La Cuarta Transformación

Herrera nunca estuvo en el ánimo

El presidente no le tenía respeto ni consideración como encargado de la Secretaría de Hacienda; lo desmintió en varias ocasiones durante las mañaneras.

EN REALIDAD ANDRÉS Manuel López Obrador nunca tuvo la intención de mandar a Arturo Herrera como cabeza del Banco de México. Su destape con siete meses de anticipación fue una manzana envenenada.

El Presidente no le tenía respeto ni la mínima consideración. Y es que entre 2019 y 2020 lo desmintió públicamente cuatro veces. Fue durante sus conferencias mañaneras.

En la proyección de crecimiento económico de Hacienda, en el aumento de edad de retiro en las Afore, en la suspensión de la construcción de Dos Bocas y en la reinstalación del cobro de la tenencia.

Herrera estuvo a un tris de dejar el gabinete a finales del año pasado. El tabasqueño daba por hecho que su amigo, Rogelio Ramírez de la O, quien ya lo asesoraba en diversos temas, aceptaría asumir Hacienda.

Sin embargo el dueño de la consultora Ecanal no daba su brazo a torcer y el inquilino de Palacio Nacional tuvo que retrasar sus planes. La indecisión de Ramírez de la O le dio gas por unos meses más a Herrera.

En mayo de este año López Obrador tuvo el que sería el principal choque con Banco de México, y de manera personal con su gobernador, Alejandro Díaz de León. Sería el punto de inflexión de Herrera.

El tabasqueño reclamó que el llamado banco de bancos no le transfiriera a Hacienda los remanentes de operación, que equivocadamente creyó que ascenderían a unos 350 mil millones de pesos.

El pleito con Banxico coincidió con la aceptación, finalmente, de Ramírez de la O, para sumarse a su gabinete. El relevo en la Secretaría de Hacienda se dio en los primeros días de junio.

Ese 9 de junio López Obrador, al dar posesión a aquél, anunció anticipadamente la nominación de Herrera para Banxico, más bien como un escarmiento a Díaz de León por el tema de los remanentes.

A Herrera nunca lo quiso Ramírez de la O, aquí se lo dijimos infinidad de veces. Pero de eso a que haya convencido al Presidente para que retirara la nominación, no es creíble porque tampoco le hace gran caso.

López Obrador simplemente está realineando su batería de funcionarios hacendarios y se está rodeando de los más radicales, perfil que no cumplió Herrera, quien, tristemente, volvió a poner la otra mejilla.

Y el tiro de gracia que determinó su futuro fue haberle adelantado a gobernadores salientes recursos para cerrar sus respectivas administraciones. El de Macuspana no se lo perdonó.

AYER EL NOMBRE que corrió como reguero de pólvora para tomar el lugar de Arturo Herrera en Banco de México fue el de Lucía Buenrostro. La actuaria por la UNAM con maestría en matemáticas y finanzas y doctorado en economía por la Universidad de Warwick, Reino Unido, está siendo promovida por su hermana, la jefa del SAT. Aquí le informamos también que Raquel Buenrostro la logró meter a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores como vicepresidenta de regulación. Lo consiguió casi dos años después. Y es que en 2019, tras su paso por el Commerzbank de Londres, su hermana, desde la Oficialía Mayor de Hacienda, intentó que ingresara al regulador financiero. Su curricula no le alcanzó y Lucía terminó en el Banco del Bienestar como directora adjunta. Vamos a ver si la segunda es la buena, solo que ahora en el Banxico.

TAL Y COMO se anticipó, Loretta Ortiz fue electa ayer por el Senado nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Va a sustituir a partir del próximo 12 de diciembre a Fernando Franco. Interesante cómo llevó el proceso el presidente de la Junta de Coordinación Política. Ricardo Monreal cabildeó para que fuera en fast track, pues originalmente la votación estaba prevista realizarla entre la primera y segunda semana de diciembre. Y es que se comenta que el zacatecano no quiso abrir un compás que permitiera a Claudia Sheinbaum posicionar a la otra integrante de la terna, Verónica de Gyvés, su candidata. La consejera de la Judicatura Federal es esposa de Rafael Guerra, titular del Tribunal Superior de Justicia de la CdMx, alfil de la misma jefa de Gobierno.

LE INFORMÉ HACE un par de días que las Afore son otros inversionistas que se subieron como socios de Aeroméxico. Invertirán 65 millones de dólares para tomar 3.54 por ciento de la aerolínea que dirige Andrés Conesa. Lo harán vía un Certificado de Capital de Desarrollo que administra el Credit Suisse, que comanda Nicolás Troillet. De las administradoras de fondos de pensiones que decidieron participar en la reestructuración financiera de la principal línea aérea apunte a Banamex que lleva Luis Kuri, Siglo XXI que maneja David Razú, Profuturo que preside Alejandro Baillères y Pensionissste que capitanea Edgar Díaz Garcilazo.

CUATRO MESES TRANSCURRIERON sin que Andrés Manuel López Obrador se reuniera con su Consejo Asesor Empresarial. Ayer finalmente se reencontraron en Palacio Nacional. Hubo novedades interesantes: se incorporaron tres nuevos capitanes: Carlos Slim, Germán Larrea y Alberto Baillères. La alineación original de sus integrantes se mantiene, a excepción de Miguel Alemán Magnani, hoy prófugo de la justicia mexicana por el caso de Interjet. Ayer todos los demás presentes: Olegario Vázquez Aldir, Ricardo Salinas, Bernardo Gómez, Carlos Hank González, Daniel Chávez, Miguel Rincón y Sergio Gutiérrez.

AYER ALTOS HORNOS de México (AHMSA) informó a la Bolsa Mexicana de Valores que realizó el primer pago del acuerdo reparatorio de Alonso Ancira por la venta de la planta de AgroNitrogenados con supuesto sobreprecio. Fueron 50 millones de dólares de un total de 216 millones, números redondos. Hasta antes de que lo notificara al mercado había dudas respecto de dónde saldrían los recursos, pues de acuerdo con los estados financieros al mes de septiembre publicados, la acerera de Monclova no tenía en caja el suficiente efectivo para pagar ese primer tramo que tenía como límite para liquidarse el próximo 30 de noviembre.

FUERON DOS EVENTOS los que trastocaron los sistemas de Pemex, que dirige Octavio Romero. En Houston, la subsidiaria Pemex Procurement International (PPI) fue objeto de un ataque ransomware, el cual fue neutralizado para evitar que afectara las operaciones en México. Simultáneamente falló una planta de la CFE, que dirige Manuel Bartlett, lo que impactó a un centro de datos que tenía alojado precisamente la plataforma de SAP, que en efecto estuvo caído desde el viernes hasta ayer por la mañana.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

Sheinbaum, Ebrard y Monreal vistos por la IP
Uso faccioso de la FGR a favor de Pemex

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.