Confidencial

El acuerdo del SPR con Cuba

Con los ataques a la libertad de prensa, los encarcelamientos de periodistas y los exilios de comunicadores de la isla dan motivos para sospechar de ese pacto.

El presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, Jenaro Villamil, tuvo a bien firmar un acuerdo con Onelio Castillo Corderí, vicepresidente del Instituto de Información y Comunicación Social de la República de Cuba. El convenio está “encaminado al desarrollo de actividades conjuntas en materia de radiodifusión y plataformas digitales”. Con un país democrático el acuerdo sería de lo más normal, pero los ataques a la libertad de prensa, los encarcelamientos de periodistas y los exilios de comunicadores de la isla –documentados por el Comité para la Protección de Periodistas– dan motivos para sospechar de ese pacto. Pero, la verdad, a estas alturas, ni quién se sorprenda.

¿Y los datos del repunte de covid?

A pesar de que ayer, como todos los martes, tocaba la sección de Pulso de la Salud, y pese al alza en contagios de covid-19, el presidente López Obrador dedicó la apertura de su mañanera para que el Ejército se luciera con sus logros para el desarrollo de la nación, tales como el Tren Maya y el AIFA. Y cómo no ensalzar la imagen del Ejército, si quiere ser ‘manchada por un puñado de conservadores desde el Poder Judicial’, ¿verdad? Como sea, el punto es que la información sobre el repunte de casos de covid puede esperar para mejor ocasión.

La acotación de mister Ken

A su salida de Palacio Nacional, tras su encuentro con el Presidente, los congresistas estadounidenses y la canciller accedieron a dar breves declaraciones. El demócrata Henry Cuellar lo hizo en español. De pronto, de manera súbita, el embajador Ken Salazar intervino en el ‘chacaleo banquetero’ sólo para hacer una halagadora acotación: “México tiene una bendición grande con la canciller Alicia Bárcena”. La sonrisa de la secretaria se pintó ligeramente de rubor.

El estilo ‘4T’, ganar a los de enfrente con los suyos

Bien lo dijo ayer Mario Delgado: “Para ganar necesitamos quitarle a los de enfrente gente que quiera participar con nosotros”. Primero Jorge Carlos Ramírez, luego Rommel Pacheco, y así muchos otros. Y ayer fue la priista guanajuatense Bárbara Botello, quien de ser una de las duras críticas del morenismo, será ahora la candidata guinda a la alcaldía de León, municipio que gobernó con el emblema tricolor. Eso sí, ello “no quiere decir que Morena se va desdibujar ni va a cambiar de ideología”, aclaró Delgado. ¿Será?

La carta a la ministra

Una vez más, aquello de que ‘el Ejecutivo ya no es el poder de los poderes’ y no busca ‘tirar línea’ al Judicial, quedó en entredicho. Pronta y expedita, la secretaria de Gobernación, Luisa María Alcalde, compartió la carta enviada a la ministra presidenta, Norma Piña, en la que “le advertimos del riesgo de modificar las medidas cautelares” a los militares involucrados en el caso Ayotzinapa. ¿Pensaba acaso que la ministra iba a presionar a jueces y magistrados para mantener a los ocho militares en prisión? ¿No era más fácil pedirle a la FGR que justificara el motivo por el cual los soldados debían permanecer en prisión? Sólo es pregunta.

‘Revientan últimas amarras’ en el PRD

Lo admiten diputados del PRD. Advierten que “se revientan las últimas amarras” en el partido. Comentan y se lamentan por cómo “tronaron Jesús Zambrano y Silvano Aureoles”. A ello se suma –señalan– las “inconformidades de Miguel Ángel Mancera, Luis Espinosa Cházaro, Víctor Hugo Lobo…”. Dicen que, por eso, en San Lázaro, en el Senado y en el Congreso de la CDMX, “ya no hay buenas correas de comunicación” con el partido. Duro pegaron las palabras de Aureoles: “La ausencia de lealtad se llama traición. A quien hace acuerdos por debajo de la mesa para obtener un beneficio personal, se le llama traidorzuelo”. Ándale.

COLUMNAS ANTERIORES

Los Ángeles Azules en el Zócalo
Siempre hay un tuit… y un debate

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.