Coordenadas

¿Qué significa realmente el cambio en la Secretaría de Gobernación?

Será cuestión de semanas conocer lo que AMLO quiere exactamente de Adán Augusto López, pero es seguro que está allí para hacer política.

1-¿Por qué se da el cambio en la titularidad de la Segob precisamente en este momento?

No fue sorpesa que Sánchez Cordero dejara Gobernación. Se había hablado mucho de su salida. Lo más interesante es por qué en este momento.

El presidente López Obrador está reorganizando su equipo más cercano en la perspectiva de la segunda mitad de su mandato y requería en Segob un personaje más cercano y que le permitiera realizar una mayor operación política.

Sánchez Cordero no tenía ese perfil. Por ejemplo, la encomienda que tuvo para tratar de convencer a los legisladores de oposición de realizar un periodo extraordinario para legislar sobre la revocación de mandato mostró que su habilidad e influencia son limitadas.

La fecha precisa parece haber tenido que ver con la elección de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, pero el tema es que la ex ministra ya no deba el perfil para las tareas que tendrá Gobernación.

2-¿Realmente Olga Sánchez Cordero va a disputarle a Ricardo Monreal el liderazgo de Morena en el Senado?

Algunas interpretaciones señalan que más bien la salida de Sánchez Cordero de Gobernación es con la intención de disputar a Ricardo Monreal el control de la Cámara de Senadores.

Y, que por esa razón, necesitaba un sustituto en la secretaría.

La relación entre Monreal y Sánchez Cordero no es la más cordial, pero deben mantener la cortesía política y guardar las apariencias. Eso se hizo notar particularmente cuando ella trató -infructuosamente- de rescatar el posible periodo extraordinario que no había sido conseguido por Monreal.

Si el presidente realmente la envió con al propósito de acotar a Monreal, va a llevarse un chasco pues el legislador zacatecano tiene sobradamente las habilidades de las que carece Sánchez Cordero. Eso le ha permitido mantenerse como el factotum del Senado en medio de una etapa tromentosa.

Cabe también la posibilidad de que, al final de cuentas, la exsecretaria mantenga simplemente en una posición funcional y discreta desde la Mesa Directiva del Senado y no se enfrente con el ex gobernador de Zacatecas.

3-¿Adán Augusto López va a convertirse en otra carta de AMLO para la sucesión en 2024?

Hay versiones que señalan que por el mero hecho de llegar a la Secretaría de Gobernación, Adán Augusto López se va a convertir en otra carta de AMLO para la sucesión del 2024.

Quienes así piensan, tienen en mente la vieja secretaría que tenía un amplio control de la operación política y de la seguridad.

Al paso del tiempo, gobernación ha ido perdiendo facultades y en esta administración quedó con un perfil más orientado a los temas de derechos humanos y protección civil.

Como en otros casos, desde luego que la persona hace al puesto y eso se verá en el caso del ex gobernador de Tabasco.

Quizás lo que abone a favor del nuevo titular de Gobernación sea su cercanía con el presidente así como su trayectoria política en donde ha ocupado puestos legislativos tanto a nivel local como federal.

Sin embargo, no se percibe hasta ahora como un político con carisma y personalidad, como para posicionarse como un probable candidato.

No es imposible que desde una posición como Gobernación se pueda construir ese perfil y tampoco es improbable que López Obrador lo piense como un personaje del cual podría echar mano en caso de que su primera opción, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, no logre despegar. Así que sí puede jugar en la sucesión.

4-¿Existe realmente el llamado Grupo Tabasco en la política nacional?

En la misma lógica de pensar a Adán López como un prospecto a la candidatura presidencial, hay quien percibe la formación de un llamado Grupo Tabasco, en el cual estarían algunos personajes que provienen de la administración pública o de la política de esa entidad y que conocen al presidente López Obrador desde hace años.

Destacarían en este grupo, además del nuevo titular de Gobernación, el director general de Pemex, Octavio Romero, y Javier May, titular de la secretaría del Bienestar, entre los más notables.

El problema de pensar en estas personas como un Grupo es que no se percibe que estén actuando como tal. Más bien cada uno de ellos tiene una relación, en ocasiones, de larga data con el presidente, pero hay escasa interacción entre ellos.

Esto se diferencia mucho, por ejemplo del llamado Grupo Estado de México que existía en el PRI, en el cual sí había una relación bastante estrecha entre sus integrantes y no solamente había coincidencia en su origen.

5-¿Qué podemos esperar de la Secretaría de Gobernación bajo el control de su nuevo titular?

Me parece que al paso de los meses, el nuevo titular de Gobernación irá desarrollando un perfil más personal, lo que probablemente implique un cambio en algunas posiciones importantes de la secretaría.

Si realmente el presidente de la República quiere que Adán Augusto se convierta en un prospecto a ser candidato va a requerir darle mucho espacio en la operación política.

Esto no implica que el presidente vaya a dejar de intervenir, como lo ha hecho a lo largo de toda su administración, pero sí que probablemente le dé un mayor espacio que el que tuvo su antecesora.

Es claro que para un político con la astucia del presidente de la República todo lo que se haga y se diga desde ahora empezará a contar para la perspectiva del 2024.

Pocos en la oposición lo han entendido. Quizás Ricardo Anaya sea una de las excepciones y por eso haya comenzado su carrera por la candidatura desde hace meses, ahora catapultada por el propio presidente.

Será cuestión se semanas para conocer con mayor detalle qué es lo que el presidente López Obrador quiere exactamente de Adán Augusto López, pero, tenga la certeza de que en cualquier caso, está allí para hacer política.

COLUMNAS ANTERIORES

La reforma eléctrica divide a Morena
Buenas y malas noticias para 2022

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.