Colaborador Invitado

La inclusión en los seguros, con i de imprescindible

Los seguros de vida y salud proveen seguridad financiera y garantizan el acceso a la atención médica, brindando tranquilidad a las personas y a las familias.

Kaspar Mueller, President Reinsurance Latin America

Covid-19 nos enseñó, lo vulnerable que puede ser la salud y la importancia de estar preparados ante lo inesperado. Por desgracia, más del 50 por ciento de las necesidades financieras del mundo carecen de protección en caso de que el principal proveedor de la familia fallezca.

¿Por qué tantas familias viven sin un seguro de vida y de salud? ¿Los presupuestos familiares están muy ajustados? ¿Conocen las familias el impacto que resultaría el tener o no tener un seguro de vida y de salud? La realidad es que la educación juega un rol importante, pero es aún más importante que, si las re/aseguradoras y los gobiernos quieren que exista más gente protegida, tenemos que enfocarnos en la inclusión.

Existen tres variables cuando hablamos de seguros inclusivos: disponibilidad –la existencia de productos y planes de protección–; accesibilidad –las herramientas desarrolladas para conectar los productos de seguros con los compradores y asequibilidad –productos con precios razonables y primas para todo tipo de compradores.

Conforme al último reporte del Swiss Re Institute, “El radar de inclusión de los seguros de vida y salud”, en el que se analizaron 16 mercados avanzados y emergentes alrededor del mundo, se identificó que México enfrenta distintos retos en materia de asequibilidad. La investigación demostró que existe una falta de bienestar económico general en la sociedad y que la normativa dificulta que buena parte de la población pueda pagar un seguro.

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) ha precisado que en México la tasa de cobertura del seguro de vida y salud ha aumentado un 60 por ciento en la última década. Consecuentemente, al 2021 menos del 10 por ciento de la población mexicana tenía un seguro médico.

Por otro lado, México se beneficia de una alta participación de mercado con múltiples canales de distribución como Internet, tiendas departamentales, compañías operadoras de telefonía celular, aerolíneas y tiendas de conveniencia. Lo anterior representa una verdadera ventaja para la población al poder acceder a un producto que puede ajustarse a sus necesidades por medio de servicios y plataformas con los que interactúan día a día.

Hoy en día, la mayoría de las familias piensan en contratar una póliza de seguro cuando ya es demasiado tarde y cuando ya se enfrentaron a una situación que los puso en un estrés mental y económico, al mismo tiempo. Por ejemplo, enfermarse de cáncer en México, puede costarle a las familias hasta dos millones de pesos al año, lo cual probablemente lleve a la mayoría de ellas a la quiebra si no tienen un seguro.

Como industria, no podemos ignorar el hecho de que nuestra sociedad necesita estar mejor informada y educada respecto a la importancia de tener un seguro de vida y/o de salud.

Para crear y lograr productos de seguros de vida y salud más inclusivos, es clave la colaboración entre el sector reasegurador y asegurador. Estas alianzas ayudarán a impulsar la digitalización de la oferta, hacerla más personalizada y permitir que llegue a una población más amplia. El aumento de la diversidad en los canales de distribución transformará de manera orgánica los seguros de vida y salud en productos que sean más fáciles de comprar y entender para las familias. Lo anterior, también significa que las familias en México estarán mejor protegidas antes de enfrentar un evento difícil.

Los seguros de vida y salud proveen seguridad financiera y garantizan el acceso a la atención médica, brindando tranquilidad a las personas y a las familias.

Las re/aseguradoras y los gobiernos debemos trabajar juntos para encontrar la manera de hacer que los seguros estén más disponibles, accesibles y asequibles para todos en México.

COLUMNAS ANTERIORES

Claudia, Marcelo, Trump y China
El adiós a Biden

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.