Confidencial

Resbalón literario

Xóchitl Gálvez tuvo que tomar un ejemplar de su propio libro biográfico y revisar la portada antes de poder decir el título: ‘Soy cabrona y media’.

La FIL siempre ha sido un espacio complicado para los candidatos presidenciales. Se ve que Xóchitl Gálvez se preparó… pero a medias. Si bien sí pudo contestar la pregunta de los tres libros que le han marcado la vida (La muerte tiene permiso, de Edmundo Valadés; Arráncame la vida, de Ángeles Mastretta, y Demasiado amor, de Sara Sefchovich), cuando le preguntaron por su propia biografía –escrita por Raciel Trejo– tuvo que tomar un ejemplar y revisar la portada antes de poder decir Soy cabrona y media. ¿Será que ya no se acordaba de eso?

‘Piropo’ a la oposición

En el Senado, la consejera jurídica de la Presidencia de la República, María Estela Ríos González, destacó por su “honestidad”, al comparecer en la Comisión de Justicia. Y es que la funcionaria del gobierno federal, propuesta para ser ministra, no sólo reconoció –con todas sus letras– que es “afín” a la 4T, sino además lanzó un piropo al senador panista Damián Zepeda: “Quiero decirle que sé que tiene usted admiradoras, por su inteligencia”…

Incongruencia naranja

A Jorge Álvarez Máynez le llovieron quejas. Después de haber acusado al expresidente Fox de violencia contra Mariana Rodríguez, diferentes usuarios le cuestionaron por qué había guardado silencio con el caso de Indira Kempis, a quien no dejaron pasar en MC para competir por la precandidatura presidencial. De doble rasero lo acusaron.

Revive pugna Senado-ministros

El planteamiento del ministro Alberto Pérez Dayán de destituir a senadores por desacatar las resoluciones de la Corte al no nombrar a tres comisionados del Inai, ayer mismo recibió respuesta de parte del todavía presidente de la Jucopo, Eduardo Ramírez. El legislador soltó que “no puede destituirse a un senador, salvo que sea por causa grave o que haya cometido un delito”. Para el chiapaneco, “es un comentario fuera de lugar” de parte del ministro. Eso no fue todo, además criticó que “la Corte deja en libertad a delincuentes”, motivo por el cual los ministros deberían “ser llamados a juicio”. ¿Subirá el tono del enfrentamiento?

Mier, ¿sigue dolido?

Parece que el aspirante morenista perdedor al Palacio de Gobierno de Puebla, Ignacio Mier, no deja de respirar por la herida. Arremetió contra los resultados del gobierno del finado góber Luis Miguel Barbosa y de su sucesor, Sergio Salomón Céspedes, al acusar que, “en los últimos años, el estado ha vivido en la incertidumbre política, afectando el desarrollo, la generación de empleo y la cohesión social”. Tan es así que prometió que “yo voy a estar pendiente de Puebla”. Y eso que ya estaba tranquilo.

La inmunidad de un exsecretario de Murat

Tanta inmunidad habrá comprado quien fuera el secretario de Finanzas de Alejandro Murat en Oaxaca, Vicente Mendoza Téllez Girón, para que continúe en el servicio público, a pesar de que existen pruebas en Contraloría de que mandó a alterar el sistema para ajustar a modo su declaración patrimonial, misma que no coincide con lo que ha amasado. Y es que resulta que el personaje que se sirvió del dinero de los oaxaqueños para costearse viajes, además de lujos y gastos de escuelas de sus hijas en el extranjero, ahora trabaja en el equipo de la gobernadora Mara Lezama en Quintana Roo, por recomendación del llamado ‘Niño Verde’. Lo cierto es que ha de sentir que no la trae consigo, pues desde antes que iniciara la administración de Salomón Jara, buscó obtener fuero por la vía de Alito Moreno, pero, por más que dispuso del dinero de las arcas públicas, no le alcanzó para que le cumplieran con una diputación, así como tampoco lo logró con el dueño del Partido Verde, que lo más que pudo concederle fue conseguirle trabajo. La pregunta ahora es qué tanto compromiso tendrá el gobernador Jara con Téllez Girón como para que no sea llamado a cuentas. Ya veremos.

COLUMNAS ANTERIORES

Listos para la CDMX ¡55 debates!
Taddei, bajo la lupa

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.