La Cuarta Transformación

Le quedó grande a la 4T

Se han gastado mil millones de pesos en legitimación de contratos, modificación de estatutos, ratificación de dirigencias y en los nuevos Centros de Conciliación y Arbitraje locales.

LA REFORMA LABORAL le quedó muy grande al gobierno de la 4T.

Corre el riesgo de quedar varada al final del sexenio de Andrés Manuel López Obrador por la falta de dinero público, capacitación de autoridades y la resistencia de los charros sindicales.

Hasta ahora se han gastado mil millones de pesos en legitimación de contratos, modificación de estatutos, ratificación de dirigencias y en los nuevos Centros de Conciliación y Arbitraje (CCA) locales.

Pero ese dinero apenas ha servido para legitimar 2 mil 951 de los cerca de 500 mil contratos registrados. Es decir, estamos hablando de apenas un 0.5 por ciento de los mismos.

Solo unos cuantos sindicatos han cumplido lo que mandata la reforma y los CCA apenas han admitido 738 casos de contratación colectiva, 728 los estados de la primera etapa y 10 los de la segunda. Del total de los casos, solo 30 han tenido alguna resolución.

El Poder Judicial no ha podido habilitar jueces y/o solventar las diversas reformas que por decreto le han caído, pues no cuenta ni con el tiempo ni con los recursos suficientes para implementarlas.

Estamos hablando del nuevo sistema legal acusatorio, la reforma laboral que requiere de jueces capacitados para atender los juicios en los nuevos tribunales y la reforma constitucional, que apenas está en transición.

Todo ello pone en riesgo al sistema judicial del país, por falta de tiempo y planeación adecuada y sobre todo de presupuesto que permita hacer frente a estos retos.

Otro de los problemas de la reforma laboral es la lentitud con que se ha llevado a cabo el proceso de legitimar, tanto los contratos y estatutos de los sindicatos, como las dirigencias, las cuales prefieren esperar al plazo que se cumple a fines del presente gobierno.

Lo menos que puede pasar es que se cree un cuello de botella impresionante al tener el grueso de solicitudes de registro en 2024 sin poder verificar que todos los procedimientos se hayan llevado a cabo conforme a la nueva legislación.

En el rubro de centros de conciliación y nuevos tribunales, aunque ya se tiene aprobada la legislación local en casi todos los estados, faltan cinco de la tercera etapa, en la cual se deben invertir 689.3 millones de pesos para cubrir los gastos de CCA, con 335.6 millones de pesos y los de tribunales con 353.7 millones.

No obstante, el inicio de actividades aún puede demorar ante la falta de personal y jueces capacitados. El Consejo de la Judicatura Federal solo ha detectado 417 asuntos colectivos, todos de la primera etapa y de la CdMx.

De hecho, en la tercera etapa de implementación, los concursos de oposición para reclutar jueces apenas empezaron en noviembre pasado y concluirán en abril próximo, en tanto que los cursos de capacitación iniciaron el 18 de enero y se estima que terminen en mayo próximo.

Y es que, aun cuando hasta el gobierno de Estados Unidos le ha entrado con recursos, el proceso ha sido muy lento. Por otro lado no existe la suficiente motivación por parte del movimiento obrero para que las cosas se modifiquen.

Aun dentro de la 4T, los líderes reconocidos del cambio laboral, como Pedro Haces, Napoleón Gómez Urrutia y Arturo Alcalde, apenas se han movido para motivar a los obreros a iniciar los procesos de legitimación.

Uno de los pretextos para no ir más rápido es que estos procesos deben ser ratificados ante notario y el costo puede ser elevado.

Sin embargo, en el seno del Consejo de Coordinación para la Implementación de la Reforma al Sistema de Justicia Laboral, se está empujando para que este trámite pueda hacerse ante los inspectores de la Secretaría del Trabajo de Luisa María Alcalde como fedatarios.

PUES NADA, QUE Morgan Stanley canceló la venta de México Towers Partners (MTP). Al final se impuso el difícil entorno que vive el sector de telecomunicaciones en México, con una Altán Redes quebrada técnicamente y una América Móvil amagando con expandirse ahora a la televisión restringida. Ya lo había dicho en diciembre el CEO mundial de AT&T, John Stankey, cuando visitó México, y lo ratificó hace unos días la CEO de aquí, Mónica Aspe: si no frenan al grupo preponderante de Carlos Slim se irán. Por ello la correduría que lleva Jaime Martínez-Negrete tampoco recibió ofertas por las cerca de 2 mil 500 torres de transmisión de MTP, mercado que controla Telesites, del mismo Slim. El golpe es para las Afore que están invertidas en el CKD de Macquarie, que capitanea Jonathan Davis, que posee 50 por ciento de MTP. El otro tanto es de Digital Bridge, que preside Marc Ganzi.

LO DICHO AQUÍ hace unos días: los abogados de Citibanamex no se van a dar abasto con los muertos que empezarán a salir del clóset, de cara a la venta de su división de banca de consumo este año. Además de la demanda de Amado Yáñez y Oceanografía que tienen encima, las huestes de Jane Fraser acaban de sufrir otro revés en juzgados mexicanos. Ahora se trata de la denuncia que desde 2014 interpusieron Blue Marine, de Juan y Alfredo Reynoso Durand, y el Deutsche Bank, que lidera Matthias Krause. Apenas el 25 de enero pasado el juez 41 de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia de la CdMx sentenció al banco que comanda aquí Manuel Romo a pagarles 17.9 millones de dólares por incumplimiento de un contrato de fideicomiso celebrado en marzo de 2011 para el arrendamiento de buques también al servicio de Pemex, en tiempos de Emilio Lozoya.

VIENE UNA REGULACIÓN para el sector de lácteos a fondo, que inicia con una nueva Norma Oficial Mexicana para los yogurts, pero que se extenderá a la leche, quesos y leche en polvo. Este rubro, en el que convergen grupos influyentes como Lala de Eduardo Tricio, Sigma Alimentos del Grupo Alfa de Armando Garza Sada, Alpura que capitanea Francois Bouyra, Nestlé que preside Fausto Costa, Danone que encabeza Silvia Dávila o Chobani de Hamdi Ulukaya factura anualmente cerca de 74 mil millones de pesos, en donde solamente el yogurt registra ventas arriba de 20 mil millones. La Dirección General de Normas, que comanda Alfonso Guati Rojo está muy echada para delante.

EL 6 DE noviembre de 2016 el primer Dreamliner de Aeroméxico aterrizó en el aeropuerto de Heathrow. Era el Quetzálcoatl, que entre otros transportaba al entonces secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, y a la que era la directora del Consejo de Promoción Turística de México, Lourdes Berho. Iban al World Travel Market de Londres. Por el COVID-19 y la crisis financiera que orilló a la aerolínea dirigida por Andrés Conesa a acogerse al Chapter 11, dejó de volar al Reino Unido en 2020. Eran once vuelos a la semana. Pues bien, la novedad es que la compañía que preside Javier Arrigunaga va a retornar a Londres en este primer trimestre de 2022.

EN PALACIO NACIONAL han comenzado a levantar la ceja por una doble traición que no se veía venir. Se trata de la dupla Martha Bárcena-Agustín Gutiérrez Canet, ambos embajadores de carrera en retiro, quienes han incrementado las críticas directamente al presidente López Obrador por las designaciones políticas en el exterior. Ella fue embajadora en Washington en este gobierno, enviada directamente por el tabasqueño. Él es tío directo de Beatriz Gutiérrez Muller. El fondo del enojo de esta pareja es que ni una ni otro lograron ser nombrados titulares de Relaciones Exteriores al inicio de esta administración. Ella busca ahora acercarse a Claudia Sheinbaum para hacerle promoción internacional. Veremos si la jefa de Gobierno se anima a contratar a una antagonista de su líder.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

Categoría 1: de aquí al infinito
Gobierno de Tamaulipas, en desacato

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.