Confidencial

Corcholatas del PRI, a escena

Durante el evento Diálogos por México, algunos priistas que han expresado su intención para ser candidatos a la presidencia de 2024 hablarán de su visión en temas como seguridad, economía y salud.

‘Sin querer queriendo’ y en medio de una marcada división interna, el PRI pondrá en escena a sus corcholatas rumbo a 2024. En un acto denominado Diálogos por México, los días 17 y 18 de octubre llevará a la sede de su partido a Beatriz Paredes, Enrique de la Madrid, Alejandro Murat y Alfredo Del Mazo, “para exponer su visión de los temas de la agenda nacional y global”. Estos priistas han expresado y han sido impulsados por sectores del tricolor para ser eventuales candidatos presidenciales. También aparecen en la lista personajes como José Ángel Gurría, Miguel Ángel Riquelme, Omar Fayad, Ildefonso Guajardo, entre otros. Seguridad, economía y salud serán los temas.

Creel confirma, va ‘por la grande’

“¿Que si tengo aspiraciones? ¡Claro que tengo!, ¿por qué no lo voy a decir? ¡Por supuesto que tengo, no hay que esconderlo! Si no las tuviera no estaría aquí”, confirmó ayer el panista. Ante las acusaciones del líder de Morena San Lázaro, Ignacio Mier, replicó: “No debe ser a la antigüita, en mi caso soy directo y claro: sí es sí, no es no; nada de que no quiero y no puedo contestar”. Y fue más allá: “Y que nadie se sorprenda, mis aspiraciones las tenía desde antes de que me eligieran presidente de la Cámara de Diputados, todos lo sabían…”.

Descortesías al invitado

En el Senado, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O, sufrió ayer más de una descortesía. El funcionario primero tuvo que esperar más de dos horas para comparecer como parte de la glosa del Informe. “Es una falta de cortesía, hubiéramos puesto el debate después de la comparecencia”, lamentó Ricardo Monreal tras un acalorado debate sobre la elegibilidad de Américo Villarreal a la gubernatura de Tamaulipas. Después, Ramírez de la O compareció prácticamente en soledad, pues la mayoría de los senadores brilló por su ausencia. Ante el pleno casi vacío, la panista Xóchitl Gálvez ironizó: “Si usted fuera corcholata esto estuviera bien lleno de parte de Morena, pero como no, ni modo, no les interesó venir”.

Escala polarización

En el Senado, las fricciones entre la panista Lilly Téllez y el morenista José Narro Céspedes cada día escalan más, ya que del pleno se han trasladado a los pasillos de la sede de la Cámara alta. Ayer, ambos legisladores se cruzaron cerca de la entrada al pleno e intercambiaron descalificaciones. En un video que se hizo viral, se escucha a la sonorense decirle al zacatecano: “Tienes la cola larga, la boca sucia y las manos sucias. Tú, Américo y tu bancada. ¡Narcosenador!”. Y es que Téllez ha declarado que tanto Narro como Américo Villarreal sostienen presuntos nexos con el crimen organizado.

Se les fue el WiFi…

Ahora resulta que, por falta de internet, la sesión en la Cámara de Diputados se tuvo que suspender. Ya ni porque era sesión híbrida se preocuparon por tener las mínimas condiciones para que los diputados pudieran votar a la distancia. Se ve que la tecnología no es lo suyo, o que eso de “internet para todos” no aplica en San Lázaro…

Monreal respalda a Américo

Vaya polémica la que se dio ayer sobre la licencia de Américo Villarreal en el Senado, y es que si bien es cierto que estuvo bien asesorado en los trámites que debió presentar, fue Ricardo Monreal, quien mostró que Américo no estaba impedido a asumir la gubernatura. Una vez que el zacatecano despejó la duda de que no aplica el argumento panista de que el senador morenista no podría tomar el cargo de gobernador de Tamaulipas tras su reincorporación y desincorporación por unos días a su escaño, aclaró que lo que mandata la Constitución de esa entidad es pedir licencia a cualquier cargo público 120 días antes de las elecciones.

COLUMNAS ANTERIORES

Prisas y desorden en el INE
El subgobernador Mejía confirma la tendencia

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.