Confidencial

Ese apoyo… ¿sí se ve?

Jesús Ramírez, Bertha Alcalde, Martí Batres, Ernestina Godoy… son sólo algunos de los personajes que acudieron a la ceremonia con la cual se recibió a Lenia Batres.

Raquel Buenrostro, Román Meyer Falcón, Miguel Ángel Maciel, María Estela Ríos, César Yáñez, Jesús Ramírez, Bertha Alcalde, Martí Batres, Ernestina Godoy… son sólo algunos de los personajes que acudieron a la ceremonia con la cual se recibió a Lenia Batres como ministra de la Suprema Corte. Para algunos, expresiones como ésta dejan claro de qué lado está la nueva integrante del máximo tribunal; para otros, se trata de una deferencia que tendrían con cualquier nuevo ministro. Para la propia Batres, que se autoproclamó “ministra del pueblo”, éste le habrá quedado a deber, pues ‘mucho pueblo’ no se veía precisamente por allí.

Llegó la ‘austeridad republicana’

Y si bien la nueva ministra arrancó con fuertes críticas a la Corte, quienes ya sufrieron, en los hechos, su particular visión fueron los trabajadores que la apoyarán, pues si bien conservarán su empleo, tendrían que firmar un papel en el que renuncian a bonos, seguro de gastos médicos y prestaciones adicionales (prima vacacional, apoyo para lentes en caso de necesitarlo, estímulo del Día de la Madre, etcétera). Únicamente nómina, aguinaldo y afiliación al ISSSTE podrán conservar. “En contra de los privilegios del Poder Judicial”, encabezaría, palabras más, palabras menos, el documento. A ver quién se queda con la nueva jefa.

Magistrado del TFCA, en aprietos judiciales

Quien está en aprietos judiciales es Alan Eduardo González Zebadúa, magistrado del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCA), sobre quien pesa desde noviembre una orden de aprehensión por fraude por 130 millones de pesos. El magistrado no ha sido detenido ya que obtuvo una suspensión de amparo, pero es provisional, y será el miércoles próximo cuando se determine si le dan la suspensión definitiva o le revocan la suspensión; en este último supuesto podría ser detenido. Estaremos atentos a lo que resuelvan los jueces.

Choque de egos… y de soberbias

La aguerrida alcaldesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, mostró la guerra de egos y de soberbias que mantiene con el frente opositor de Alito Moreno, Marko Cortés y Jesús Zambrano. Les pidió a los dirigentes partidistas que “dejen de lado su soberbia” para que puedan ganar las elecciones de 2024, pero, con la misma soberbia, les advirtió que para ganar “me necesitan a mí”. “Yo no los necesito a ustedes, porque yo soy sola, pero ustedes necesitan a Sandra Cuevas”. Y de paso dio un raspón al panista Santiago Taboada, candidato opositor a la Jefatura de Gobierno: “No llena sus eventos, no conecta con la gente, porque sencillamente no tiene el perfil; con eso se nace. O eres del pueblo, o eres del barrio o no lo eres”. Andaba inspirada.

AMLO adelanta su ‘testamento político’

Inspirado en los actos conmemorativos del centenario de la muerte de Felipe Carrillo Puerto, desde Palacio Nacional el Presidente ya adelantó parte de lo que será su “testamento político”. En su mañanera comentó que hará pública su última voluntad, en su momento, consistente en que “no quiero que le pongan mi nombre a ninguna calle, a ningún parque, que no me hagan ningún monumento, que no le pongan mi nombre a ningún ejido, a ninguna colonia, a nada”. Pero por lo pronto ya un alcalde yucateco lo nombró “héroe nacional”, así que no se ve fácil que le hagan caso.

Vapeadores y ‘la mamá del diablo’

Y en la misma larga mañanera –que otra vez superó las tres horas–, López Obrador informó que otra de sus metas es, antes de terminar su gobierno, enviar una iniciativa de “nueva ley” para prohibir la venta de vapeadores. Reprochó que son cosas “horrendas” y un exceso del “mercantilismo”. Recordó que el ministro Javier Laynez echó abajo el decreto que prohibía la venta de estos dispositivos “con el argumento de que iba en contra del libre comercio, cuando está demostrado que destruyen los pulmones”. Lo que pasa –criticó– es que “el dinero es la mamá y el papá del diablo” y sostuvo que “el dinero no es la felicidad”.

COLUMNAS ANTERIORES

Muy confiados, ya hasta trabajan en revisión del T-MEC
Ramírez de la O, a todo en Washington

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.