De Jefes

DEPORPRIVÉ inaugura su Cedis en Querétaro

Esto permitirá a la startup mexicana cuadruplicar su capacidad operativa y reducir sus tiempos de entrega a 24 horas para alcanzar a 70 por ciento de sus clientes.

El sitio de comercio electrónico deportivo, fundado por Luciana Ayala y Ben Roques, DEPORPRIVÉ, dará a conocer hoy la inauguración de su nuevo centro de distribución (Cedis) en Querétaro, lo que permitirá cuadruplicar su capacidad operativa y reducir sus tiempos de entrega a 24 horas para alcanzar a 70 por ciento de sus clientes.

"Es un hito para una empresa de comercio electrónico mexicana, estamos implementando buenas prácticas usadas en la logística a nivel global para agilizar tiempos, no sólo para las ventas tradicionales, sino para atender los retos en nuestro modelo doble, por un lado, el envío de las 'ventas flash' con grandes descuentos, pero tomaban más tiempo en llegar a nuestros clientes. La otra ala comercial es Le Shop, donde tenemos la oferta de más de 50 marcas con lo último en tendencias y nueva tecnología deportiva", explicó Luciana Ayala, cofundadora de DEPORPRIVÉ.

Nos cuentan que en 2020 la startup mexicana tuvo un crecimiento de 110 por ciento, superó el millón de miembros y entregó más de 100 mil pedidos.

DEPORPRIVÉ ofrece un modelo de 'ventas flash' de marcas con más de 50 tiendas oficiales de firmas como Asics, Salomon, Garmin y Oakley.

"Actualmente, 67 por ciento de las campañas de venta flash de este primer mes es de envío rápido, sumado a nuestras tiendas oficiales donde esta nueva infraestructura nos permite entregar en menos de 24 horas a 70 por ciento de nuestros clientes", explicó Ben Roques, cofundador y CEO de la empresa.

En su primer año de operación, la empresa facturó 5 millones de pesos, cinco años después superó los 100 millones de pesos y en 2021 espera duplicar su tamaño.

Postergan adiós al Tigre Toño y al Oso Bimbo

Los productores de alimentos y bebidas en México consiguieron otra prórroga, ahora será hasta el 1 de junio, en lugar del 1 de abril, cuando tendrán que decir adiós a sus personajes como el Tigre Toño, el Osito Bimbo o Chester Cheetos. Además, los productores nacionales deberán traer impresos en sus empaques los octágonos negros de advertencia, por lo que ya no podrán usar stickers pegados, como lo venían haciendo, a partir del 1 de junio.

En cambio, si el producto es de importación podrá seguir usando stickers de octágonos pegados, una clara desventaja para los productores locales, tanto grandes como pequeños, alertó Mariana Curiel, presidenta de la Asociación Mexicana de Etiquetado, Etiquetado Nutrimental, Capacitación y Emprendimiento (AMEENCE).

De igual forma, Curiel alertó de que la autoridad no estableció las reglas para la presencia de personajes en empaques de productos importados, por lo que bebidas y alimentos podrían mostrar parcialmente personajes, porque no se especificó si se les tiene que colocar un sticker para cubrirlos totalmente después del 1 de junio.

Para los nacionales acoplarse a la primera fase, que sólo incluyó los octágonos, ya tuvo un costo estimado de 15 mil millones de pesos, según datos de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) que comanda Enoch Castellanos, y lo que falta.

Reconocen al Tec de Monterrey

La QS World University Rankings by Subject 2021 reconoció a la disciplina Negocios y Administración del Tec de Monterrey, que lidera a María Elena Vázquez, como la mejor universidad de Latinoamérica y una de las 50 mejores del mundo, gracias a su modelo educativo Tec21, que busca que los egresados lo hagan con las competencias que el mercado actual demanda. Esta institución educativa fue fundada en 1943 por Eugenio Garza Sada y hoy tiene por rector a David Garza; en la actualidad se destaca por ser la universidad privada con más patentes registradas en todo México.

COLUMNAS ANTERIORES

Proptech mexicana va por mercado de vivienda en São Paulo, Brasil
Detectan en México a cibercriminales que pusieron en jaque al sistema de gasoductos de EU

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.