Colaborador Invitado

México, ante la oportunidad y el desafío del futuro

Las administraciones políticas de diferentes corrientes ideológicas no han logrado abatir la pobreza y frenar la desigualdad.

El mundo está en problemas. La guerra, la pobreza, la migración, el desgaste del modelo económico, la crisis moral y política, la pandemia y la inseguridad son fantasmas que recorren la Tierra.

A pesar de este delicado síndrome de descomposición y depredación humana, debemos levantar el ánimo y la vista, y buscar las posibilidades de una salida venturosa. Dejemos a los pesimistas ocupados en sus miedos, la confusión, el encono y en el debate infructuoso de la confrontación.

Rompamos el cascarón que aprisiona el alma e impide visualizar el horizonte. Las crisis de gran calado generan, al final, esperanzas luminosas y un nuevo despertar. La confrontación bélica realineará a las potencias hegemónicas; estamos ante un nuevo reagrupamiento de las fuerzas mundiales, guerra fría, cuyas modalidades, características y expresiones apenas enseñan su rostro.

Los gobiernos nacionales del mundo actual están ante un reto insospechado, obligados a evitar el naufragio para atracar en buen puerto: sacudir el pesado fardo del pasado y del presente, y dar paso a la imaginación creativa y la inducción tecnológica.

En México, las administraciones políticas de diferentes corrientes ideológicas no han logrado abatir la pobreza y frenar la desigualdad. Hemos construido un país de grandes contradicciones sociales: millones de seres humanos en pobreza extrema y la presencia de los hombres más ricos del mundo. Regiones prósperas y zonas en el desamparo. No hemos sabido qué hacer con México; nuestro crecimiento económico depende del exterior, de los grandes consorcios internacionales y no nos hemos responsabilizado del México olvidado, sin oportunidades y sin esperanzas. Hemos sido incapaces de mitigar la indigencia y el desamparo social.

A la propuesta del presidente López Obrador de apoyar a Centroamérica, que hasta ahora no ha tenido respuesta positiva, se debe sumar y proponer al presidente Biden y al primer ministro Trudeau un plan piloto de desarrollo demostrativo para Chiapas, como instrumento inicial de ensayo de nuevas políticas públicas y programas, y un nuevo modelo económico y político.

Es momento de aprovechar la oportunidad y el espacio que abre la guerra comercial y tecnológica de China para que el presidente López Obrador, en forma conjunta con Estados Unidos y Canadá, opere en Chiapas un plan piloto similar al del presidente Kennedy de la Alianza para el Progreso, que por efecto, demostración pueda multiplicarse en otros estados pobres del sureste y en Centroamérica.

Un gran programa de facilitación de inversiones privadas y públicas, ensambladoras y factorías conectadas al Tratado de Libre Comercio. Abrir un nuevo territorio comercial, incluso un nuevo tratado con todas las facilidades y subsidios para estimular ocupación e ingreso, y paliar la migración de nuestra gente al norte.

La geopolítica nos favorece. Aprovechemos las ventajas comparativas de Chiapas. A los tres países, Estados Unidos, México y Canadá, les convendría firmar este plan piloto como muestra de compromiso para proteger su ámbito de resguardo económico y para poner en juego un nuevo modelo de desarrollo regional. Destinar fuertes cantidades de dólares a crear infraestructura de comunicaciones y de servicios que hagan atractiva la inversión múltiple y reactiven la economía. Desarrollo turístico, sistemas de riego, carreteras modernas, gasoductos, energía eléctrica barata, fábricas múltiples para la exportación. Por supuesto, respeto a la ley y a la propiedad privada, seguridad garantizada.

En caso de que no se interesen nuestros socios, estudiar la posibilidad de construir un acuerdo comercial con China para echar a andar este plan piloto en el estado de Chiapas, «se negocia en posición de fuerza».

Los nuevos tiempos exigen imaginación, arrojo, destreza e inteligencia política. El gobierno tiene la oportunidad, la coyuntura política y la fuerza para convertir esta idea en motor para bien del país. Sería un buen legado de López Obrador para Chiapas.

COLUMNAS ANTERIORES

La tecnología como impulsor de las inversiones digitales
Acertar para que haya continuidad

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.