Colaborador Invitado

Conectividad inclusiva, el reto para reducir la brecha digital

Trabajar de forma innovadora, disruptiva y con un enfoque sostenible e inclusivo y de largo plazo hará la diferencia para conectar a más personas y con ello, reducir la brecha digital en el país.

Ana de Saracho O’Brien, directora de Asuntos Públicos, Regulación y Negocio Mayorista de Telefónica Movistar México

La realidad hace un par de años, es híbrida. Tomamos clases en línea, lo mismo que presenciales; trabajamos en la oficina, lo mismo que de forma remota, y hoy en día, ¿quién no realiza más videollamadas que llamadas telefónicas? Este proceso de digitalización de nuestras actividades diarias se aceleró de forma significativa desde marzo de 2020, acentuando la transformación digital de la sociedad.

En México encontramos diferentes realidades en distintas regiones del país y es un hecho que la acelerada transformación digital no ha alcanzado a todos. Definitivamente la historia se cuenta diferente, por ejemplo, en las grandes ciudades y en los pequeños poblados del bajío y sureste del país. Sin embargo, con base en los esfuerzos conjuntos realizados tanto por el gobierno como por la iniciativa privada, hemos avanzado significativamente en conectar a más personas a lo largo del país, pero aún tenemos mucho camino por recorrer.

Los datos más recientes de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) elaborada por el INEGI, revelan que existen ya un total de 84.1 millones de internautas en el país, que representan un 72 por ciento de la población superior a los 6 años. Se trata de un crecimiento del 1.9 por ciento en comparación con el año anterior.

Revisando a detalle estas cifras encontramos que un 96 por ciento de la población se conecta vía smartphone, mientras que solo un 33.7 por ciento lo hace a través de una computadora.

Pudiera parecer a la distancia que el número de personas que disfrutan hoy de la conectividad en México es elevado; sin embargo, también las cifras revelan que en zonas rurales la realidad es otra, ya que solo el 50.4 por ciento de las personas cuenta con una conexión a internet.

Estas cifras dan cuenta de la brecha digital que se vive en las zonas rurales del país. Ante la rapidez con la que avanza la digitalización, nos enfrentamos a un reto mayor para acotar esta brecha y generar condiciones que impulsen las oportunidades de crecimiento inclusivo, equitativo y sostenible para las personas.

Para lograrlo es necesario impulsar estrategias que conecten a las comunidades más vulnerables y con mayor rezago en conectividad. Por eso es indispensable poner al alcance de todos, los servicios de internet y telefonía móvil por medio de estrategias innovadoras centradas en las personas y su bienestar.

A lo largo de 20 años, Telefónica Movistar ha puesto en marcha diversas iniciativas para impulsar la conectividad y acceso a servicios móviles en México. Desde recargas de bajo costo, hasta modelos operativos basados en alianzas, los cuales nos han permitido llegar de forma diferenciada a más mexicanos, sobre todo a aquellos que más lo necesitan.

Actualmente contamos con un acuerdo de Roaming Social utilizando la capacidad de la red de acceso de la Red Compartida para brindar servicios de conectividad a comunidades de menos de 5 mil habitantes en México. Hemos cumplido exitosamente con las dos primeras fases, cerrando 2021 con 68 sitios que benefician a más de 290 mil personas, de mil 703 localidades en 9 estados como: Puebla, Veracruz, Hidalgo, Estado de México, Jalisco, Guanajuato, Zacatecas, Yucatán y Tlaxcala. Para este 2022, pondremos en operación 77 sitios adicionales que nos permitirán llegar a más de 61 mil habitantes en estados como: Campeche, Chiapas, Durango, Guerrero, Nayarit, Nuevo Leon y Oaxaca, entre otros.

Estoy convencida de que trabajar de forma innovadora, disruptiva y con un enfoque sostenible e inclusivo y de largo plazo hará la diferencia para conectar a más personas y con ello, reducir la brecha digital en el país.

El siguiente paso en consecuencia es desarrollar las habilidades digitales necesarias en la población para conocer y adentrarse en el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) para que puedan reconocer los beneficios transversales que les generarían. Ya que no solo tenemos el objetivo de lograr una sociedad conectada, sino que además sea una sociedad que sepa tomar ventaja de la conectividad para su desarrollo personal, pero también el de sus comunidades y del país. Una cosa es muy clara: la conectividad es el primer paso para acelerar la transformación digital.

COLUMNAS ANTERIORES