Coordenadas

Ya somos dependientes de las remesas

En los últimos 12 meses el flujo de remesas provenientes del exterior alcanzó los 41 mil 832 millones de dólares.

En los últimos 12 meses, el flujo de remesas provenientes del exterior alcanzó los 41 mil 832 millones de dólares, de acuerdo con los datos que esta semana dio el Banco de México.

Para dimensionar la relevancia de este ingreso, recordemos que, en 2018, la cifra enviada fue de 33 mil 675 millones y en 2012 había sido de 22 mil 437 millones. Es decir, en nueve años hubo un crecimiento de 86.4 por ciento en el volumen total de remesas, que es equivalente a un aumento de 19 mil 395 millones de dólares.

Con una paridad de 20 pesos por dólar, el monto recibido en los últimos 12 meses representa 836 mil 640 millones de pesos. Esto equivale a 69 mil 720 millones de pesos al mes.

Puede estimarse que alrededor de siete millones de hogares en México reciben remesas. La frecuencia más usual es de una vez por mes, pero en otros casos se mandan cada quincena.

La remesa promedio este año es de 351 dólares, lo quiere decir que millones de familias reciben un ingreso que fluctúa entre 7 y 14 mil pesos al mes.

Un estudio hecho por Salvador Bonilla, del CEMLA, sobre la base de una encuesta del Banxico, denominado “Migración internacional, remesas e inclusión financiera. El caso de México”, revela que, de acuerdo con los remitentes, en 27 por ciento de los hogares se trata del principal ingreso de la familia en México y en otro 41 por ciento no es el principal, pero es muy importante.

Por eso, el uso principal de la remesa en el hogar mexicano es para los gastos de manutención. El 83 por ciento señaló que ese es el destino de los recursos, mientras que otro 30 por ciento también destinó una parte a sus gastos en salud y otro 13 por ciento a la educación. Sin embargo, su uso es básicamente para gasto corriente del hogar.

Pese a la importancia del envío, los paisanos se quedan con la mayor parte de su ingreso, el cual gastan en Estados Unidos. Su salario promedio es de 2 mil 600 dólares al mes, por lo que destinan a las remesas entre 13 y 25 por ciento del total que reciben.

La economía mexicana se está volviendo cada vez más dependiente de las remesas, ya que, sin los flujos de los paisanos, millones de familias tendrían un golpe muy severo a sus finanzas y el consumo global de nuestra economía se vería abatido.

Solo para dimensionarlo, el monto que se recibe equivale a 64 por ciento de las ventas totales que realizan las empresas comerciales afiliadas a la ANTAD. De ese tamaño es su relevancia.

De acuerdo con BBVA, hay cinco estados en los que el volumen de sus remesas es equivalente a más de 10 por ciento de su PIB: Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Zacatecas y Nayarit. Para esas entidades (por cierto, cuatro de ellas con elecciones a gobernador) es crítico que lleguen esos dólares.

Pese a estas cifras, no crea usted que México es el principal receptor de remesas en el mundo. El número uno corresponde a India, a donde llegan cerca de 76 mil millones de dólares al año, mientras que el segundo lugar a China, con cerca de 60 mil millones.

Y en tercer lugar está México, que este año bien podría rebasar los 45 mil millones de dólares de remesas recibidas.

Como se ha dicho insistentemente, no es que Estados Unidos nos haya “pirateado” a nuestros trabajadores. Se trata mayormente de personas que han emigrado por falta de oportunidades en nuestro país a lo largo de muchos años.

Pero esa ya es la realidad ahora. Más vale que a nuestros vecinos del norte les vaya bien porque si ya dependemos de ellos en materia comercial o de inversión, ahora una parte de nuestro consumo también viene de allá.

COLUMNAS ANTERIORES

Pemex: ‘papá gobierno’, siempre al rescate
Vienen conflictos con EU

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.