Confidencial

No para Ramírez de la O en Washington

Rogelio Ramírez de la O tuvo reuniones con las calificadoras más importantes del mundo y tomó parte de la reunión ministerial del G20.

Ayer siguió con su intensa agenda en las reuniones del FMI y el Banco Mundial en Washington, el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O. Tuvo reuniones con las calificadoras más importantes del mundo y tomó parte de la reunión ministerial del G20. También estuvo con inversionistas y asistió a un encuentro con Semafor, un influyente medio especializado en negocios. En sus intervenciones, el secretario enfatizó que, de cara al cambio de gobierno, nuestro país tiene finanzas sanas y habrá una transición ordenada. Reiteró que una vez concluidas las grandes obras de infraestructura de esta administración, el gasto público se nivelará y será posible disminuir el déficit sin que se tenga que recortar el gasto. El titular de Hacienda regresa mañana por la noche de la capital estadounidense ya que el viernes estará en la Convención Bancaria de Acapulco.

Juicios políticos, pura pirotecnia

Muy tranquilos se mostraron ayer los presidentes de las comisiones de Gobernación, Alejandro Moreno, del PRI, y de Justicia, Fernando Macías, del PAN, frente a los anuncios de las solicitudes de juicio político que llegarán contra la presidenta de la Corte, Norma Piña, y el exministro Arturo Zaldívar. Como presidentes, ambos, de la Subcomisión de Examen Previo, encargada de dictaminar la procedencia de estas demandas, se vio que no les corre ninguna prisa. “Hay que poner atención en los problemas del país, no en atentar contra el Poder Judicial”, anticipó Alito. Además, la ley dice que los asuntos se analizarán “en el orden en que hayan sido presentados”, y la lista de los pendientes es larga, así que hoy todo es pura pirotecnia.

Primor yucateco

Con la novedad que la candidata presidencial de Morena, Claudia Sheinbaum, quien tanto critica a su contrincante Xóchitl Gálvez por ser la candidata del PRIAN, se reunió para cenar, durante su gira por Yucatán, nada menos que con la familia del connotado priista Víctor Cervera Pacheco, fallecido exgobernador de esta entidad. La cita fue con su viuda Amira Hernández Guerra y con sus hijos Víctor y Felipe Cervera Hernández, quienes, con una fotografía con la candidata publicada en las redes sociales, hicieron pública su adhesión al movimiento de la llamada “cuarta transformación”.

El perdón de Monreal

En medio de la discusión de la reforma que acota la figura del amparo para que no se frenen leyes impugnadas, el senador del Grupo Plural Germán Martínez cuestionó a Ricardo Monreal si no consideraba un exceso hablar de ‘dictadura de togas’ cuando el morenista se ha visto beneficiado por suspensiones judiciales. El michoacano le recordó que, con suspensiones, un juez evitó que “la vergonzosa Layda Sansores” lo calumniara en los Martes del Jaguar. “A la compañera Layda Sansores ya la perdoné, somos amigos de partido y hay de todo en la viña del Señor”, atinó a responder el legislador zacatecano, entre risas.

Cuestión de simetrías

Hay voces que piden que el ministro en retiro Arturo Zaldívar se separe de la campaña de Claudia Sheinbaum por la admisión de una queja anónima aun cuando no es servidor público. Pues, por simetría, en el mismo sentido tendrían que exigir que renuncie Norma Piña a la Corte. Desde su posición de ministra presidenta, ella sí puede influir en las investigaciones, mientras que Zaldívar ya no es servidor público. Cosas de la polarización.

Desatienden el teléfono rojo

Vaya regañiza la que le espera al general Raúl Manzano Vélez, encargado del viaducto elevado de Tijuana, Baja California, pues ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió –en plena mañanera– que lo comunicaran con él para conocer el avance de la obra, pero el militar no contestaba. El funcionario devolvió la llamada más de una hora después, cuando incluso el Presidente ya había repetido tooooda la reunión de la Celac.

COLUMNAS ANTERIORES

Plan de Morena ‘contra fraude’
Todo queda en familia… pero enfrentada

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.