La Cuarta Transformación

El Papa, los jesuitas y el camino al 2024

Por primera vez en este sexenio los jesuitas se solidarizan con el resto de la sociedad que sufre la situación de violencia.

EL ASESINATO DE dos jesuitas en Chihuahua es un punto de quiebre de la endeble relación entre el Papa Francisco, los jesuitas y la jerarquía de la Iglesia católica con Andrés Manuel Lopez Obrador.

“Los jesuitas de Mexico no callaremos ante la realidad que lacera a toda la sociedad. Condenamos estos hechos violentos, exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos”.

El Papa, los jesuitas y la Conferencia Episcopal Mexicana ya dieron la señal de lo que va a ser la posición de aquí a las elecciones de 2024. Detrás vienen todos los movimientos ligados a la Iglesia a condenar la muerte de dos misioneros jesuitas y la política de seguridad de la 4T.

Y en el camino a la elección de 2024, los casi 20 mil ministros, entre obispos, arzobispos y cardenales, religiosos y sacerdotes, van a tener sus reservas de apoyar al candidato de Morena, aunque la relación entre gobierno e Iglesia puede deteriorarse todavía más.

La muerte de los jesuitas de la Tarahumara va a tener un impacto negativo para el gobierno mexicano, pues la Iglesia católica está gobernada por un jesuita y la Compañía de Jesús es la organización católica más influyente del mundo, particularmente en las universidades privadas y en los grupos de defensa de derechos humanos.

En Mexico, la Universidad Iberoamérica, el ITESO de Guadalajara y la obra social de los jesuitas, apoyaron la campaña y al gobierno de Lopez Obrador, y aunque no se sintieron escuchados en estos primeros años, el apoyo se mantuvo.

Pero la muerte de dos de los suyos es un asunto personal para los seguidores de la congregacion religiosa fundada por Ignacio de Loyola en el siglo XVI.

La Conferencia del Episcopado Mexicano, integrada por más de 100 obispos, durante estos tres años no ha tenido una buena relación con el gobierno de la 4T y no está en favor de la estrategia del combate a la inseguridad que ha elegido el inquilino de Palacio Nacional, menos en aquello de ‘abrazos, no balazos, como una medida de política pública para resolver este problema.

La colaboración Iglesia-Estado en la era de la 4T ha sido muy desafortunada, porque no hay programas sociales en los que se encuentren, ya que no se trata de programas que tiendan a crear comunidad y a reconstruir el tejido social a través de la promoción de familias y sociedad trabajando en el bien común, sino de pagos individuales destinados más al clientelismo y a la compra de votos.

Para muchos miembros de la jerarquía católica, la política pública anti-Covid también ha sido trágica, a juzgar por el número de muertes, y tampoco la lucha contra la inseguridad está resultando porque el número de vidas perdidas es impresionante.

El comunicado donde oficialmente la Compañía de Jesús denuncia los asesinatos de los dos sacerdotes es muy claro respecto a la forma de pensar que hoy en día tiene esta congregación, en contraposición con su postura inicial en 2018 de respaldar las acciones de la 4T.

Ahora los jesuitas tienen expresiones como “condenamos” y “exigimos”. Por primera vez en este sexenio los jesuitas se solidarizan con el resto de la sociedad que sufre la situación de violencia.

Todo ello muestra que lo que en el pasado fue una alianza hoy se vea como ruptura. Este rompimientos no es menor.

En la alternancia electoral de los últimos cuatro gobiernos, la Iglesia católica y sus 14 arquidiócesis y 55 diócesis, que incluyen casi 5 mil parroquias, tuvieron una influencia importante en la orientación a sus fieles sobre los candidatos que mejor representan la forma de pensar de los católicos.

Los jesuitas en Chihuahua, que llevan años en la sierra Tarahumara, pero también los obispos en Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Guanajuato, tienen un peso específico que puede favorecer a o no a un partido y a un candidato. Su influencia puede inclinar la balanza hacia un lado de la ecuación política o desacreditarla.

Sin duda, la carrera hacia 2024 ya empezó... y con handicap para el partido guinda.

CON TODO Y que hace dos semanas Crédito Real decidió despedir a todos sus asesores legales y abortar una reestructura ordenada bajo un Chapter 11, ayer por la tarde ya se presentó la solicitud en Nueva York, solo que involuntaria por parte de algunos acreedores. Fue ante las cortes del Distrito Sur. Cuenta con el apoyo total de todos los acreedores comunes que conforman el comité ad-hoc de bonistas de la compañía, amén de otros acreedores quirografarios mexicanos y del extranjero. El movimiento da un vuelco a las pretensiones de la administración de Ángel Romanos Berrondo, que buscaba un acuerdo solo con Banorte de Carlos Hank González, BBVA de Eduardo Osuna, Santander de Héctor Grisi y Nafinsa de Luis Antonio Ramírez. Los bondholders no iban a permitirle ignorar y afectar casi dos mil millones de dólares que poseen en conjunto con otros acreedores comunes internacionales. Esta petición le da a la sociedad financiera y a todos sus acreedores la protección y medidas judiciales necesarias y tiene como intención prevenir y revisar acciones operativas o administrativas que pudieren afectar las operaciones y el negocio de la compañía y su posibilidad de continuar funcionando como negocio en marcha.

EL 29 DE junio está convocada una ceremonia en la Bolsa Mexicana de Valores que ya hizo levantar la ceja a más de uno. Se trata del rebautizo del Museo de la Bolsa, cuya placa se develó el 8 de abril de 2019. El director y el presidente del organismo, José Oriol Bosch y Marcos Martínez, tuvieron la idea de renombrarlo como ‘Museo Jaime Ruiz Sacristán’. Y no es que haya algo en contra del expresidente del Banco Vx+, fallecido hace dos años por Covid, sino que se trata de una institución de 127 años forjada por personajes hechos en el mundo bursátil, como Alfredo Harp, Roberto Hernández, José Madariaga, Manuel Somoza, etcétera, que en su momento la presidieron. La decisión, más a contentillo, ilustra una vez más el desdén hacia la institucionalidad de la propia bolsa.

GRUPO SIMSA, QUE dirigen Salomón y Nesim Issa Tafich, amplió sus operaciones a raíz de la instalación de su nueva planta en Hermosillo, Sonora. La instalación es la primera de gas natural licuado en México y la de mayor capacidad en Latinoamérica, al poder almacenar hasta 300 mil galones por día para abastecer a la industria minera y al transporte.

El grupo trabaja en la construcción de una similar en Gómez Palacio, Durango, que podría quedar lista para fines de año. Con estas nuevas plantas SIMSA asegurará el abasto de gas natural licuado a las empresas transportistas de carga. Aunado a esto, el grupo de los hermanos Issa Tafich trabaja en la implementación de una red de puntos de carga, para garantizar el abasto en los principales ejes troncales del país.

POR CIERTO QUE vale precisar que la Comisión Reguladora de Energía, que lleva Leopoldo Melchi, sí autorizó y por unanimidad la modificación al programa, inicio y terminación de obras, del permiso de generación de energía eléctrica número E/2234/GEN/2020 otorgado a La Pimienta Solar. Fue en la sesión ordinaria del 15 de junio. El proyecto solar se desarrolla en el municipio del Carmen, en Campeche, y pertenece a la empresa Atlas Renewable Energy. Es una instalación que generará unos 300 megawatts a través de un millón 31 mil 940 paneles fotovoltaicos que se distribuirán en una extensión de 700 hectáreas. La Pimienta Solar va a producir energía limpia para atender a más de 257 mil hogares en el sureste.

LA PRIMERA SALA de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que preside la ministra Margarita Ríos-Farjat, rechazó la petición de atracción que hizo SAP México. La multinacional alemana que dirige aquí Ángela Gómez Aiza sigue prolongando el pago ya de 609 millones de pesos a Dominion Smart Innovation y Mexel, que dirige Michel Yehuda, por licencias que vendió y que resultaron inservibles al no existir mercado para su explotación, como SAP había prometido. Ya se le condenó en primera y segunda instancia y se confirmó en amparo, pero aún así el gigante del software que preside Christian Klein sigue resistiéndose al pago.

¿QUÉ DEBE PASAR para que la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, a cargo de Ricardo Ochoa, tome en serio la creación de indicadores de eficiencia de las aseguradoras con asegurados y generen mecanismos que premien el comportamiento ético, pero que igual sancione a los abusos que cometen? Lo decimos porque los abusos son interminables. Aquí el caso de Ana Lilia Pérez (póliza 1854301) que tras sufrir heridas serias por una caída su expediente fue desechado por la aseguradora BX+ en algo que se podría catalogarse de fraude porque argumenta de que los males de su clienta son “enfermedades adquiridas”.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Por qué están tan caros los boletos de avión?
Nieto tras la ruta del dinero en Tamaulipas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.