De Jefes

Se pone bella

Ayer la marca reinauguró su sucursal de Perisur en la Ciudad de México con la intención de desplegar pruebas de su portafolio.

La cadena de cuidado personal y belleza, The Body Shop cerrará o remodelará las sucursales que no sean rentables en México para ofrecer una mejor experiencia de compra, además de fortalecer su canal de comercio electrónico, que llega a vender hasta 70 por ciento más que una sucursal física.

“Estamos cerrando tiendas que tienen bajo flujo y remodelando las existentes como Perisur para ofrecer una mejor experiencia de compra, expandiendo a Guadalajara y Monterrey, y en paralelo fortalecer el canal de e-commerce”, relató Sofía Escamilla, country manager de The Body Shop en México.

Ayer la marca reinauguró su sucursal de Perisur en la Ciudad de México con la intención de desplegar pruebas de su portafolio, además de comunicar sus esfuerzos de sustentabilidad, pues la sucursal está hecha de productos reciclados

Escamilla reconoció que, al ser una marca de prestigio, fueron vulnerables ante la pandemia y perdieron consumidores aspiracionales, los cuales buscan recuperar con descuentos desde la tienda en línea, que planea atraer al 50 por ciento de los nuevos consumidores.

“Tenemos esta estrategia de 15 por ciento de descuento a nuestros consumidores, tenemos de repente estrategias de compras uno y te llevas otro de regalo, tenemos regalos en compra, y esto es para atraer nuevos consumidores, y dar ofertas comerciales atractivas a quienes ya consumen”, compartió la directiva.

Agregó que el ticket de su e-commerce es aproximadamente entre 50 y hasta 70 por ciento más alto que el de las tiendas. Actualmente, la marca cuenta con 35 tiendas físicas, siete puntos en Liverpool, su tienda en línea, además de tener presencia en Mercado Libre y alianzas con Cornershop y Envía Flores.

Bankaool y los migrantes

Bankaool, al mando de Brad Hanson desde noviembre del año pasado, se ha puesto como objetivo desarrollar productos que faciliten el acceso a los servicios financieros formales para siete de cada 10 personas que no son atendidas por la banca.

El primer paso para cumplir este objetivo ya está en marcha, pues acaba de lanzar UAU Cash, una aplicación que permite el envío y cobro de remesas entre México y Estados Unidos con las comisiones más bajas del mercado, lo que significa que cada familia recibe efectivamente una mayor parte de cada envío, que en promedio es 373 dólares, de acuerdo con el Banco de México.

Esto es posible gracias a las alianzas estratégicas con fintechs e instituciones financieras en ambos lados de la frontera, bajo la regulación que contempla en materia financiera el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y al ser operado mediante una aplicación móvil está disponible para cualquier persona tanto en México como en Estados Unidos.

Economía circular y Ley de residuos

Los diputados de las comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales y de Sustentabilidad y Cambio Climático, recibirán esta semana, en una tercera audiencia pública, a industriales, académicos y miembros de la sociedad civil, quienes expondrán sus opiniones sobre las minutas de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos y la nueva Ley General de Economía Circular. Este valioso ejercicio ha permitido escuchar a los expertos y sus consideraciones sobre lo que ya aprobó el Senado a finales de 2021.

La discusión no es nueva y se basa en el intenso trabajo de más de tres años entre sociedad civil, empresarios y senadores de la República, como Raúl Bolaños, Jorge Carlos Ramírez Marín e incluso el propio Ricardo Monreal, motivo por el cual se votó con el apoyo de todas las bancadas. Estas leyes resultarán en urgentes e importantes beneficios para lograr una regulación que permita mejorar los procesos productivos, el acopio y el reciclaje.

COLUMNAS ANTERIORES

Proptech mexicana va por mercado de vivienda en São Paulo, Brasil
Detectan en México a cibercriminales que pusieron en jaque al sistema de gasoductos de EU

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.