Confidencial

Alcaldesa cuestionada ahora busca un escaño

Norma Otilia Hernández Martínez solicitó licencia a su cargo de alcaldesa de Chilpancingo, Guerrero... pero no por haber sido captada en una reunión con un presunto líder criminal, sino ¡para buscar un escaño en el Senado!

Lo que es apostarle al olvido, o más bien pecar de cinismo… Resulta que Norma Otilia Hernández Martínez solicitó licencia a su cargo de alcaldesa de Chilpancingo, Guerrero... pero no por haber sido captada en una reunión con un presunto líder criminal –encuentro que ella misma reconoció y alegó que fue fortuito–, sino ¡para buscar un escaño en el Senado! “He pedido una licencia por el proceso interno de Morena para candidaturas a senadurías, que es alrededor de un mes, más o menos, pero puedo regresar después, mientras tanto este gobierno seguirá trabajando a marchas forzadas”, dijo la política guinda. Sí, se trata de la misma que, al día siguiente del azote del huracán Otis, tuvo a bien celebrar, hasta con fuegos artificiales, su segundo Informe de Gobierno. Desvergüenza, le llaman en el pueblo sabio.

¿Acaso en la GAM el 26 de diciembre es festivo?

Y si el expriista y ahora convertido al morenismo Adrián Rubalcava pudo, ‘por qué yo no’, seguramente pensó el alcalde de Gustavo A. Madero, Francisco Chíguil. Igual que su homólogo de Cuajimalpa, el funcionario no sólo participó, sino que organizó, en día y horario laboral, un mitin proselitista en favor de la virtual candidata presidencial de Morena, Claudia Sheinbaum. A él tampoco le vengan con que la ley es la ley. Por cierto, llamó la atención que en primera fila estaba Beatriz Rojas, la esposa de Chíguil y quien busca sucederlo en el cargo, pero deberá enfrentarse al senador César Cravioto, quien estaba también entre los presentes.

Lagunas jurídicas

Parece que a la flamante ministra de la Corte Lenia Batres se le olvidó que un tribunal federal no se puede meter en asuntos privados. Después de que compartió en sus redes sociales una demanda que presentó por daño moral, esto tras señalamientos de que presuntamente no pagó su renta, rápido salieron usuarios –entre ellos algunos juristas– a demostrarle que este recurso ya había sido rechazado por improcedente.

Los reclamos de Kenia

La jefa de la oficina de Xóchitl Gálvez, Kenia López Rabadán, se buscó un nuevo pleito, ahora con uno de los consentidos de la ‘4T’. A través de su cuenta de X, le exigió a Epigmenio Ibarra que deje a la precandidata opositora en paz. “¿Y si en lugar de estar obsesionado con la próxima presidenta de México, pagas los 150 millones de pesos que te dio AMLO?”, soltó al recordar el préstamo que recibió el productor por parte del gobierno. Y en lugar de andar buscando pleitos, ¿no sería mejor que la senadora con licencia se ocupe de posicionar mejor a su virtual candidata?

Exceso de horas de vuelo

Aunque no lo dijo con esas palabras, el presidente López Obrador dejó entrever que fue cansada la semana pasada, pues estuvo lleno de actividades en la Ciudad de México y otras entidades, y por ello decidió ya no inaugurar Mexicana, abordando el primer vuelo. “Porque he estado viajando mucho, bastante”. Además, comentó que tiene mucho trabajo, pues el 2 de enero entregará su último libro a la editorial Planeta.

Campaña invernal

Ante el recrudecimiento del clima frío, el jefe de Gobierno, Martí Batres, entregó ayer mil cobijas y kits de ropa de invierno a familias de bajos ingresos de la Sierra de Santa Catarina, en la alcaldía Iztapalapa, con el objetivo de protegerlas de las bajas temperaturas que se presentan en las zonas altas de capital. De acuerdo con el funcionario, también se apoya a los habitantes de Milpa Alta, Xochimilco, Tlalpan, Magdalena Contreras, Álvaro Obregón y la Sierra de Guadalupe en Gustavo A. Madero. Es, sobre todo, para proteger a la población, no vaya usted a creer que es proselitismo con apoyos sociales en plena época de precampañas. Nada de eso.

COLUMNAS ANTERIORES

Reclama FBI a México por cooperación antinarco
Nieto, nuevamente en la contienda

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.