Confidencial

Nieto, nuevamente en la contienda

Además de Santiago Nieto, los políticos que también recuperaron su candidatura fueron los emecistas Alberto Esquer Gutiérrez y Eliseo Fernández Montúfar.

Siguen definiéndose las candidaturas impugnadas. Ayer, el TEPJF determinó ‘devolver la sonrisa’ a varios personajes de la política a quienes autoridades electorales locales sacaron del camino por un escaño en el Senado. Entre los políticos que recuperaron su candidatura están los emecistas Alberto Esquer Gutiérrez y Eliseo Fernández Montúfar, quienes compiten por Jalisco y Campeche, respectivamente, y el morenista Santiago Nieto Castillo, aspirante a senador por Querétaro. Los tres festejaron en redes sociales y hasta subieron videos retomando sus respectivas campañas.

Menos burocracia, más seguridad a candidatos

En una encerrona privada con los consejeros electorales, diputados federales de todos los partidos demandaron ayer en el INE que haya “más seguridad y menos burocracia” para el trámite de las solicitudes de seguridad para los candidatos a diputados y senadores que andan en campaña. Por acuerdo unánime, en el seno de la Jucopo, plantearon en la sede de la autoridad electoral “menos requisitos, menos burocracia”. Y los líderes parlamentarios fueron más allá, pues pidieron “suspender la elección” donde no haya condiciones de seguridad. Todo lo firmó también el jefe de la bancada de Morena, aunque el Presidente diga que “todo está tranquilo” en el país.

Las propiedades del Huacho

Ahora que anda en boga lo de ventilar propiedades no declaradas de las y los candidatos a los gobiernos estatales, el que ya anda acusando “guerra sucia” es el morenista Joaquín Díaz Mena, en campaña por la gubernatura de Yucatán. La queja del Huacho da cuenta de que sí resintió el golpe de lo publicado recientemente sobre sus bienes inmobiliarios, que ascenderían a 34 millones de pesos. Y es que, si bien el aspirante guinda declaró tener sólo una casa en Mérida, el Registro Público lo señalaría como propietario de dos ranchos ganaderos y cuatro construcciones urbanas. Sería bueno que, además de quejarse de ataques, demostrara con documentos si es o no dueño de dichos inmuebles.

Dos versiones sobre el agua contaminada

A unos días de que el gobierno de la capital dijera que no había problema con el agua en la alcaldía Benito Juárez, esto ante las constantes críticas de vecinos por un fuerte olor a gasolina, el jefe de Gobierno, Martí Batres, ya reconoció que siempre sí, y hasta cerraron el punto donde se contaminó todo. Una de dos, o mintieron al decir que habían revisado el sistema de agua y no habían encontrado un problema, o sí lo revisaron y dieron una declaración falsa de que no había problemas. Preocupante en cualquiera de los dos casos.

Con la espada desenvainada

Xóchitl Gálvez llegó especialmente picante ayer al Expansión Mujeres Summit. Desde este foro, insistió en su denuncia al exesposo de Claudia Sheinbaum, Carlos Ímaz, de quien recordó que todos lo vieron tomar bolsas de dinero. Al mismo tiempo se separó de las empresas de su esposo, que también ha reconocido que tienen contratos con el Inai. Dijo que la diferencia está en que uno paga impuestos y el otro se embolsa fajos de billetes. Ya encarrilada, se lanzó contra Olga Sánchez Cordero, de quien dijo que fue un “florero” mientras estuvo al frente de Gobernación. Lo bueno es que dijo le tiene mucho cariño… ¡Imagínese si no!

Llaman a Xóchitl a volver a defensa de valores

Hay quienes piden a Xóchitl Gálvez que vuelva a los planteamientos que la hicieron fuerte. La defensa que al inicio hacía de la vida, la verdad y la libertad ha sido ciertamente su momento discursivo más notable. Y no sólo por ser un argumento sólido, sino por tratarse de tres valores compartidos por todos los mexicanos y que hoy están siendo amenazados desde el poder. ¿Atenderá la candidata las observaciones de quienes la impulsan? Bien haría al menos en considerarlo.

COLUMNAS ANTERIORES

Plan de Morena ‘contra fraude’
Todo queda en familia… pero enfrentada

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.