Coordenadas

Una ‘Comisión de la Verdad’ en el futuro juzgará la estrategia contra el COVID… y varios van a acabar tras las rejas

La estrategia de salud en México está basada meramente en esperanzas y sigue siendo básicamente la ocurrencia de una sola persona.

La llamada tercera ola del COVID-19 está cambiando nuevamente nuestras perspectivas.

Pocos habían previsto que alguna variante golpeara con tal fuerza y generara un crecimiento de los contagios como ya ha ocurrido tanto en México como en el mundo.

Veamos algunos de los datos relevantes de esta “tercera ola”.

1-Durante el mes de julio, se presentó a nivel mundial un incremento de 57 por ciento en el número de nuevos casos diarios de contagio. Se trata del mayor incremento relativo en este año y refleja que la velocidad de transmisión de la variante delta, ya dominante, es mucho mayor que el de las variantes previas.

2-En el caso de México, la aceleración ha sido mucho mayor. El incremento del mes de julio fue de 279 por ciento en el número de nuevos casos diarios y en muy poco tiempo rebasará los máximos de contagios que se presentaron en el mes de febrero.

3-El número de nuevos fallecidos por día a nivel global había crecido poco pero ya va para arriba. El alza a lo largo de julio fue de 17 por ciento. Usualmente, esta variable tiene un rezago respecto al crecimiento de los contagios, pero existe la esperanza de que no crezca demasiado por el efecto de la vacunación a nivel global.

4-En el caso de México, el crecimiento en el número de fallecidos también ha sido mucho mayor que a nivel global pues en julio tuvo un incremento de 136 por ciento. Dado el rezago que comentamos, es triste señalar que lo más probable es que las cifras crezcan más en este agosto.

5-A nivel global se han aplicado 4 mil 100 millones de dosis de vacunas, pero la distribución ha sido terriblemente desigual. En solo cinco países se han aplicado las dos terceras partes de esas vacunas, y en decenas de países no se ha aplicado ninguna dosis.

6-En México se ha acelerado la aplicación de vacunas a un ritmo promedio en el mes de julio de 660 mil vacunas diarias. Sin embargo, el porcentaje de la población que tiene ya un esquema completo es de apenas 20.2 por ciento. Ese es el dato más importante, pues con la variante delta es aún más importante que el esquema de vacunación sea completo y no solo parcial.

7-La estrategia en nuestro país está basada meramente en esperanzas y sigue siendo básicamente la ocurrencia de una sola persona. Hay la esperanza en que con el avance de la vacunación se logre frenar el ritmo de los contagios; hay la esperanza de que al enfermarse principalmente los de menor edad, no haya una demanda tan elevada de los servicios hospitalarios; hay la esperanza de que la gente por sí misma tome las precauciones debidas para bajar el riesgo de contagio; hay la esperanza de que no le vaya a pegar a la actividad económica; hay la esperanza de que el regreso de los niños a las aulas no vaya a disparar los contagios.

8-Ninguna estrategia sensata de salud pública puede estar basada en esa colección de esperanzas. Lo más probable es que algunas de estas no ocurran y por tanto el riesgo de que la pandemia adquiera nueva fuerza es muy elevado.

9-El gobierno federal sigue saltándose olímpicamente -para estar a tono- el artículo 73 de la Constitución que establece que la máxima autoridad del país en materia de salud pública no es el secretario de Salud y mucho menos el subsecretario, aunque se apellide López Gatell. La autoridad máxima es el Consejo de Salubridad General, integrado por funcionarios federales y dependiente del presidente de la República, pero también por representantes de los estados, de la academia y de la industria de la salud. Esa autoridad en México ha sido completamente ignorada.

Ignoro cuántos fallecidos más vaya a haber antes de que se logre contener la tercera ola de los contagios. Pero me temo que no serán pocos. Es lamentable que la imprudencia, necedad y la ideología tengan consecuencias tan desastrosas en la vida de millones de familias.

Cuando una ‘Comisión de la Verdad’ del futuro estudie y juzgue el mayor desastre humano que ha tenido nuestro país desde los tiempos de la Revolución Mexicana, varios de los actuales altos funcionarios tendrán que asumir responsabilidades, no solo políticas sino incluso penales.

Y para ello, tenga la certeza de que no va a ser necesaria ninguna consulta.

COLUMNAS ANTERIORES

Hay turbulencia, pero no vaya a caer en el pánico
El fiasco de la integración con América Latina

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.