semanas del 2023.

Por ejemplo, el índice Nasdaq ya subió en 6.7 por ciento; el S&P 500 en 4.6 por ciento y el Dow Jones en 3.5 por ciento, mostrando el optimismo que existe.

Y, aunque se ha moderado el crecimiento de las exportaciones manufactureras mexicanas, los datos más recientes indican que siguen con impulso.

En noviembre, el crecimiento de las exportaciones no petroleras a EU fue de casi 10 por ciento que, si bien es una tasa inferior a la del 19 por ciento de octubre, sigue muy elevada.

Una de las preguntas obligadas para el secretario fue el tema del posible efecto negativo que pueda tener un peso tan fuerte en la competitividad de las exportaciones mexicanas.

La respuesta apuntó a los balances de las cuentas externas, que se mantienen en niveles muy razonables.

Por ejemplo, el déficit comercial de noviembre fue de solo 96 millones de dólares.

Aun considerando la cifra de 27 mil 405 millones de dólares de saldo negativo en los primeros 11 meses, es una cifra modesta considerando un volumen de comercio exterior que se acercó al billón 100 mil millones de dólares en ese lapso.

Una preocupación adicional de diversos analistas tiene que ver con la deuda de Pemex.

El señalamiento del titular de las finanzas nacionales es que la petrolera del Estado ha estado en capacidad de cubrir un porcentaje cada vez más alto de sus amortizaciones, pero no descartó que pueda requerir aún apoyo de Hacienda en casos específicos, pero ya no de manera generalizada.

Aunque no cae directamente en su terreno, el tema de las diferencias entre México y sus socios del TMEC en materia energética también se presentó en la conversación.

Su perspectiva es favorable, a partir de que el presidente López Obrador aceptó recibir a empresas canadienses que no se han sentido satisfechas con las respuestas ofrecidas por autoridades del sector energía.

Y, en el caso de Estados Unidos, también subrayó el buen ánimo del gobierno de Biden tras su visita a México, particularmente por el buen trabajo negociador que ha estado haciendo la secretaria de Economía.

Pero, incluso, no expresó temor por el impacto que pudiera tener el establecimiento de un panel, ya que es parte de los mecanismos de solución de controversias definido en el propio TMEC. No es una situación de ruptura sino la aplicación de un instrumento previsto en el acuerdo.

Finalmente, el secretario expresó que no puede descartarse la posibilidad de que haya nuevos choques externos como los que se han tenido en los últimos dos años, que van desde la pandemia hasta la invasión rusa a Ucrania, por lo que hay atención cuidadosa y medidas preventivas.

En suma, percibí a un secretario de Hacienda que está optimista a pesar de que nos encontremos en un entorno internacional complejo.

Esperemos que los hechos confirmen su percepción.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

Ya no hay duda: la economía está frenando
Los escenarios que vienen con Kamala Harris

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.