La Cuarta Transformación

¿Por qué están tan caros los boletos de avión?

Las rutas domésticas e internacionales se encarecieron 45 y 63 por ciento, respectivamente, en el primer cuatrimestre del año.

SI ES VIAJERO frecuente, quizá detectó el aumento en los precios de boletos de avión. Las rutas domésticas e internacionales se encarecieron 45 y 63 por ciento, respectivamente, en el primer cuatrimestre del año.

Es por la turbosina: el también llamado gasavión es el costo más importante para las aerolíneas, alcanzando entre 28 y 32 por ciento de sus gastos operativos, de acuerdo a un análisis de HR Ratings.

Apenas la semana pasada Pemex informó de un ajuste de precios a la turbosina, con un incremento de 40 por ciento en los costos de trasladar el combustible de las refinerías a los aeropuertos, los llamados diferenciales.

En esta logística hay varias ineficiencias estructurales:

En primer lugar, solo tres refinerías de la empresa productiva del Estado que dirige Octavio Romero producen turbosina: Salamanca, Madero y Salina Cruz, pero no cubren la demanda nacional.

Segundo, solo hay dos tanques de almacenamiento en toda la República Mexicana de donde se distribuye a los aeropuertos, mientras que se tienen subutilizadas otras instalaciones, solo por ser de privados.

Tercero, Aeropuertos y Servicios Auxiliares tiene la exclusividad del almacenamiento, comercialización y expendio de turbosina para aeronaves en los aeropuertos del país.

Pero además de ser el monopolio estatal, ese organismo a cargo de Oscar Arguello tampoco cuenta con la infraestructura necesaria para el traslado eficiente de la turbosina.

Y cuarto, las terminales de almacenamiento de combustible en los aeropuertos de nuestro país son pequeñas, prácticamente solo les permiten cubrir una cuota diaria, por lo que necesitan abasto constante.

En cuanto a los costos, de enero a abril de este 2022 la turbosina fue el derivado del petróleo que más creció su importación: 264.9 por ciento, con un valor aproximado a 770 millones de dólares.

Asimismo, el precio de la turbosina subió 65 por ciento en el primer trimestre de 2022, contra el mismo periodo de 2021. Como todo el petróleo y sus derivados, el precio del gasavión se disparó con la invasión rusa a Ucrania.

Además de la turbosina, las aerolíneas han sorteado otros gastos como el arrendamiento de aeronaves, servicios aéreos, salarios y mantenimiento y caída del mercado por la pandemia.

Para paliar los costos de la turbosina, las compañía aéreas tuvieron que ajustar rutas, establecer tarifas diferenciadas e ingresos por productos complementarios.

Los boletos de avión también se dispararon a causa del rediseño del espacio aéreo en el valle metropolitano, porque ahora las aerolíneas consumen más turbosina por aproximaciones más prolongadas al aeropuerto de la CDMX.

Y A PROPÓSITO de petrolíferos, hoy es el gran día: se inaugura la refinería Olmeca, mejor conocida como Dos Bocas, el proyecto insignia de Andrés Manuel López Obrador, tan es así que se fijó este 1 de julio para conmemorar cuatro años de la victoria electoral del tabasqueño. Sin embargo, como apuntamos aquí el pasado 11 de mayo, para que la obra procese el primer litro de gasolina o diésel le falta todavía mucho tiempo. Los equipos aún no se terminan de instalar y la etapa de pruebas ni siquiera se ve posible para dentro de seis meses, como calculó no hace mucho el inquilino de Palacio Nacional. El llamado ‘comisionamiento’, que es la etapa final de la ejecución del proyecto y a la vez el primer paso para establecer que la instalación opera correctamente, puede durar un año. La pregunta es si la secretaria de Energía, Rocío Nahle, se quedará en el puesto hasta entonces o si la Presidencia le allanará el camino antes para buscar la gubernatura de Veracruz.

EL GOBERNADOR DE Jalisco, Enrique Alfaro, se sacó la rifa del tigre y parece que no se ha dado cuenta. Resulta que la Secretaría de Infraestructura Comunicaciones y Transportes, a cargo de Jorge Arganis, le acaba de otorgar al Estado la asignación para construir, operar, explotar y prestar el servicio público de la llamada Línea 4 de Guadalajara de pasajeros. La concesión es a 40 años, pero obliga a la actual administración a construirlo en 39 meses con recursos propios. Estamos hablando de una inversión estimada en nueve mil millones de pesos, pero con un techo presupuestal de 21 mil millones, que como se ejercerá bajo esa figura de asignación, exime al gobierno federal de apoyarlo financieramente. La línea ferroviaria utilizará unas vías que están en el título de concesión de Ferromex, de Germán Larrea. La gran interrogante es si el gobierno de Alfaro podrá cumplir con esos plazos tan estrictos.

AYER EL JUZGADO Segundo Especializado en Concursos Mercantiles, a cargo de Saúl Martínez Lira, publicó la lista preliminar de acreedores de los laboratorios Landsteiner Scientific, de Miguel Granados. Son en total 454, de los cuales 448 son acreedores comunes y solo seis acreedores con garantías. No hay deuda laboral, ni tampoco deuda con el IMSS, ni créditos contra la masa. De los garantizados considere al fondo Northgate Capital que comanda Guillermo Carmona con mil 172 millones 637 mil pesos, el Bancomext que dirige Luis Antonio Ramírez con 899 millones 829 mil pesos, BBVA que preside Eduardo Osuna con 146 millones 80 mil pesos, Banorte de Carlos Hank González con 91 millones 313 mil pesos, Invex de Juan Guichard con 60 millones 933 mil pesos y Banregio de Manuel Rivero Santos con 30 millones 467 mil pesos.

DERECHO DE RÉPLICA

Sr. Director:

A propósito de la columna La Cuarta Transformación publicada el día 29 de junio, me permito hacer las siguientes precisiones.

Se presume que mi representado es propietario de una empresa de limpieza; sin embargo, no existe documentación que lo sustente.

Por el contrario, el C. Marco Antonio Reyes es representante de miles de trabajadores, como parte de una asociación sindical dedicada a salvaguardar sus derechos ante las empresas o autoridades.

Atentamente

Lic. Julio Cesar Velázquez Hernández,

Representante legal.

COLUMNAS ANTERIORES

El insomnio de Del Mazo
Con los niños no

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.