La Cuarta Transformación

La vasta red de Sergio Castro, el verdadero ‘Rey del Outsourcing’

Sergio Castro López fue el pionero en la implementación en el país de esquemas fiscales agresivos.

NACIDO EN OAXACA, en el seno de una familia humilde, Sergio Castro López, hijo del hojalatero Martín Castro y de Manuela López, egresado como contador público de la Universidad Regional del Sureste, es el verdadero ‘Rey del Outsourcing’.

Millonario gracias a su tenacidad, Castro López, el ‘Papi lindo’, fue el pionero en la implementación en el país de esquemas fiscales agresivos que facilitaron por casi dos décadas la evasión de impuestos a empresas, sindicatos y gobiernos de los tres niveles.

Ahora que su principal pupilo, Víctor Manuel Álvarez Puga, cayó en desgracia, el nombre de Castro López volvió a ponerse en la palestra pública así como sus orígenes, el despacho de donde salió y su mentor en los intrincados esquemas contables: Eligio Hernández.

El fundador de IDN lo llegó a tener todo: nombre, poder y mucho, mucho dinero. Amigo de políticos, desde presidentes municipales hasta secretarios de estado, pasando por gobernadores, secretarios de finanzas estatales, diputados, senadores, sindicatos y hasta de Los Legionarios de Cristo.

Asesoró financieramente a gobernadores como el oaxaqueño Ulises Ruiz y el poblano Mario Marín; también al excandidato a la gubernatura de Chiapas, el priísta José Antonio Aguilar Bodegas; al exdiputado panista y excontralor del gobierno de Puebla, Eukid Castañón, y al exsecretario de Finanzas de Quintana Roo, Juan Vergara.

Pero su mayor influencia la ejerció en su natal Oaxaca, durante la gestión del gobernador Gabino Cué, con quien en sociedad con Jorge Castillo Díaz, su operador político y financiero, se valieron de la relación con su mentor, Eligio Hernández, quien manejó a su antojo al secretario de Administración de ese gobierno, Alberto Vargas.

El ascenso de Sergio Castro López fue tan vertiginoso y opulento que todos querían estar con él, sobre todo muchachos de Oaxaca, Puebla y la Ciudad de México con no más aspiración en la vida que hacer dinero rápido. A cualquier estado o municipio que visitara, se hacía acompañar de un séquito de jóvenes apuestos.

Hasta ahora Castro López no ha sido el objetivo de la 4T, a pesar de que la Unidad de Inteligencia Financiera, que capitanea Santiago Nieto, le tiene abierto un expediente. No hay orden de aprehensión en su contra, como sí la hay en los casos de Álvarez Puga y Raúl Beyruti.

Sí es investigado por crear un gran número de oficinas a lo largo del país. En su red de intereses apunte a Federico y Gabriel Sada Bolaños en Oaxaca; Francisco López Aragón en Jalisco, y Germán Rosete López de Llergo en Monterrey.

En Cancún, a Jorge Alberto Galván García, en la Ciudad de México a Ricardo Rejón y a Anuar Estefan Garfias, director de Afiliación y Cobranza del IMSS, y en Campeche a Fabián Narváez, entre otros.

El SAT, que comanda Raquel Buenrostro, y la Procuraduría Fiscal de la Federación, que encabeza Carlos Romero Aranda, los tiene a todos en la lista negra.

O TODOS SON o todos se hacen. No es posible que cumplidas las primeras 48 horas de que una célula del crimen organizado incendiara la discoteque Baby´O de Acapulco, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo y, aún más, el presidente Andrés Manuel López Obrador, no estén enterados que se trató de una amenaza cumplida a la alcaldesa entrante, Abelina López. Días antes del atentado contra uno de los íconos del puerto, la morenista recibió un mensaje muy puntual: abstente de nombrar al capitán Maximiliano Serrano Pérez como titular de la Secretaría de Seguridad Pública. Los delincuentes, que estaban cómodos con la estructura policial de la alcaldesa saliente, Adela Román, le mandaron a la presidenta entrante el nombre de su gallo, que al final no fue. El ataque al Baby´O, propiedad de Eduardo Cesarman, fue un mensaje para el contraalmirante de la Marina, que vive a solo unas cuadras del icónico antro: en la Base Naval de Icacos, sede de la la Octava Región Naval, puesto que dejó apenas el jueves tras tomar protesta como nuevo encargado de la seguridad de Acapulco.

EL PRÓXIMO LUNES está programada la audiencia judicial de Ricardo Anaya ante el juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, Gustavo Aquiles Villaseñor. La gran interrogante es si el ex candidato presidencial por el PAN se enlazará vía zoom o dejará pasar la gran oportunidad de apalear a Emilio Lozoya Austin y a la 4T con el cúmulo de pruebas que tiene a su favor para desvirtuar la endeble imputación que le está haciendo la Fiscalía General de la República. Y es que a juzgar por los tres videos que publicó en twitter esta semana, el queretano tiene suficientes elementos para demostrar que el ex director de Pemex le tomó el pelo el fiscal Alejandro Gertz Manero. Pero su problema es que si no acude a la audiencia, toda su defensa será solo mediática y no la aterrizará jurídicamente. A sabiendas de la animadversión que le tiene Andrés Manuel López Obrador, el riesgo de que sea apresado como al ex senador Jorge Luis Lavalle también es muy alto. Por eso es como un volado.

EL DIRIGENTE PRIÍSTA en Oaxaca, Eviel Pérez Magaña, aprovechó la reciente visita que hizo a su líder nacional, Alejandro ‘Alito’ Moreno, para reunirse también con su amiga Ivonne Ortega, exsecretaria General del tricolor, y quien ahora es diputada federal por Movimiento Ciudadano. Eviel se promueve en el partido de Dante Delgado como el “mejor perfil”, a pesar de haber perdido la gubernatura como alfil del exgobernador Ulises Ruiz. Jugando a ser juez y parte, Pérez Magaña pretendía ser el próximo candidato del PRI para el gobierno de Oaxaca, sin embargo, ya sabe que no será, por eso el berrinche con tufo de traición a quienes lo pusieron y lo cobijan. Y todo a pesar de que su hija, Gabriela Pérez, sin ningún mérito ni militancia partidaria, hoy es diputada local plurinominal por el PRI. ¿Tanto piensa Eviel que vale políticamente? ¿Ya se le olvidó la sombra de la ‘Estafa Maestra’ que lo sigue luego de su cuestionado paso por la Secretaría de Desarrollo Social en el gobierno de Enrique Peña Nieto?

UNA CRUENTA LUCHA por el control de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) se vive en estos momentos, una primer batalla que perdió, por lo pronto, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell. Este jueves fue removida su principal alfil, América Azucena Orellana, la comisionada de Autorización Sanitaria, quizás la posición más importante y estratégica de ese regulador. Junto con ella salieron Maribel Bernal y Lamberto Osorio, directora de Autorizaciones de Comercio Internacional y subdirector de Importaciones y Exportaciones, respectivamente. Esta terna tenía el control de los medicamentos controlados, como psicotrópicos, potenciales estupefacientes. Ante el cese de que fueron objeto, se temió que se llevaran documentos. Por eso la intervención de elementos de la Marina. Todo un escándalo en el organismo que dirige Alejandro Svarch.

EL PRESIDENTE ANDRÉS Manuel López Obrador deberá enviar a principios de noviembre la terna de candidatos a relevar al ministro José Fernando Franco, quien concluye su periodo de 15 años en el mes de diciembre. Desde ahora se cruzan apuestas de quiénes podrían ser incluidos en la corta lista del inquilino de Palacio Nacional. Dicen los cercanos al círculo del tabasqueño que será una terna de mujeres, que de confirmarse, sería la tercera que se integra a la Suprema Corte de Justicia en tres años, si considera a Margarita Ríos-Farjat y a Jasmín Esquivel Mossa, propuestas por el líder de la 4T. Los tres nombres que empiezan a sonar son los de Loretta Ortiz y Verónica de Gyvés, que quizás no llamen a la sorpresa. Pero la novedad sería el de María de la Luz Mijangos, la actual Fiscal Especializada en materia de Combate a la Corrupción.

COLUMNAS ANTERIORES

CFE y Hacienda, los pleitos por los dineros
A la caza de los Manceristas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.